Los 400 vehículos que negoció el clan Salazar-Umaña

En las transacciones realizadas por la estructura vinculada al lavado de dinero figuran exfuncionarios públicos, narcotraficantes procesados, fiscales y exagentes.
Enlace copiado
Enlace copiado
La presunta red de lavado de dinero liderada por José Adán Salazar Umaña, alias “Chepe Diablo”, tuvo en su patrimonio al menos 444 vehículos en los cuales invirtió $5,126,637.69, según la información recopilada por la Fiscalía General de la República (FGR) que data desde los noventa hasta 2015.

“Se acredita el comportamiento de la compra y venta de vehículos, pues se venden en fechas cercanas, en algunos casos a precio inferior, y en otros a precio superior, es decir, estamos en presencia de tipologías de lavado de dinero, donde muchas veces los bienes se subvaloran y en otras se sobrevaloran... En algunos casos el vehículo es vendido a bajo precio y en una fecha posterior a alto precio y la siguiente a bajo precio; de lo que se trata es de ir legitimando la diferencia que resulta de la venta”, se lee en el informe fiscal en el que se detallan las compraventas y que forma parte de la acusación por lavado de dinero.

Los investigadores documentaron transacciones de motocicletas, carros, camionetas y furgones que fueron adquiridos por las nueve personas vinculadas a la estructura de blanqueo de capital o alguna de las 28 empresas, supuestamente utilizadas para ingresar el capital al sistema legal.

La fiscalía logró recoger información sobre la venta de 208 vehículos, previamente adquiridos por los investigados, por lo cual obtuvieron $371,350.73, es decir que recuperaron a penas el 25 % de los $2.4 millones invertidos en los vehículos.

En algunos de los casos las transacciones de los automóviles se hicieron entre familiares y accionistas de las empresas involucradas en el blanqueo de capital.

En ocasiones existieron tres compraventas para que el automóvil terminara en manos de alguno de los nueve imputados o de sus empresas. Por ejemplo, entre 2003 y 2007, Transportes Dany, una de las empresas que la fiscalía señaló como sociedad “de cartón”, compró cinco camiones por $34,000 a Agroindustrias Gumarsal, empresa a la que le habían costado $97,306.11. Actualmente la dueña de los vehículos es la esposa del representante legal de Gumarsal, Wilfredo Guerra, y procesada por lavado de dinero, Tránsito Ruth de Guerra.

Otra forma de proceder de la estructura, según la FGR, era sobrevalorando algunos artículos. Por ejemplo, José Mauricio Salazar Torres compró un pick up en 1997 a Victoriano Salazar por $8,571.43. Posteriormente, en el 2000 se lo vendió a Gumarsal por $60,000.

Narcos y exfiscal

Cristóbal Ramírez López, quien fue procesado en 2011 en Nicaragua por pertenecer al cartel de Los Charros, le vendió en 2002 por $4,000 un remolque para rastra marca Thever, año 1986, al representante legal de Gumarsal, Wilfredo Guerra, según consta en el requerimiento fiscal.

Otra persona vinculada al narcotráfico que hizo negocios con Guerra fue José Cristóbal Martínez Heredia, quien le vendió un furgón año 1993 en 2006 a $5,000. Martínez Heredia era un transportista de carga cuyo hermano, Fidel Martínez Heredia, estuvo vinculado a dos incautaciones de droga en furgones en la frontera de Costa Rica.

Entre las compraventas señaladas por FGR está la de un camión que le vendió Autocam a la empresa Facto Rent por $19,065.14, en 1998. La empresa compradora estaba representada legalmente por Carlos Enrique Cáceres Chávez, ministro de Hacienda, la cual posteriormente revendió el vehículo por $11,000 a Alimentos Dixie de El Salvador. Ese camión es propiedad de Transportes Dany.

La lista de socios del clan Salazar-Umaña sigue con nombres de fiscales, exconcejales y empresarios del norte y oriente del país.
 

Tags:

  • fiscalia
  • lavado
  • chepe diablo
  • jose adan salazar
  • pnc
  • investigacion
  • blanqueo
  • dinero
  • millones
  • ministro
  • fiscal
  • narcotrafico

Lee también

Comentarios

Newsletter