Lo más visto

Los impactantes detalles de la relación entre la doctora asesinada y su pareja, principal sospechoso

La Fiscalía usó una sustancia química llamada luminol que reveló el rastro de sangre en el suelo y paredes, que iniciaba en el cuarto de la pareja y llegaba hasta la sala. La pareja de la doctora habría lavado el edredón de la cama pero aún así fue encontrado con sangre. Los trapos con los que el hombre habría tratado de borrar la evidencia antes de llevar a un hospital a la doctora fueron descubiertos a 20 metros de la casa. El hombre fue descrito como “celoso y controlador”.

Enlace copiado
Foto/Archivo

Foto/Archivo

Enlace copiado

La Fiscalía General de la República (FGR) reveló hoy más detalles de la investigación en torno al asesinato de la doctora Rosa María Bonilla Vega, de 45 años, ocurrido el martes pasado en Santa Ana, cometido supuestamente por su pareja Denys Edenilson Suárez Mejía, de 35 años, quien se encuentra detenido.

Las autoridades ya habían revelado que en la casa de la pareja se habían encontrado restos de sangre y que la escena había sido alterada por su pareja, principal sospechoso del caso; pero no se había podido acceder a los detalles que fueron expuestos finalmente hoy, en una conferencia de prensa.

CELOSO Y CONTROLADOR

La Fiscalía dijo que se ha descubierto mediante investigaciones que “había violencia económica bastante marcada” y que “la persona imputada manejaba las finanzas del hogar” aunque la que laboraba era ella. La vivienda donde residían también estaba al nombre de la doctora, pero está hipotecada. Suárez aparece como fiador.

 

"Había violencia económica bastante marcada...La persona imputada manejaba las finanzas del hogar... manejaba el sueldo íntegro de la doctora"

La doctora tenía un negocio a su nombre pero no percibía ganancias de esto, pues eran manejadas por su pareja, quien “paga cuotas alimenticias de otra relación que tuvo”. Además, Suárez “manejaba el sueldo íntegro de la doctora” por lo que “ella no disponía de su salario”.

Sumado a esto, las indagaciones hechas por el Ministerio Público indican que Suárez es “una persona celosa” que “tenía un control físico de ella (Bonilla)”. La controlaba llamándole “constantemente para saber dónde estaba”, manifestó la Fiscalía.

RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS

Según la Fiscalía, el ataque contra la doctora ocurrió entre las 5:00 y 6:00 de la mañana del martes 23 de enero, en la vivienda de la pareja, en la residencial Bariloche, cerca del bulevar Nicolás Salume, en Santa Ana.

La pareja habría peleado por razones que aún no han sido determinadas por las investigaciones de la Fiscalía y Suárez habría agredido físicamente a su pareja, quien intentó defenderse y le dejó marcas entre golpes y arañazos en los hombros, axilas, manos y antebrazos.

Estas lesiones fueron encontradas durante una inspección que la Fiscalía realizó al cuerpo de Suárez. Según la FGR, esto “da indicios más claros que en el lugar hubo confrontación”.

Debido a que las investigaciones iniciaron hace unas 72 horas, la Fiscalía dijo que aún es pronto para determinar una hipótesis de lo que pudo haber originado la pelea.

El hecho dejó marcas de sangre que comenzaron desde el cuarto de la pareja, incluyendo el edredón de la cama, que incluían pringas en las paredes y gradas y llegaban hasta la sala.

Antes de llevar a un hospital a la doctora, inconsciente, el imputado se tomó la tarea de limpiar la sala y lavar el edredón de la cama. El imputado utilizó trapos para limpiar la escena de sangre que desechó a unos 20 metros de la casa.

Estos trapos y el resto de evidencia fue descubierta durante la inspección realizada por la Fiscalía en la vivienda, que encontró una sala limpia pero rastros de sangre en el resto de la casa. Fue necesario utilizar una sustancia química llamada luminol para encontrar la sangre que había sido limpiada por el imputado.

El edredón que lavó Suárez fue encontrado en la lavadora. Aunque el sospechoso intentó lavarlo, aún tenía rastros y olor a sangre, dijo la Fiscalía hoy.

Según una fuente cercana, tras limpiar la escena, el imputado despertó al hijo de ella, un niño de 13 años, le explicó que su madre había caído por las escaleras y le pidió que llamara por asistencia médica.

Finalmente, Suárez llevó a la doctora al hospital regional del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) de Santa Ana, donde la ingresó a emergencias y aseguró que ella había sufrido una caída desde el segundo piso de su casa, por las escaleras.

El personal médico advirtió que las lesiones en la doctora no correspondían a una caída y fue cuando comenzaron las sospechas de que se trataba de un ataque. Presentaba fracturas en el cuello, por la parte nasal y moretes en los ojos. Indicaban que había sido golpeada.

Respecto al señalado como agresor, la Fiscalía dijo hoy que se ha ordenado la realización de peritajes psiquiátricos y psicológicos para determinar psicopatías.

Tags:

  • FGR
  • Denys Edenilson Suárez Mejía
  • Rosa María Bonilla Vega
  • Asesinato de doctora
  • Doctora asesinada
  • Feminicidio
  • Violencia a la mujer
  • Santa Ana

Lee también

Comentarios