Lo más visto

Más de El Salvador

Lo primero que las mujeres deben hacer es creérsela”

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Lucía Navarro está en el país para empoderar a la mujer, invitada por la Universidad Tecnológica.
Enlace copiado
Lo primero que las mujeres deben hacer es creérsela”

Lo primero que las mujeres deben hacer es creérsela”

Enlace copiado

La Cátedra de Género de la Universidad Tecnológica (UTEC), en el marco de su octavo aniversario y del Día Internacional de la Mujer, está realizando toda esta semana una serie de actividades entre las que destacan las ponencias de la periodista mexicana Lucía Navarro, presidenta de la Fundación Luna, como invitada especial para hablar sobre su experiencia empoderando a mujeres en varios países de América Latina. Navarro asegura que la clave está en no solo dirigir el mensaje a las mujeres, sino a toda la familia, que es la base de la sociedad: hablar con los hombres y con los hijos para comenzar a cambiar mentalidades.

¿Cuál es el mensaje con el que en nuestros tiempos hay que llegar a las mujeres?

La mujer hoy en día debe comprender los derechos que tienen. Lo valiosa que es su contribución para la sociedad, para su familia, para ella misma. Tanto la Fundación Luna, que yo presido, como la Cátedra de Género de la UTEC estamos impulsando la comprensión de los conceptos de igualdad y equidad que son básicos para el desarrollo igualitario de las sociedades y que finalmente la mujer logre conquistar el lugar que por derecho nos corresponde y el cual somos perfectamente capaces de desarrollar.

En la experiencia que usted tiene trabajando con mujeres, desde la Fundación Luna y como periodista, ¿qué países de América Latina considera que están quedándose más rezagados con el tema de igualdad de género y qué países van avanzando más?

Uruguay tiene estadísticas muy importantes de igualdad y equidad, pero a nivel mundial Nicaragua está entre los 10 primeros países en cuanto a igualdad de género. No hay ningún otro país de América Latina que esté en esa lista. Hay mucho trabajo por hacer, porque la cultura latina es muy machista. Las mujeres seguimos criando machos, porque ese es el ambiente donde nos criaron a nosotras. Entonces, ese es un trabajo exhaustivo, que requiere de muchas acciones para que nosotras como mujeres cambiemos nuestra mentalidad y que a nuestros hijos los criemos con una mentalidad distinta.

Se trabaja mucho con mujeres para que conozcan su derechos, se empoderen, pero ¿quién y qué se trabaja con los hombres?

La idea original de la fundación fue hablarle a los hombres, pero luego junto con el resto de personas que conformamos el consejo de la fundación pensamos que el hombre iba a pensar que es muy agresivo hablarle solo a él y que una mujer sea quien les hable. Nos pusimos a hacer un análisis y llegamos a la conclusión que el centro es la familia, que hay que hablarle a la mujer, al hombre, a los jóvenes, a los niños.

¿Cómo están los hombres recibiendo estos nuevos patrones?

Lo reciben bien, aunque no es tan sencillo que de la noche a la mañana lo acepten por completo, porque hay patrones con los que hemos crecido y con los que hemos vivido siempre y hacer un cambio es una de las cosas más complicadas que tiene que hacer el ser humano. Muchos hombres hablan y dicen que sí que hay que darle el lugar a la mujer, pero a la hora de la práctica no lo hacen y eso es porque a lo largo de las décadas solo se les ha hablado a las mujeres y se les ha dicho los capaces que somos, pero hemos estado cojeando de la otra pata, que es el hombre. Tenemos programas que van dirigidos a que los hombres redescubran su masculinidad, que no le tengan miedo a sensibilizarse a sentir. En la cultura machista, si un hombre toca a un hombre es gay y no tiene nada que ver, sencillamente es el que se atrevan a vivir sensaciones, porque no tiene nada de malo, eres un ser humano, pero desde que son chiquitos a los niños se les dice: ‘los hombres no lloran’, ‘los hombres deben ser fuertes’, ‘los hombres deben proteger a las mujeres’, cuando en realidad hay muchas mujeres que terminan protegiendo a los hombres, porque son más fuertes, pero como nos han taladrado tanto esas ideas, para una mujer es mucho más fácil quedarse en el papel de víctimas.

Hay muchos temas que abordar en cuanto a violencia contra las mujeres: económica, física, sexual, laboral, pero ¿qué es lo primero que deben comprender y cuáles son ya los primeros resultados de trabajar en estos nuevos patrones?

Lo primero es que las mujeres tienen que creérsela. Tienen que poner en las paredes de su casa todas aquellas fotografías de las cosas que quieren lograr, las frases de aquellas cosas que quieren que sean parte de su vida, tiene que verlas todos los días; y tienen que darse cuenta de que tienen la capacidad y que tienen que luchar por apoyar el desarrollo de otras mujeres, en lugar de seguir alimentando esa definición falsa de que a las mujeres nada más les gusta el chisme.

¿Qué opina sobre la sexualización de las mujeres por la forma en la que les obligan a vestir para programas de televisión?

En la medida en la que nosotros exijamos otro tipo de talento, a alguien que realmente conozca sobre los temas, así sea gordito, chaparrito, pero sepa lo que está hablando es preferible a una escultura viviente, que tiene cabeza de aire, porque en realidad los medios influyen y si eso es lo que yo les estoy dando a mis hijos ahorita imagínate el día de mañana lo que vamos a tener vamos a seguir teniendo este tipo de generaciones que van a seguir estigmatizando los roles que tienen el hombre y la mujer en la sociedad. Yo prefiero a alguien que no sea tan agraciado, pero que me dé lo que yo debo de recibir en los medios a una persona que sea hermosa y escultural, pero que no sepa lo que está hablando. Otra cosa, el apoyar la participación de mujeres en la vida política sería una vía para que haya más leyes a favor de las mujeres. Según el Banco Mundial, para que haya paridad salarial van a pasar 270 años; yo no tengo tiempo de esperar 270 años.

Lee también

Comentarios