Lo más visto

Más de El Salvador

Los edificios de San Salvador que tienen alta posibilidad de colapsar en un sismo

 El área metropolitana  es la más vulnerable en todo el país ante un sismo de gran magnitud,  debido a fallas que datan del terremoto de 1986.
Enlace copiado
Los edificios de San Salvador que tienen alta posibilidad de colapsar en un sismo

Los edificios de San Salvador que tienen alta posibilidad de colapsar en un sismo

Enlace copiado
 

(Haga click en la infografía de arriba para conocer el listado. Si no puede verla, ingrese a este enlace.)

Hoy  se cumplen 17 años del terremoto del 13 de enero de 2001, y hasta la fecha muchas edificaciones del país se encuentran con peligro de colapsar debido a que los terremotos que se han registrado desde 1986 han venido dañando y debilitando las infraestructuras, por lo que, según la directora del Observatorio Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Celina Kattán, los edificios del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) tienen alta posibilidad de colapsar, dado que han soportado la fuerza de tres terremotos.

  “Muchos de esos edificios (del AMSS) ya resistieron tres o cuatro eventos, sufrieron algún nivel de daño”.
Celina Kattán, directora del Observatorio Ambiental, MARN

“Si un edificio ya fue dañado y todavía se encuentra ahí es preocupante porque ¿qué pasa cuando un edificio se daña?, pierde mucha de su capacidad estructural, de su capacidad sismorresistente. Ese edificio ya resistió tres o cuatro eventos, y no necesariamente eso es bueno, porque si ese edificio resistió esos sismos, pero sufrió algún nivel de daños, y ese nivel de daño no fue adecuadamente reparado, ese edificio perdió una capacidad”, explicó Kattán.

 “Esos son suelos muy blandos y cuando viene la onda sísmica y pasa de las rocas, que es un medio muy denso, y luego pasa al suelo, entonces, para mantener su energía lo que hace es amplificarse, y se amplifica dependiendo de la velocidad de onda que tenga este suelo”, agregó a su explicación la directora del Observatorio Ambiental del MARN.

Para las autoridades de Medio Ambiente, el problema es  que las edificaciones sufrieron un daño debido a la forma en que eran construidas las infraestructuras muchos años atrás, las cuales no eran construidas pensando que podrían colapsar ante un terremoto o sismo de gran magnitud.

“Si se ven los edificios muy viejos, hay una serie de defectos estructurales que los mismos sismos han ido evidenciando: por un lado, se construían mucho con marcos de concreto, columnas y vigas de concreto y paredes de ladrillos integradas en el sentido de que estaban tocando las paredes de concreto, no necesariamente eran parte del mismo sistema estructural”, añadió Kattán.
La experta advierte que es de suma urgencia que se verifiquen todos los edificios que quedaron dañados por el terremoto de 1986, porque el riesgo cada vez se hace mayor, ya que no se sabe el día en que podría ocurrir otro sismo de gran magnitud, y porque El Salvador es un país donde este tipo de eventos son  frecuentes.

“Que un edificio dañado siga en pie es muy preocupante. Debería haber una estrategia nacional y debería de comenzar a hacerse ya, porque es sumamente complicado, toma mucho tiempo, requiere de muchos recursos, se llevaría hasta varios años, pero es algo que realmente se tiene que intervenir”, señaló.

La preocupación de las autoridades competentes es mucho mayor debido a que el informe del Ministerio de Obras Públicas (MOP) donde se determinaba qué edificios tenían que ser demolidos y cuáles tenían que ser reconstruidos data de 1989 y desde esa fecha no se cuenta con un listado actualizado de la situación en la que están ni cuántos son.

 “Ya tenemos una hoja de ruta de cómo vamos a trabajar, vamos a convocar a todas las instituciones”.
Jorge Meléndez, director de Protección Civil

Para el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, es importante tomar acciones de inmediato, ya que muchas edificaciones públicas y privadas aún se encuentran funcionando, a pesar de su alto nivel de daño, por lo que la vulnerabilidad y el peligro es mucho mayor.
 “Esto vamos a retomarlo precisamente en la primera quincena de enero, ya tenemos una hoja de ruta de cómo vamos a trabajar: vamos a convocar a todas las instituciones, pero particularmente, la Cámara Salvadoreña de la Construcción (CASALCO) nos dice que ellos han capacitado aproximadamente a 300 evaluadores, todos los vamos a activar, también vamos a activar los que tenga la Asociación Salvadoreña de Ingenieros y Arquitectos (ASIA)  y los institucionales, de tal manera de poder dar una pronta actualización a este tema”, prometió.
También destacó que por ahora Protección Civil solo cuenta con un informe de 1986 y un informe de 2001, y que luego se contó con una auditoría con una revisión en el año 2007-2008, pero que esa revisión no es una actualización del estado de las obras a fondo, sino una evaluación “muy somera”.

“La tardanza en actualizar el informe se debe a que fundamentalmente antes había una institución responsable de dar seguimiento al tema de las ciudades y sus riesgos, es decir su estado, y desapareció en 1999, y no le asignaron a ninguna institución esa responsabilidad”, justificó Meléndez.

Por su parte, la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgos también ha mostrado su preocupación ante la situación, ya que a 17 años de los terremotos de enero de 2001 todavía  no se cuenta con una Política Nacional de Gestión de Riesgos, que precise analizar el tema de vulnerabilidad ante un sismo o terremoto.

Según la Mesa Permanente, solo en los dos terremotos de 2001 se registraron 1,237 edificios públicos dañados, 149,563 viviendas destruidas, 24 hospitales dañados, 516 derrumbes, y otras afectaciones a nivel nacional.

Para el ministro de Gobernación, Arístides Valencia, los encargados de verificar tienen que ser la Comisión de Obras Públicas, que incluye Protección Civil y empresas privadas que están organizadas a través de CASALCO y de ASIA.  “Nosotros como comisión nacional, al dar el informe del riesgo sísmico, damos una nueva advertencia de que deben dejar de utilizarse en el nivel de uso que se le da”, expresó Valencia.
 

Lee también

Comentarios