Lo más visto

Los jóvenes que emigraron y hoy buscan sus raíces

Enlace copiado
Enlace copiado
Ya sea porque sus padres decidieron emigrar y llevárselos durante la guerra civil o por temas de trabajo y violencia social, varios jóvenes regresaron a El Salvador para conformar el campamento Kuskatan, organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores para que el grupo de viajeros conozca su historia.

Es un grupo de 55 jóvenes entre las edades de 20 a 28 años que nacieron en El Salvador, pero que por circunstancias de la vida muchos de ellos desde pequeños viven en otros países, como Canadá, Estados Unidos, Francia, Belice, México y Australia, lejos del que ellos mismos llaman “el Pulgarcito de América”.El grupo que conforma el campamento Kuskatan llegó el 9 de agosto al país bajo el patrocinio del Ministerio de Relaciones Exteriores, la idea es conocer sus orígenes e historia o reencontrarse con esta, además para fortalecer los lazos culturales de El Salvador con los compatriotas que residen en el extranjero.El entusiasmo e interés de muchos por estar en un país que desde niños no visitaban y que poco recuerdan, y hasta cierto punto es desconocido, es muy evidente. Se encuentran felices, dicen, de llevar días recorriendo las zonas históricas salvadoreñas.

José Mario Marín tiene 27 años de edad, vive en Dallas, Texas (Estados Unidos); sí recuerda perfectamente el país, pero para él es muy necesario que se lleve a cabo este tipo de convivios donde los jóvenes pueden conocer sus verdaderas raíces y que puedan ver las necesidades de la juventud salvadoreña y de ser necesario en un futuro aportar con diferentes acciones.

Marín lleva cuatro años viviendo en el país norteamericano, se fue por razones de trabajo mezcladas con la violencia que se vive acá. Desde hace tres años decidió inscribirse en la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) para sacar la carrera de Ingeniería en Sistemas, plataforma virtual desarrollada por la UTEC para que los jóvenes puedan estudiar desde diferentes países y así obtener un título universitario.

“La mayoría de las carreras que tiene ahorita la UTEC en línea pueden ser validadas en Estados Unidos y pueden ser ejercidas allá, entonces también contamos con una ventaja porque si comparamos los costos realmente es mucho más accesible para nosotros cursar la carrera en línea”, expresó Marín.

Por su parte el rector de la UTEC, Nelson Zárate, expuso que ellos “como institución de educación superior cuentan con los permisos correspondientes del Ministerio de Educación para poder graduar a jóvenes en el exterior”.

“Tenemos un promedio de 200 estudiantes que están en el exterior estudiando una carrera en línea de la Universidad Tecnológica, la mayoría en Estados Unidos, algunos en Europa y en Asia, pero son pocos, digamos que el 80 % está concentrado en Estados Unidos”, dijo.

En el campamento Kuskatan también se encuentran jóvenes salvadoreños radicados en Belice que están sacando una carrera en línea, como el caso de Élmer Javier Rodas, quien desde hace dos años estudia mercadeo, él salió de El Salvador hace cinco años en busca de trabajo, pero eso no le ha impedido seguir sus estudios universitarios en tierras extranjeras.

“En Belice es un poco más difícil en el tema de educación, es un país que hace poco tendrá unos 35 años de independencia lo que hace que el desarrollo en el sistema educativo sea difícil”, señala Élmer, quien asegura que la vida de un joven salvadoreño en otro país es muy difícil en todos los aspectos, por vivir en un territorio desconocido.

El campamento Kuskatan, que estará hasta el domingo 20 de agosto en el país, es financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los jóvenes agradecen la contribución del ministerio; sin embargo, esta cartera de Estado no quiso revelar el monto total de cuánto se ha invertido en este tipo de encuentros.

Tags:

Lee también

Comentarios