Lo que debe mejorar es la eficiencia, los resultados”

Las instituciones que fueron producto de los Acuerdos de Paz fueron creadas desde 1993. Pero creación y eficiencia son términos distintos. La cultura de paz sigue siendo un gran reto, dice Díaz.
Enlace copiado
Lo que debe mejorar es la eficiencia, los resultados”

Lo que debe mejorar es la eficiencia, los resultados”

Enlace copiado
E n su oficina tiene fotografías de las comandantes guerrilleras del FMLN. La mayoría de ellas murieron en combate en el conflicto armado de los años ochenta. De las mujeres en las fotos solo sobreviven Lorena Peña, actual presidenta del congreso, y ella, Nidia Díaz, quien puso su firma en el histórico Acuerdo de Paz que puso fin a la guerra salvadoreña. Han pasado 24 años desde ese suceso y al verlo en retrospectiva, tras un momento de reflexión, solo alcanza a decir que pensaba que el proceso democrático de alcanzar la paz integral “iba a ser más fácil” de lo que El Salvador ha tenido que vivir en 24 años. Ahora es diputada y desde su despacho en la Asamblea Legislativa asegura que la generación política actual aún tiene algo que darle al país, aunque reconoce que las juventudes están buscando, cada vez con más entusiasmo, el relevo político.

Los Acuerdos de Paz fueron un momento especial para corregir errores políticos. Hoy, 24 años después, ¿usted diría que El Salvador mejoró?

Venimos de un tiempo de intolerancia increíble. Mataron a Monseñor Romero. Dialogar era una traición. Si alguien protestaba o pedía una reivindicación era arriesgar la vida. El problema salvadoreño provino de una falta de capacidad y de visión de quien fungía el poder para establecer mecanismos de solución a los conflictos políticos, sociales y económicos que se habían gestado durante décadas. Y es que la paz no significa firmar un acta. El 16 de enero de 1992 fue apenas el punto de partida para construir y transformar una sociedad que había vivido bajo dictadura. Hoy no vivimos bajo ningún punto de vista igual que en la época anterior. Se restablecieron libertades y derechos. Existen esfuerzos por una mayor participación democrática de la ciudadanía, hay mejores leyes, hay esfuerzos por más transparencia, probidad, ética. El reto es avanzar. Ser más eficientes.

La población resiente la violencia, la mala economía familiar...

Desde 1993 se apostó por la promoción de una cultura de paz. Pero luego todo se fue degenerando y lo único que se tuvo fue violencia, violencia y más violencia. Si bien ya no suenan las balas, la paz es un proceso de construcción hacia una paz integral donde tú tienes resuelto el problema de qué vas a comer, el problema de tu salud, de tu educación, de tu espacio, de tu recreación, de tu ambiente seguro y sano. La paz integral es una armonía material y espiritual que el ser humano quiere alcanzar. Tenemos que trabajar en la seguridad. Tenemos que trabajar en mejorar aún más la economía. Pero no hemos tenido una democratización de la economía; al contrario, hemos tenido una polarización económica.

¿Los políticos son los responsables?

El diseño de los Acuerdos de Paz ahí está. El formato, el muñeco, cómo lo fuimos diseñando, ahí sigue. Pero todo ha dependido de las voluntades políticas. Lo que se debe mejorar es la eficiencia, los resultados, y no solo desde el Órgano Ejecutivo, sino desde el Estado. Ese es el gran reto del país, ser más eficiente con lo que ya se tiene.

También le pueden resentir que las fuerzas mayoritarias ya no logran acuerdos políticos importantes.

No es que yo tenga una politiquería en mi mente, pero es que no puedo evadir que ARENA tuvo por 18 años el gobierno y en verdad se pudo haber hecho más: se pudo democratizar la economía, tomar medidas más fuertes para que las instituciones funcionaran, se pudieron evitar causas de la delincuencia, se pudo rectificar, se pudo reunificar. Ahora buscamos el acercamiento y estamos en otras instancias, como el Consejo de Seguridad Ciudadana, por ejemplo, que ya no es lo mismo que una negociación, pero sí usamos el mismo método. Usamos el mismo método de los Acuerdos de Paz en la interpartidaria. Y es que dialogar no se trata de que los dos tengamos la misma ideología. ARENA y FMLN tienen ideologías distintas. Ellos no pueden retirarse solo porque nosotros no pensamos como ellos.

¿La comandante de la guerrilla del FMLN Nidia Díaz, cuando estaba firmando el acta de los Acuerdos de Paz hace 24 años, pensó que el país iba a estar así, con los problemas que tiene hoy?

No... No... Pensé que iba a ser más fácil. Yo pensé que iba a ser más fácil. Se hizo un diseño de país y se confió plenamente en la buena voluntad de todos. Quizás fue muy subjetivo. Entramos con mucha voluntad, con mucho entusiasmo, con la convicción de que entrábamos a una nueva etapa. Pero seguimos en deuda con muchas cosas. Ya el mundo no es igual ni el pueblo salvadoreño es el mismo, pero debemos seguir.

¿No cree que va siendo tiempo de pasar el relevo a las nuevas generaciones políticas? ¿No cree que la generación de la guerra, tanto desde la izquierda como desde la derecha, ya lo dio todo?

Yo pienso que esta generación todavía no llegó al límite de toda su capacidad. Creo que esta generación todavía puede seguir aportando. Pero sí sabemos que viene una juventud empujando. Por eso es importante la participación ciudadana. Las nuevas generaciones están más preparadas. Tienen más herramientas y mejores conocimientos. Y eso es importante para asumir los retos. Yo confío mucho en las generaciones actuales para tomar las riendas.

Tags:

  • Acuerdos de Paz
  • 24
  • Nidia Diaz

Lee también

Comentarios

Newsletter