Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / judicial Lo más leído

Los audios en los que la pandilla MS-13 revela su plan político y criminal

Pandilleros dejan claro que las treguas no significan que van a dejar de cometer delitos. Hablan de los asesinatos como un "juego", y consideran que pueden ganar "alcaldías y ministerios". Todo consta en   escuchas telefónicas en poder de la Fiscalía.

Enlace copiado
Negociación. Luego de negociar con Mauricio Funes, las pandillas han buscado acercamientos con otros exfuncionarios y políticos.

Negociación. Luego de negociar con Mauricio Funes, las pandillas han buscado acercamientos con otros exfuncionarios y políticos.

Enlace copiado

Las llamadas que intervino la Fiscalía General de la República (FGR) en los últimos años como parte de las investigaciones contra la Mara Salvatrucha (MS-13) dejan claro dos cosas: los cabecillas de la pandilla conocen, de sobra, el poder político que poseen y ven como un juego la disminución de homicidios para sacar provechos penales y económicos.

En las conversaciones telefónicas en poder de la Fiscalía, los cabecillas de la MS-13 discuten desde los problemas internos que existen en la organización criminal hasta las intenciones que tenían de buscar, en 2015, una nueva negociación con el segundo gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a cargo de Salvador Sánchez Cerén. Querían reactivar la tregua entre pandillas que tuvieron bajo la administración del expresidente Mauricio Funes.

Las llamadas ocurrieron entre 2014 y 2016, pero fueron dadas a conocer por el juez Godofredo Salazar el 12 de diciembre pasado en el final del juicio conocido como Operación Cuscatlán, donde el Juzgado Especializado de Sentencia A de San Salvador procesó a 425 imputados ligados a la MS-13, entre ellos a unos 17 cabecillas históricos de la agrupación criminal. Tras el juicio, 52 imputados fueron absueltos y otros 373 condenados a penas entre los cuatro y 74 años de cárcel.

Negociación. Luego de negociar con Mauricio Funes, las pandillas han buscado acercamientos con otros exfuncionarios y políticos.

En una conversación, identificada en el proceso como audio: 79968362.0401759.-1-16-2016, los pandilleros dialogan sobre la capacidad política que, a su juicio, tiene la MS-13 en El Salvador. Los cabecillas también hacen referencia a que pueden llegar al poder como lo hizo el FMLN luego de la guerra.

"Pues sí, entonces los países de otro lado, así como la OTAN, ONU, pueden interferir, cabrón, para frenar el conflicto, ya me entendés. Pueden intervenir para hacer que el sistema dialogue con nosotros. Entonces nosotros ya somos un poder establecido que podemos llegar al poder así como lo hicieron ellos", se escucha decir a un cabecilla cuya identidad no fue revelada en el juicio.

La conversación no acaba ahí. El pandillero continúa hablando de que el gobierno de entonces, encabezado por Sánchez Cerén, no quería enfrentar a las pandillas de manera frontal por el temor de perder votos: "¿Por qué crees que no lo aplican? Porque eso tiene una llave, que a ellos les va a costar votos, les va a costar caro. Porque si nosotros nos posicionamos, hermano, nosotros sí tenemos poder para ganar alcaldías, loco, y ganar ministerios, y hacerlo rápido".

La investigación fiscal evidencia constantes charlas entre pandilleros sobre supuestas negociaciones con el Gobierno. Incluso, en otras llamadas discuten sobre la existencia de un supuesto video en el que el exministro de Defensa David Munguía Payés entregó a cabecillas de la MS-13 "uniformes para ir a la escuela".

Según los pandilleros, alguien mostró el video de Munguía Payés —ligado con la tregua en época de Funes— en una reunión con el expresidente Sánchez Cerén. Luego quedó resguardado "en un lugar seguro" a cargo de un hombre identificado únicamente como "Paolo". Tras conocer los señalamientos de la pandilla, Munguía Payés lo negó todo.

Homicidios, "un juego"

Cuando los pandilleros hablan de los homicidios, lo ven como un "juego" que les permite poner contra las cuerdas a los gobernantes de turno. Existen conversaciones en las que los cabecillas de la MS-13 recuerdan cuando hicieron que los niveles de violencia superaran los promedios de 25 muertes violentas diarias y también se refieren a los periodos cuando hubo entre ocho y 10 asesinatos por día.

Eso sí, aunque en algunos audios dicen que están dispuestos a negociar de nuevo con el gobierno del FMLN, dejan claro que su intención nunca es que la pandilla desaparezca, o que al menos deje de cometer crímenes.

"La pandilla no puede acabar. Porque si nosotros (estamos) en este proceso (tregua), no quiere decir que nos vamos a calmar y ya no vamos a tener el estilo que tenemos de vida, ¿me entendés? Siempre vamos a seguir delinquiendo porque eso somos (...) Pero si nosotros vamos a jugar con la onda de los homicidios, debemos de jugar. Nosotros controlamos eso, sí vamos a jugar", se escucha en el audio etiquetado como 70405056.0014133-11.09.2015.

Aunque esos audios salieron a la luz en Operación Cuscatlán, no es la primera vez que en un juicio queda de manifiesto los enlaces de las pandillas con la política. Son, al menos, tres procesos en los que jueces han pedido a la fiscalía que investigue y acuse a los políticos que negociaron con pandilleros.

El juez Godofredo Salazar criticó a la FGR en Operación Cuscatlán, pero otros de sus colegas ya habían hecho lo mismo en los casos llamados Jaque y Tregua entre pandillas. Los juzgadores exigieron a la Fiscalía que investigue hasta el cabecilla de las negociaciones, quien, según testigos, fue el expresidente Funes.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines