Lo más visto

Lidera proyecto de oración para erradicar la violencia

Estudiantes del INCOA en Apopa participan en proyecto de oración que tiene como objetivo aconsejar a jóvenes en situaciones de riesgo.
Enlace copiado
Lidera proyecto de oración para erradicar la violencia

Lidera proyecto de oración para erradicar la violencia

Enlace copiado
José Ángel Quintanilla es un joven de 20 años quien desde hace tres años lidera un grupo de oración dentro del Instituto Nacional Colonia Ciudad Obrera (INCOA) en Apopa. Junto a otros 15 estudiantes ha tomado la decisión de convertirse en agente de cambio e impactar de manera positiva la vida de otros jóvenes.

El grupo de oración es un proyecto que ya existía cuando José Ángel llegó al instituto, de hecho fue fundado hace cinco años por Francisco Chávez, un exestudiante quien tras experimentar problemas y situaciones de violencia decidió formar el grupo y compartir la palabra de Dios.

A partir de eso, nuevas generaciones de alumnos han llegado a darle continuidad, entre ellos José Ángel, quien dice sentirse honrado en liderar el grupo, pero sobre todo servir en una causa tan positiva y que ha ayudado a tantos estudiantes.

Él mismo cuenta cómo durante una etapa de su vida experimentó problemas familiares que lo llevaron a buscar malas amistades y a caer en el vicio de la pornografía, pero que gracias a un familiar pudo ingresar a un grupo juvenil de una iglesia, donde le ayudaron a salir adelante.

“Cuando un joven tiene problemas lo que menos necesita es la exclusión. A través de palabras de aliento, consejos y la oración se pueden rescatar muchas vidas y evitar que caigan en problemas como pandillas, drogas o una vida de sufrimiento”, expresó Quintanilla.

Actualmente, estos 15 jóvenes van de grado en grado transmitiendo mensajes positivos, compartiendo historias bíblicas y orando por todos aquellos que así lo deseen. Érika Coreas, de tercer año de bachillerato, también es parte del grupo y asegura que el proyecto ha impactado de manera positiva a muchos estudiantes, incluso docentes: “Hemos sido testigos de cómo jóvenes que antes consumían drogas deciden dejarlas y se han unido al proyecto, también hemos visto el cambio de comportamiento de muchos que solían ser tachados de rebeldes. Incluso docentes se nos han acercado y piden nuestras oraciones”.

Raúl Navarrete Guadrón, director del INCOA, dice sentirse orgulloso de este proyecto, ya que es una iniciativa juvenil que beneficia a la comunidad. “Ellos son jóvenes ejemplares, es raro que personas de su edad se interesen por ayudar a otros, pero es gratificante encontrarlos, sobre todo en una sociedad donde la juventud es tan afectada por la violencia”, aseguró.

Además de charlas y grupos de oración, los jóvenes realizan actividades de convivencia que les permite reforzar la amistad con la comunidad educativa.
 

Lee también

Comentarios