Lo más visto

¡Abra la puerta! ¡Somos la Policía! Así incautaron los microbuses de la pandilla MS-13

El operativo llamado Operación Cuscatlán a menos de 12 horas de haber sido juramentados como miembros de la Unidad Táctica Especializada Policial tenía la misión de capturar a los lavadores de dinero de la MS-13 e incautar los bienes obtenidos por pandilleros a través del dinero de la extorsión y otros ilícitos, los microbuses entre ellos .
Enlace copiado
FOTO DE LA PRENSA/Éricka Chávez. Incautados.  Microbuses de la ruta 29-A fueron incautados ayer por las autoridades.

FOTO DE LA PRENSA/Éricka Chávez. Incautados. Microbuses de la ruta 29-A fueron incautados ayer por las autoridades.

Enlace copiado

El primero de los más de 40 equipos formados por cinco Jaguares, miembros de la nueva Unidad Táctica Especializada Policial (UTEP), se bajan de un pick up rojo con sus dedos cerca del gatillo de sus fusiles, frente a una tienda de Santa Lucía, en Ilopango. Se ordenan: dos frente a la puerta, uno detrás para cubrir sus espaldas y los otros dos en las paredes laterales de la tienda. Están acá para golpear las finanzas de la Mara Salvatrucha (MS-13) e incautar los microbuses entre otros bienes, según dicen las autoridades.

—¡Abra la puerta!— grita incesantemente uno de los Jaguares.—¡Somos la Policía!— grita otro, mientras empuña su fusil y apunta hacia la puerta, que según las investigaciones es la casa de Irma Rodríguez, una de las mujeres que más dinero lava para la pandilla en Santa Lucía.

—¡Entremos ya!— grita un tercer policía, mientras mira a sus otros dos compañeros, quienes alumbran las ventanas para ver si hay alguien adentro.

El tercer policía toma de entre sus herramientas un tubo de hierro que parece almádana y comienza a golpear la cerradura, mientras los demás siguen apuntando con sus fusiles hacia la puerta. Simultáneamente, y a unos metros de la tienda, otro de los equipos de los Jaguares ordena, frente a la vivienda de dos plantas de Florinda Recinos Bloommaert, que abran la puerta. Ella, según las investigaciones, también es un objetivo de interés en este operativo denominado Operación Cuscatlán. Recinos también es acusada de supuestamente lavar dinero a través de la ruta de microbuses 29-A.

Media hora antes, a las 12:30 de la madrugada, el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, se había colocado frente de unos 200 hombres y mujeres de la nueva UTEP, quienes estaban formados en medio de la calle El Progreso de San Salvador, junto a investigadores y fiscales, para decirles que ya había llegado “la hora de comenzar a hacer historia”.

“Ustedes están en este gran operativo llamado Operación Cuscatlán a menos de 12 horas de haber sido juramentados como miembros de la Unidad Táctica Especializada Policial. Esta operación es la más importante de lo que va en 2018 y, sin duda, va a ser una de las más importantes en varios años”, les dijo Cotto, y luego les ordenó subirse a los vehículos y dirigirse hacia Soyapango e Ilopango para comenzar con la misión de capturar a los lavadores de dinero de la MS-13 e incautar los bienes obtenidos por pandilleros a través del dinero de la extorsión y otros ilícitos.

“Esta operación es la más importante de lo que va en 2018 y, sin duda, va a ser una de las más importantes en varios años”. 
Howard Cotto, director de la PNC

El tercer policía del primer equipo, después de varios golpes, rompe la cerradura y la puerta se abre. Los policías apuntan con sus fusiles y entran a un gran salón, en el que solamente hay vitrinas y diferentes productos para vender en la tienda.

—¡Despejado!— grita un policía al inspeccionar todos los rincones del salón.

—¡Despejado!— repite otro desde la segunda planta, a la que subió para inspeccionar.

Al finalizar la indagación, no encontraron a nadie. “Aquí lo que nos queda en este objetivo es inmovilizar el inmueble e incautar los bienes. Porque no solo veníamos a capturar, también veníamos a incautar los bienes de pandilleros”, dice uno de los policías.

Cotto se acerca a la tienda y a los demás locales y se une a los comentarios que hace uno de los fiscales. La acusación es que los negocios de pupuserías, taquerías y cervecerías están a nombre de distintas personas, pero que en realidad son prestanombres de Irma Rodríguez. Ella, según el director, recibía todas las ganancias, luego las repartía entre los cabecillas que le habían dado el capital para invertir en esos negocios, que son fachada para lavar dinero.

En la vivienda de Florinda las cosas fueron distintas, ya que ella misma abrió la puerta y fue capturada por los miembros de la UTEP. Cuando los policías le pidieron que les entregara la escritura de su vivienda y los documentos de todos los microbuses de la ruta 29-A que tiene, los llevó hasta su habitación para buscarlos. Encontrarlos no fue fácil, en toda la casa había montañas de cosas y bolsas repletas, unas sobre otras.

Cuando finalmente encuentra los papeles, explica que en una vivienda vecina estaciona dos microbuses, los otros vehículos de su propiedad dice que están en las instalaciones de la cooperativa de la ruta 29-A, de la que ella es la presidenta. Ese cargo, según el director de la Policía, lo ocupaba para lavar el dinero de la pandilla, desde que su hija se involucró sentimentalmente con un cabecilla que hoy está preso.

 

Tags:

  • Policía
  • MS13
  • microbuses
  • incautan microbuses
  • finanzas ms13
  • jaguares
  • lavado de dinero
  • operación cuscatlán

Lee también

Comentarios