Lolotique despide al padre Vásquez, asesinado el jueves

Cientos de feligreses despidieron al sacerdote Wálter Osmir Vásquez, asesinado por pandilleros cuando se dirigía a oficiar una misa.
Enlace copiado
Lolotique despide al padre Vásquez, asesinado el jueves

Lolotique despide al padre Vásquez, asesinado el jueves

Enlace copiado

¡Viva el padre Wálter! coreaban miles de católicos mientras el féretro del sacerdote Wálter Osmir Vásquez recorría las calles de Lolotique, San Miguel, rumbo a la parroquia de la localidad donde se ofició la misa de cuerpo presente del religioso. Fue acompañado con cánticos y aplausos que le brindaban las comunidades católicas que llegaron al sepelio, desde diferentes municipios de la zona oriental, particularmente de donde prestó servicio religioso el padre, como en San Buenaventura, Mercedes Umaña y Usulután.

Realizan eucaristía de cuerpo presente del sacerdote Vásquez en Lolotique, mismo lugar en el que fue asesinado el Jueves Santo

A la misa exequial asistieron los obispos de Santiago de María, San Vicente, Chalatenango; el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar; y el cardenal Gregorio Rosa Chávez, quien durante su participación en la homilía pronunció “en este país la vida no vale nada”.

“Hasta ese punto hemos llegado que nos parece algo normal estar contando muertos todos los días, eso no puede seguir así, hay que reaccionar. Yo creo que es importante vencer el miedo, abandonar la comodidad y cada uno hacer su parte”, agregó el jerarca católico.

Después de la eucaristía, los restos del sacerdote fueron conducidos hasta el cementerio de la localidad. Vásquez fue asesinado el Jueves Santo, cuando se dirigía a oficiar actos religiosos en el caserío Las Lajas del cantón Las Ventas, en Lolotique.

Las investigaciones indican que el sacerdote fue atacado por tres individuos que se conducían a bordo de un vehículo, con el cual interceptaron la camioneta en la que viajaban el sacerdote y otras personas, él fue separado y después le hicieron un disparo, en ese momento trató de huir, pero le asestaron otros disparos.

El presbítero tenía 37 años de edad, se había ordenado diácono en septiembre de 2009, en febrero de 2010 fue ordenado sacerdote, y pasó a prestar servicio a la parroquia San Francisco de Asís, Usulután.

Lee también

Comentarios

Newsletter