Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / social José Roberto González Director del Hospital Nacional Zacamil

Lo que sobran son necesidades; lo que falta son fondos”

Procedimientos de ley están ocasionando una burocracia tal que deriva en el desabastecimiento de algunos insumos hospitalarios, afirma.
Enlace copiado
José Roberto González Director del Hospital Nacional Zacamil

José Roberto González Director del Hospital Nacional Zacamil

Enlace copiado

Según el director del Hospital Nacional Zacamil, José Roberto González, los equipos médicos instalados en dicho centro asistencial datan de un cuarto de siglo, los mismos 25 años que tiene el hospital de existir. Pocos de esos equipos han sido cambiados. En el lugar son atendidos un promedio de 1,000 pacientes diarios en Consulta Externa, y otros 350 diarios en la Emergencia, con un presupuesto que ronda $15 millones. Aunque asegura que nunca se ha sentido abandonado por las autoridades sanitarias del gobierno central, no escondió que hay deficiencias: hay problemas con el abastecimiento de materiales para suturar, hay problemas con las placas de rayos X, hay problemas con las mesas en las salas quirúrgicas. Si por él fuera, “quisiera reconstruir completamente el hospital”.

¿Qué otras necesidades están viendo en el hospital, según a lo que se enfrentan a diario?

Nosotros ahorita tenemos un desfase de algunos insumos, porque los procesos de contratación… Vaya, le voy a poner un ejemplo de ahorita: con el material de sutura, participaron dos empresas y ya se asignó a la empresa ganadora, pero las empresas que compitieron han interpuesto recursos de revisión de esos procesos y eso toma tiempo. Mientras no resolvamos esos recursos no nos pueden entregar el producto. Y eso es meramente burocrático-administrativo que lo genera la ley.

“Muchas veces nos apoyamos con otros hospitales. Vemos qué hospital tiene qué. Y esos préstamos o transferencias nos compensan, pero, al final, de alguna manera nos debemos y después nos pagamos”. 

¿Cómo va a hacer para resolver esa falta de insumos?

Muchas veces nos apoyamos con otros hospitales. Vemos qué hospital tiene qué. Y esos préstamos o transferencias nos compensan, pero al final de alguna manera nos debemos y después nos pagamos.

Si el desabastecimiento de insumos es cuestión de burocracias por ley, ¿cuál es la propuesta desde las diferentes direcciones hospitalarias para resolver esta problemática?

Nosotros lo que hacemos es notificar a nuestro nivel superior. Los cambios de política ya escapan del área de competencia de la dirección de un hospital. Nosotros hemos tratado de hacer compras de libre gestión. Ahorita el hospital tiene en medicamentos un abastecimiento del 93 %, son 243 medicamentos el total que manejamos, pero siempre faltan uno o dos medicamentos.

¿A qué atribuye ese déficit del 7 % de medicamentos?

A que no se adjudicó en la licitación que hace el nivel central. Estamos entrando en un nuevo proceso de licitación de esos medicamentos que hacen falta. Tenemos la factibilidad de hacer compras de libre gestión, que son montos más pequeños que una licitación para solventar estos déficit en cuatro meses, mientras el MINSAL resuelve la licitación y entrega el medicamento.

En términos generales, ¿hay instalaciones que necesiten con urgencia ser modificadas o maquinaria que cambiar?

En lo industrial estamos invirtiendo, pero no es suficiente, necesitaríamos que se cambiara todo. Eran dos calderas que tienen 25 años de funcionar, y siguen funcionando, pero esta nueva va a ser la tercera y a va generar que el trabajo sea dividido, para que las dos más viejas puedan descansar. Estamos solventando un problema que tiene años en el área de bodegas, había unas tuberías de aguas negras tapadas, no se pueden utilizar los inodoros del anexo de la consulta externa. Vamos a construir una sombra para la farmacia. Tenemos proyectado comenzar parcialmente con el uso de expediente electrónico, cambio de algunas computadoras. Y lo otro es la digitalización de los rayos X, para que ya no se impriman placas, sino que sean digitalizadas para ahorrarnos reactivos, reveladores, compra de placas. Ahorita tenemos problemas con las placas, pero lo hemos solventado con pláticas con otros colegas.

¿Qué problemas hay con las placas de rayos X?

Es parte del trabajo. Uno quisiera que todas las cosas fueran sobre ruedas, pero esto es parte del trabajo y tenemos que venir con los ánimos dispuestos a buscar soluciones. También hemos comprado el año pasado un autoclave, donde se esteriliza el material quirúrgico, y el ministerio nos dio otro este año. Y cuando yo vine recién habían comprado uno, o sea que hay tres relativamente nuevos. También tenemos problemas en salas de operaciones con las mesas quirúrgicas, pero estamos en proceso de compra de repuestos. Entonces, allí vamos.

¿Cómo ha sido la respuesta desde el ministerio? ¿Ha sido oportuna o tardada?

El ministerio nos apoya. A veces la respuesta viene dada con limitantes por las trabas burocráticas, pero yo creo que en ningún momento me he sentido solo o abandonado por parte del ministerio. Hemos trabajado de la mano con la Dirección de Hospitales y el Instituto de Salud. La verdad es que uno tiene que venir con la calma y la disposición a resolver problemas. Realmente, uno quisiera reconstruir completamente el hospital, porque lo que sobran son necesidades y lo que falta es presupuesto, pero vamos tratando de priorizar las necesidades.

Roberto González

 Experiencia: 
Dos años en la Dirección del Hospital Zacamil
 Trayectoria: 
Cirujano-pediatra

Lee también

Comentarios