Lo que escribí hace 30 años (segunda parte) Experiencias en China

Enlace copiado
Lo que escribí hace 30 años (segunda parte) Experiencias en China

Lo que escribí hace 30 años (segunda parte) Experiencias en China

Lo que escribí hace 30 años (segunda parte) Experiencias en China

Lo que escribí hace 30 años (segunda parte) Experiencias en China

Enlace copiado
Los países como el nuestro, sumamente poblados, pobres y con poca tierra, en un deseo de progresar deben esforzarse por descubrir cultivos o explotaciones intensivas que ofrezcan adecuada rentabilidad, den ocupación permanente, bajo riego y con demanda interna y externa.

Con los cultivos tradicionales considero que tenemos pocas posibilidades de salir adelante por las razones siguientes: A escala mundial existen muchos excedentes y generalmente a bajos precios.

Usamos tecnología deficiente y erosiva, y haciendo todo manual nuestros costos de producción son altos. No es factible la mecanización, dado que se opera en áreas pequeñas y de topografía quebrada. Las áreas con riego son escasas y las que existen no se aprovechan eficientemente.

Se apunta más a una agricultura de subsistencia que a otra de tipo empresarial, basada en costo beneficio. Nos hemos vuelto tradicionalistas y continuamos haciendo lo heredado de nuestros antepasados, aunque no todo fue negativo.

Los tiempos han cambiado, y ahora que cada día contamos con más población se requiere de mayor cantidad de divisas para adquirir aquello que no producimos.

A menudo se cambian los programas que se inician con cada nuevo gobierno, por lo que siempre estamos probando algo nuevo y generalmente nunca se evalúa su beneficio y costo. Existen relativamente pocos programas diseñados para estimular la creatividad innovadora que nos permita ofrecer algo fuera de lo común.

No se le da mayor importancia a la agroindustria, lo que permitiría darle valor agregado a los productos del agro y al agricultor recibir algo más por el producto de su esfuerzo.

Debido a las exiguas ganancias de los agricultores, la emigración del campo a las ciudades y el poco interés de los jóvenes por el agro. En otras palabras, está sucediendo algo que cada vez será más notorio, como es que cada día, habrá menos gente interesada en la agricultura tradicional y no habiendo entes que produzcan un cambio verdadero, debido a desconocimiento de nuevos y más rentables cultivos, que no nos extrañe que se llegará el día que más gente emigrará, habrá menos cosechas para alimentar y exportar, y el problema se incrementará con el aumento de la población que cada día demandará más y mejores servicios.

Lo que me preocupa es que nuestros centros de enseñanza e investigación agrícola, e incluso los de extensión, continúan enseñando, investigando y divulgando sobre agricultura tradicional de poca rentabilidad, lo que en nada impacta, pues los agricultores pronto están aprendiendo lo que son costos y beneficios.

Creo que si no preparamos buenos técnicos nacional o fuera de nuestras fronteras, o traemos expertos foráneos a ayudar a abrirnos los ojos sobre lo que debiéramos hacer, viviremos solo entretenidos en echarnos la culpa los unos a los otros.

(2016) HAY QUE RECONOCER Y ACEPTAR QUE EL AGRO ESTÁ EN CRISIS, por lo que es indispensable incrementar las áreas de riego y utilizarlas en cultivos de alta rentabilidad para que sea sostenible. De alguna manera debe garantizarse la seguridad jurídica y personal de los agricultores.

La investigación agrícola debe poner más énfasis en descubrir cultivos que entusiasmen a los productores, dada su rentabilidad, y tener por todos los medios masivos de divulgación, programas que orienten, enfatizando en costo beneficio y, por supuesto, libre de política que disminuya su audiencia.

A los productores, más que ofrecerles dádivas, de alguna forma se les debe garantizar mejores precios por sus productos y premiar la eficiencia.

Imperativo es tener un programa agresivo sobre agroindustria para dar valor agregado a los productos del campo. Dado que la investigación pura es muy cara y de largo plazo, inicialmente hay que enfocarse en la adaptación novedosa y práctica.

No olvidar que para un país tan pequeño, debemos impulsar la agricultura intensiva y la importancia de las especies menores. Si algo es bien analizado y consensuado con los productores y especialistas, debemos diseñar programas de carácter permanente, con evaluaciones periódicas y hacer modificaciones a aquellos aspectos mejorables, pero con lo positivo seguir adelante.

[email protected]

Tags:

  • gotas agrícolas
  • cultivos

Lee también

Comentarios

Newsletter