Logran sostenibilidad con bancos de semilla

Desde 2012 se han beneficiado 37 agricultores en Guatajiagua. FAO impulsa el proyecto en 12 municipios más.
Enlace copiado
Enlace copiado
En la Microrregión Cacahuatique Sur (MICSur), donde hay agricultores de los municipios de Sensembra, Yamabal y Guatajiagua, en el departamento de Morazán, se ejecuta desde 2010 un proyecto de bancos de semillas de frijol. Cada municipio cuenta con su propio banco, de los cuales el más representativo es el de Guatajiagua por su mayor producción en cuanto a semillas, esto según el coordinador del Proyecto Mesoamérica sin Hambre (MsH) en El Salvador, Wálter Torres.

El banco de semillas en Guatajiagua es administrado por 37 agricultores que integran la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria El Escobal (ACOPAE). Comenzó a funcionar de manera formal en 2012, con 31 agricultores, según el presidente de ACOPAE, Daniel Álvarez; y en la actualidad la asociación es parte de la organización Productores y Comercializadores Agrícolas de Oriente (PROCOMAO).

Daniel explicó que para tener ganancias significativas del frijol, es mejor comercializarlo como semilla, porque según él, “para vender como granos se pierde (dinero), porque es más barato”.

La venta del quintal de la semilla de frijol ronda los $115, mientras que el quintal de frijol como grano es vendido por $50, aproximadamente, según Adonay Álvarez, agricultor y miembro de la ACOPAE. “Como semilla, es mejor el ingreso. Hemos visto que nos beneficia porque ya podemos ir ampliando la parcela con el dinero de la venta”, comentó Adonay.

En cuanto a las reservas estratégicas, Torres dijo que “ACOPAE ya cuenta con su propia reserva estratégica, sin ayuda del Gobierno”. Según datos de la asociación, la reserva tiene actualmente 28 quintales de semillas para cultivar, de los cuales resultarían 560 quintales para vender.

Dicho proyecto fue impulsado por el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) en 2010, y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se unió en 2011. Sin embargo, ahora la ACOPAE “ya cuenta con la experiencia para sostener el proyecto” del banco de semillas de frijoles, afirmó Torres.

La licitación pública que realizó el año pasado con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) fue de 168 quintales. Para este año los miembros de la asociación aún no se encuentran seguros sobre la cantidad de semillas que licitarán, pero piensan que puede andar por los 200 quintales.

Ante este aumento de producción, Torres comentó: “Estamos convirtiendo a productores en pequeños empresarios, y esto también tiene que ver con el esfuerzo de ellos”.

Un 16 % de la compra de semillas de frijol que realiza el MAG para paquetes escolares proviene de las 23 microempresas que constituyen las organizaciones de productores agropecuarios en todo el país, pero según Torres, “MICSur fue la génesis de todo”.

FAO está impulsando actualmente los bancos de semillas en 12 municipios de la zona oriental del país, los cuales son Estanzuelas, Santiago de María, Nueva Granada, Jucuapa, Berlín, Alegría, California, Chinameca, Mercedes Umaña, San Miguel, San Buena Ventura y Nueva Guadalupe.

El plan inició con la compra de 50 quintales de semillas de frijol, los cuales FAO repartió a escala nacional. La compra que realizó la agencia al CENTA tuvo un valor total de $8,000, es decir, cada quintal costó $160. La dinámica del proyecto es que la FAO presta semillas a las asociaciones y luego estas le devuelven la misma cantidad.

A la fecha el proyecto de banco de semillas es financiado por la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo (AMEXCID). Dicha cooperación aporta anualmente los recursos para el pago de técnicos y asesoría de agricultores.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter