Los 11 mandamientos para la lonchera perfecta

Si te has propuesto este año que tus niños lleven loncheras más saludables al colegio, esta lista podría serte de mucha utilidad.
Enlace copiado
Los 11 mandamientos para la lonchera perfecta

Los 11 mandamientos para la lonchera perfecta

Los 11 mandamientos para la lonchera perfecta

Los 11 mandamientos para la lonchera perfecta

Enlace copiado
Todos queremos lo mejor para nuestros hijos e hijas. Que crezcan fuertes, sanos y felices, y la mayor parte de los padres nos desvivimos en ello.

Hay que admitir, sin embargo, que hay cosas a las que algunos no prestamos mucha atención, pero que son importantes. La lonchera es una de esas cosas.

Si sos de las mamás o papás que este año se han propuesto preparar mejores loncheras (y si no te lo has propuesto, deberías), te dejamos acá los 11 mandamientos para la merienda perfecta de tus hijos:

1. El más importante de los mandamientos es evitar caer en la cómoda y rápida tentación de optar por cosas empaquetadas. Poner una galleta con un jugo de caja NUNCA será una buena alternativa, por rápida y fácil que sea para ti. Requiere esfuerzo y paciencia, pero tu hijo lo vale. Siempre pensá: si viene en un paquete y tiene ingredientes que a veces ni siquiera podés pronunciar, entonces no es natural.



2. Una proteína + un carbohidrato +  grasa saludable: Esta es la fórmula invariable que tenemos que respetar para una lonchera completa y con ella podemos hacer múltiples  combinaciones.

Proteínas: pollo, atún, jamón de pavo, queso fresco o mozarella, yogurt, leche.

Carbohidrato (para asegurarte de que sea de buena calidad, preferí siempre las versiones integrales): Pan de caja, avena natural, arroz integral, hotcakes de avena, pan pita, pasas.
 
Grasas saludables: aguacate, almendras y maní o “frutos secos” en general, mantequilla de maní (o de cualquier fruto seco), aceite de oliva, aceitunas.



3. Agua, agua y más agua: la bebida por excelencia que jamás debe faltar en la lonchera. Tip: si niño o niña prefiere el agua helada, dejá la botella congelando por la noche hasta la mitad. En la mañana, la llenás con agua al tiempo y tendrá agua fría durante varias horas.


4. No gaseosas ni bebidas azucaradas: No cometas el error de acompañar la lonchera de tu hijo con una lata de gaseosa. Tampoco esos juguitos de caja son buenas opciones; están cargados de azúcar y ningún nutriente. Las lechitas de sabores tienen el mismo problema. Si además de agua querés ponerle una bebida dulce, podés optar por té de jamaica hecho en casa, agua de coco, jugos de frutas que no se oxiden rápidamente. Además de tener nutrientes, controlás la cantidad de azúcar que llevan.