Lo más visto

Más de El Salvador

Lidera proyecto de acuaponía para proteger medio ambiente

Alumna de la Escuela Americana dirige proyecto de acuaponía sostenible con el objetivo de impactar de manera positiva a su comunidad y compartir su experiencia con más jóvenes.
Enlace copiado
Liderazgo   Giuliana lidera el proyecto de acuaponía con estudiantes de tercer ciclo. Para el próximo año tiene pensado involucrar alumnos de bachillerato.

Liderazgo Giuliana lidera el proyecto de acuaponía con estudiantes de tercer ciclo. Para el próximo año tiene pensado involucrar alumnos de bachillerato.

Enlace copiado

Giuliana Porzio es una joven de 15 años, estudiante de la Escuela Americana, quien dice querer generar un impacto positivo en el medioambiente. Hace tres años, como asignación para una feria de ciencias, decidió investigar qué métodos de agricultura sostenible existían, y descubrió la acuaponía, un sistema que combina la acuicultura o la producción de organismos acuáticos como peces con la hidroponía o la producción de plantas sin suelo.

A medida que su investigación avanzaba, Giuliana se dio cuenta de que la acuaponía era un sistema verdaderamente útil, ya que unir los dos métodos (acuicultura con hidroponía) suponía un ahorro del 90 % de agua, eliminación de productos químicos tóxicos y la producción sustentable de plantas y peces. "Me di cuenta de que esto iba más allá de un proyecto de ciencias y que de poder implementarlo en la escuela sería capaz de ayudar e impactar la vida de mi comunidad".

Así que tras terminar la feria de logros, decidió tocar puertas con los clubes de la Escuela Americana y solicitar ayuda para financiar su proyecto a mayor escala. Lastimosamente en ese entonces nadie la pudo apoyar. Sin embargo, eso no la hizo desistir y decidió seguir investigando.

"Un día encontré un libro escrito por Sean Paul, un misionero radicado en Honduras que había desarrollado un sistema similar al que yo quería. Me puse en contacto con él y me contó cómo su sistema había ayudado a mucha gente. Eso me motivó a seguir adelante", expresó.

Un año después consiguió el aval de la escuela para crear un club con estudiantes de tercer ciclo. Para ello, contó con la ayuda de su madre, Alexandra Porzio, quien es docente de Ciencias Naturales, y un grupo de estudiantes de octavo grado. "Desde que el club inició, los jóvenes han estado trabajando. Al principio, Giuliana les explicó de qué trataba el proyecto, juntos crearon el sistema completo con apoyo de una agrónoma y personal de mantenimiento de la escuela, luego, comenzaron el cultivo", explicó Alexandra.

Los jóvenes que forman parte del proyecto aseguran que trabajar todos los días con plantas y peces ha sido una experiencia que les ha permitido estar en contacto con la naturaleza, pero sobre todo conocer la importancia de generar ideas que sean amigables con el medio ambiente. "Este proyecto es posible replicarlo en diferentes comunidades. Con un sistema como este o incluso más sencillo, es posible que la gente coseche sus propias verduras, libres de contaminantes y que críe sus propios peces, casi sin afrontar ningún gasto", comentó Julián Tamayo, de 13 años.

Giuliana piensa vender las próximas cosechas y las ganancias usarlas para generar otros proyectos de ayuda. Sin embargo, su verdadero sueño es compartir su experiencia con otros jóvenes, brindar asesorías a centros escolares para que más personas conozcan los beneficios de la acuaponía.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines