Lo más visto

Más de El Salvador

Los homicidios siempre se van a seguir dando”

El Gobierno no descarta pedir se prorroguen las medidas extraordinarias. A seis meses de haber entrado en vigor, el vicepresidente dice: “Vamos en la ruta correcta”.
Enlace copiado
Los homicidios siempre se van a seguir dando”

Los homicidios siempre se van a seguir dando”

Enlace copiado
Once trabajadores fueron asesinados el 3 de marzo en el caserío Las Flores del cantón Agua Escondida, en San Juan Opico, La Libertad. Con lujo de barbarie, miembros de panillas torturaron a ocho empleados de una empresa de electricidad y a tres agricultores. También grabaron el hecho. Esa acción dio pie a que en la Asamblea Legislativa se aprobara una serie de medidas consideradas como extraordinarias y que tienen vigencia por un año. A seis meses de su implementación, el vicepresidente de la república, Óscar Ortiz, hace un repaso de los principales retos que han enfrentado y de la posibilidad de que las medidas sean prorrogadas.

¿Cuál es el análisis que hace después de seis meses de implementadas las medidas extraordinarias?

Acabamos de cerrar seis meses de la puesta en marcha de las medidas y los resultados son altamente positivos y nos reafirma que vamos por la ruta correcta, sobre todo por el impacto que hemos generado, especialmente el 50 % de la reducción de homicidios. Por el otro lado, un control creciente, y como pocas veces en la historia del sistema penitenciario, hemos comenzado a recuperar la confianza en importantes territorios que estaban golpeados, intimidados por las redes criminales... No menos importante es un decenso en el tema de las extorsiones, dado que a medida que hemos ido controlando el sistema penitenciario, hemos ido golpeando las estructuras que por años se han venido fortaleciendo, eso ha empezado a bajar como tendencia... Yo diría que lo que hemos logrado en seis meses ha sido espectacular si tomamos en cuenta la situación de donde venimos. La situación de donde venimos es una situación dramática, llegamos a 22 homicidios diarios, situación que vivimos con repetidas masacres. La que rebalsó el vaso fue la masacre de San Juan Opico y eso nos llevó a tomar otro nivel de acción de las cuales se desprende este conjunto de medidas extraordinarias. Hemos avanzado, pero tenemos todavía muchas cosas por resolver.

¿Ha habido fallas en seis meses de implementadas las medidas extraordinarias?

Yo no puedo decir que haya habido fallas, porque en realidad en seis meses posiblemente hayamos logrado cosas que muy pocos procesos de esta complejidad pudieran presentar como resultados. El resultado que tenemos ahora es fruto de una acción unificada del Estado. Hay que reconocer la labor de la Asamblea Legislativa, la labor de la Fiscalía... Una mención especial en estos seis meses a nuestra Policía Nacional Civil y a los miembros de nuestras Fuerza Armada que han estado en la primera trinchera de una forma valiente, decidida... La unidad del Estado y la comprensión del país sobre esta cruzada, que estamos logrando, ha sido importante para lograr superar obstáculos. Hemos puesto en el centro el interés del país, incluso por encima de colores partidarios.

Usted dice no ha habido fallas, hablemos de obstáculos. La oposición se ha negado a dar votos. ¿Cuáles han sido las fallas en seis meses de implementadas las medidas extraordinarias?

El principal desafío ha sido hacer un parteaguas en el tema. El principal reto ha sido hacerle entender al país que esto requirió de unas medidas superiores a las normales, y que íbamos a entrar a un campo en donde la situación en el transcurso del año iba a tener una intensidad y que se iban a generar momentos complicados, como el tema Caluco, como el tema de Jucuarán o la pérdida de nuestros héroes de la Policía y miembros del Ejército y que no iba a ser fácil. Pero si a mí me preguntas si esos obstáculos son factores que no nos han dejado avanzar, yo diría que no. En seis meses hemos logrado superar tantas cosas que solo como Gobierno no la hemos hecho.

¿Tienen el control de los centros penales?

Nunca lo habíamos tenido. En realidad hoy estamos controlando el sistema, porque el sistema penitenciario siempre fue visto como la cenicienta, eso era clave para esto. Golpear las estructuras criminales, que es lo que hemos estado haciendo... Era importante desarmar la estructura de la extorsión, esa es la meta que tenemos y en la medida que golpeamos a la estructura criminal y golpeamos la estructura de extorsión, eso nos está dando resultado, que ha permitido cortar los hilos de comunicación estratégica de muchos cabecillas experimentados. Hasta el 30 de septiembre tenemos 737 crímenes menos en relación con la misma fecha de 2015... No solo se trata de que bajen los homicidios o que empiecen a disminuir las extorsiones, sino de lo que se trata es de comenzar a controlar y garantizar que el golpe a la estructura criminal sea tan fuerte que su capacidad de accionar cada vez sea mucho menor.

En abril usted dio a conocer varias medidas, entre ellas el de los comités ciudadanos.

Es la única que no está en marcha por la situación que se creó de confusión, los consejos ciudadanos. Ese es un tema que nosotros lo vamos a desarrollar en los próximos meses, pero queríamos avanzar en otras medidas para que no se fuera a malinterpretar. Está pendiente poner en marcha los comités ciudadanos de promoción o de ayuda para el tema de seguridad comunitaria.

¿Cómo harán para que no se creen confusiones y se crea que estos comités tendrán funciones que son propias de cuerpos de seguridad?

Nosotros en esta cruzada contra el crimen, la extorsión y la violencia lo que andamos buscando es la unidad nacional y esa la hemos ido construyendo, la hemos ido consolidando. Esa es la ruta que vamos a mantener y todos aquellos temas que puedan crear una especie de división o una especie de confusión, lo mejor es abordarlos correctamente. Lo que en realidad queremos ‘andar a echar’ en los próximos meses es un instrumento de mayor participación ciudadana totalmente apolítico, totalmente cívico-ciudadano que genere redes de organizaciones comunitarias para promover la protección de los patrimonios comunitarios, para promover el cuido de los espacios públicos.

¿Cuándo conoceremos otras medidas?

En este segundo semestre vamos a profundizar toda la reingeniería del sistema penitenciario, será un nuevo enfoque. Vamos a romper con el hacinamiento histórico, vamos a cortar todos los flujos de comunicación, no por una semana, sino que vamos a dejar un mecanismo que nos permita garantizar que los centros penitenciarios no van a ser más teatros de operaciones de redes criminales... Vamos a clasificar, ya estamos en la ruta, a todos los privados de libertad por nivel de peligrosidad. En esta reingeniería estamos aplicando nuevas medidas de control que son totalmente distintas a las que se han tenido, vamos a tener un amplio sistema de rehabilitación. Vamos a abrir un gran programa, que ya comenzó con el programa Yo Cambio. Vamos a hacer que un segmento de reos menos peligrosos se integren a actividades productivas. La situación que tenemos ahora es que invertimos en el sistema penitenciario o si no el costo después va a ser mayor. Este año vamos a invertir entre $33 y $35 millones.

Parece que la principal apuesta estará en el sistema penitenciario. ¿Cómo va a garantizar que no se caiga en los errores del pasado?

Rompiendo con los mecanismos de discrecionalidad. Un sistema penitenciario no puede estar todos los días permitiendo decisiones del personal administrativo. Hay códigos que cumplir, ¿cómo hacerlos?, ¿cómo proceder?, ¿cómo se procede en un aeropuerto?, por ejemplo. Nosotros en 15 meses vamos a tener una fotografía del sistema penitenciario muy distinta, un nuevo rostro del sistema, ahí es donde hay una reingeniería completa.

¿Qué se está haciendo para combatir la extorsión?

Es una combinación, porque en la medida que controlamos el sistema penitenciario, en la medida que hemos cortado las telecomunicaciones, eso impacta positivamente en las extorsiones. En la medida que golpeamos a las estructuras criminales y a sus cabecillas, eso impacta directamente en las extorsiones. En la medida que estamos desarmando redes, como las capturas que estamos haciendo, es positivo para bajar los niveles de extorsión. ¿Está totalmente controlado? Todavía no, eso es lo que estamos golpeando. Estamos empezando a ver cómo esto está golpeando, pero hace falta mucho por hacer. El golpe a la estructura criminal, si bien es cierto que es fuerte, pero no es suficiente.

¿Qué otra medida impulsarán?

Vamos a reforzar todo el tema de golpes a las estructuras financieras y patrimonial. En eso hemos hecho un par de actividades entre policías y Fiscalía. Vamos a reforzar en estos seis meses, es más control de territorio, generando condiciones para reforzar la confianza en los territorios recuperados poniendo en marcha planes de prevención como los Cero Grafiti. Las medidas extraordinarias van a hacer todo un éxito y nos pueden dejar una nueva plataforma para los próximos años en la medida que hagamos bien el trabajo.

¿Cómo garantizar que esos espacios intervenidos no serán recuperados por las pandillas? Por ejemplo, en el centro de la capital, donde se hizo el despliegue del batallón de reacción de la Fuerza Armada, los homicidios son reiterados.

¡Ah, no! Pero hemos bajado. En los municipios de San Salvador hemos bajado (los homicidios) hasta en un 60 %. Es que homicidios siempre se van a seguir dando, pero no con la intensidad que veníamos. Hemos bajado en un 50 %, estamos a seis meses de las medidas en 11 homicidios diarios, y en febrero y marzo venimos de 22. En seis meses hemos bajado más de 777 homicidios y la mayor cantidad de bajas de estos homicidios se registran entre Soyapango, San Salvador, Mejicanos, los 10 municipios priorizados.

¿El Gobierno está preparado para continuar con planes de seguridad cuando finalicen las medidas extraordinarias?

Allá por mayo o junio (de 2017) tendremos que hacer un estudio y considerar si ya de manera normal el país y el sistema está listo para seguir controlando la situación o va a requerir extenderlo hasta el cierre del año (2017). Pero eso será un tema que tendremos que evaluarlo a partir de los resultados en mayo. Tendremos que evaluarlos junto con la Asamblea Legislativa para ver si es posible si lo dejamos ahí o seguimos con las medidas extraordinarias.

¿Existe la posibilidad?

Existe la posibilidad, porque los resultados que vamos a tener son muy buenos pese a que es un tema complejísimo. Nosotros estamos empezando a ser vistos como una referencia, pero yo digo no lo somos porque necesitamos demostrar que esto es sólido y que esto que en un tiempo récord se puede mostrar una enorme efectividad. Siempre en dos carriles: una actuación firme y fuerte del Estado contra las estructuras y por el otro lado prevención y oportunidades.

Vicepresidente, hay una gran cantidad de fondos que se han aprobado para las medidas extraordinarias, también lo que ingresa de la continuación especial, pero ¿cómo le garantiza a la población que estos fondos están siendo bien utilizados?

Yo creo que hoy hay una ventaja más que nunca, y eso pasa en las democracias. Cada vez las cosas están expuestas a la luz pública y eso es bueno, pero también eso genera siempre en el marco de la democracia una cantidad de posiciones y comentarios; a veces con buena intención y a veces con mala intención. Lo importante es decirle al país que estos fondos no solo van a ser utilizados para que tengan impacto las medidas, sino que también se garantizan mecanismos de controles por todos lados. Por una parte es el Consejo Nacional de Seguridad el que tiene auditoría sobre esto, por otro lado la Corte (de Cuentas de la República) puede hacer intervenciones, los mecanismos internos que cada institución tiene.

Lee también

Comentarios