Lo más visto

Más de El Salvador

Los años prósperos para los miembros del cartel de Metapán

Cuatro señalados por las autoridades de traficar cocaína a Guatemala pasaron de vivir en casas humildes a ser propietarios de lujosas residencias.
Enlace copiado
Lujo.  Vista aérea de una de las casas de un señalado de integrar el cartel de Metapán.

Lujo. Vista aérea de una de las casas de un señalado de integrar el cartel de Metapán.

Los años prósperos para los miembros del cartel de Metapán

Los años prósperos para los miembros del cartel de Metapán

Enlace copiado
Élmer Renán López Quijada y Josué Eliseo Quijada Martínez siempre vivieron a la par del cementerio del Valle de los Quijada, del cantón Mal Paso, en Metapán. Nacieron en esa remota zona rural del departamento de Santa Ana, que facilita el trasiego de armas, cabezas de ganado, productos y droga hacia Guatemala a través de puntos ciegos.

Su vida laboral se limitaba, hace más de una década, a ser jornaleros: trabajar la tierra y cuidar el ganado de otros habitantes del lugar, habitado principalmente por familiares. Por ello, el nombre del Valle de los Quijada. Sin embargo, eso cambió en los últimos años: “Ellos son ganaderos, pero antes eran pobres y de repente se levantaron, empezaron a hacer esas casas y hasta una escuela donde estudiaban sus hijos. Hace algunos años se les vio la prosperidad”, le dijo un residente del lugar a LA PRENSA GRÁFICA.

Élmer tiene 36 años y Josué 49. Ambos fueron capturados el 12 de marzo pasado cuando viajaban a bordo de un pick up por la zona conocida como El Poliedro, en Lourdes, Colón (departamento de La Libertad). Agentes antinarcóticos les encontraron un alijo de 160 kilogramos de cocaína, valorado en más de $4 millones. Un informante le dijo a la policía que la droga llegaría a la playa El Cuco, en San Miguel, y sería transportada en tres vehículos: uno conducido por Élmer y Josué, y los otros dos por Milton Quijada García y Francisco Alexánder García Jordán. El destino sería a Guatemala a través del Valle de los Quijada.

La policía solo logró ubicar el vehículo donde viajaban Élmer y Josué. Los otros dos hombres, según la estimación de los investigadores antinarcóticos, lograron hacer el trasiego del resto de la droga. Horas después del hallazgo, un grupo de agentes y fiscales llegaron hasta ese caserío para buscar en las viviendas de los cuatro hombres, incluidos los dos a los que no lograron detener, evidencia sobre narcotráfico. Las autoridades revisaron cuatro lujosas residencias en el caserío Valle de los Quijadas, todas equipadas con cámaras de video. En ellas encontraron municiones de diferente calibre, más de $3,000 en efectivo, materiales para empaquetar droga, un pick up todo terreno y abundantes partículas de cocaína. Las autoridades informaron que no encontraron a nadie en las residencias, además, testigos les contaron que los familiares huyeron hacia Guatemala desde las capturas en El Poliedro.

Dos de esas lujosas casas, rodeadas de viviendas construidas con láminas y bajareque, pertenecen a Élmer y Josué, según los datos del Centro Nacional de Registros (CNR). Los dos hombres que hace un poco más de una década vivían en viviendas humildes a la par del cementerio de la zona.

Una tercera vivienda allanada está a nombre de Milton Quijada García, el que supuestamente conducía otro de los pick up en los que fue movida la cocaína desde la playa El Cuco hasta Guatemala. La cuarta vivienda es de Roberto Leonel Quijada, otro supuesto miembro de la estructura de narcos afincada en esa parte rural de Metapán.

Sin embargo, las autoridades no revisaron las propiedades de Francisco Alexánder García Jordan, el cuarto hombre que, de acuerdo con la información que recibió la DAN, sería el encargado de trasladar en un tercer vehículo parte del alijo. Según los datos del CNR, García Jordan es propietario de siete inmuebles: cuatro en el Valle de los Quijadas, incluidas dos residencias lujosas, dos en Santa Ana y uno más ubicado en “las orillas de la ciudad de Metapán”. Esas propiedades fueron adquiridas por $165,000. La más reciente fue un terreno de 4,090 metros cuadrados del Valle de los Quijada, que compró por $5,000 en enero pasado.

García Jordán fue condenado en 2001 a trabajos de utilidad pública por haber sido detenido con cocaína oculta en un pick up en las inmediaciones del caserío Valle de los Quijada. El juez que conoció el caso decidió cambiar el delito de comercio y tráfico de droga, que es penado con hasta 15 años de prisión, al delito de posesión y tenencia, sancionado con tres años de cárcel que pueden ser cambiados a trabajo comunitario.

Dieciseis años después, García Jordán obtuvo lujosas propiedades en el caserío donde creció cuidando vacas.
 
 

Tags:

Lee también

Comentarios