Lo más visto

Los narcos dueños de la frontera con Guatemala

Documentos de Guatemala certifican que miembros del clan Los Quijada, procesados por contrabando y narcotráfico en Metapán, adquirieron propiedades en ese país. Los terrenos sirven como paso ciego.
Enlace copiado
Los narcos dueños de la frontera con Guatemala

Los narcos dueños de la frontera con Guatemala

Enlace copiado

Los Quijada, una familia salvadoreña procesada por contrabando y narcotráfico, acumuló en los últimos años propiedades en el cantón Mal Paso, de Metapán (Santa Ana), donde construyó casas lujosas equipadas hasta con cámaras de videovigilancia. Documentos oficiales de Guatemala dan cuenta que también son dueños de fincas en ese país.

Las propiedades de Los Quijada, en El Salvador y Guatemala, están en una misma zona separadas solo por el río Anguiatú, que hace las veces de frontera. Se trata de un lugar remoto de la zona rural, compartido por los municipios de Metapán (El Salvador) y Concepción Las Minas (Guatemala), perfilado por las autoridades como zona de paso ilegal de personas, armas, mercadería y drogas; donde se cruza sin documentos oficiales, sin registros y sin preguntas.

El cantón Mal Paso ya había sido mencionado como punto de trasiego de cocaína hacia Guatemala en las investigaciones que revelaron las operaciones del cartel de Texis, una estructura del occidente de El Salvador ligada al tráfico de droga.

Sin embargo, la zona tomó relevancia el 12 de marzo del año pasado cuando agentes de la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC) incautaron 160 kilos de cocaína a Élmer Renán López Quijada y Josué Eliseo Quijada. Ambos viajaban en un pick up desde la playa El Cuco (San Miguel) hacia Metapán. Las autoridades fueron alertadas de que el cruce de la droga sería por el cantón Mal Paso.

En los archivos del Ministerio de Finanzas Públicas de Guatemala figuran dos miembros del clan Los Quijada como dueños de terrenos en la aldea Los Alambrados, en Concepción Las Minas: Wálter Alexánder García Jordán y José Roberto Quijada Barrera, primos de Élmer y Josué.

El Registro General de la Propiedad de Guatemala certifica que Wálter, prófugo de la justicia, es el propietario de una finca en la aldea Los Alambrados. El terreno se adquirió en 2016 por Q10,000 (unos $1,400) y tiene una extensión de 2,535 metros cuadrados.

Wálter, además, es propietario de siete inmuebles en El Salvador: cuatro de ellos en el Valle de Los Quijada, incluidas dos residencias lujosas; dos en Santa Ana y una más ubicada en las orillas de la ciudad de Metapán. Esas propiedades fueron adquiridas por $165,000.

El registro guatemalteco también reporta que José Roberto Quijada Barrera, investigado en El Salvador por lavado, contrabando y narcotráfico, es el propietario de otra finca en Guatemala que colinda con el terreno de Wálter. Esa propiedad de 1,458 metros cuadrados, según los documentos oficiales, la compró el 21 de septiembre del año pasado a José Manuel Guerra Lemus por Q1,000 (cerca de $135).

Quijada Barrera es un salvadoreño que fue bautizado en julio de 1973 con el nombre de Roberto Leonel Guerra Quijada, pero 40 años después contrató a una notaria guatemalteca para cambiarse la identidad en ese país. Guatemala también reporta que es propietario de un lujoso hotel en Esquipulas.

José Manuel, quien le vendió la finca guatemalteca a Quijada Barrera, es otro salvadoreño que fue capturado en abril de 2005 en Metapán por el delito de hurto. Según un acta del Tribunal Segundo de Sentencia de Santa Ana, investigadores policiales lo sorprendieron hurtando unas sillas plásticas de una escuela de educación especial del municipio. Cinco años después, compró el terreno en Guatemala.

Las autoridades notaron esa contradicción sobre los inmuebles en manos de “personas que no tienen la capacidad económica para adquirirlos”, después del arresto de Élmer y Josué. El 13 de marzo de 2017 llegaron al caserío Valle de Los Quijada, del cantón Mal Paso y encontraron varias casas equipadas con cámaras de video, rodeadas por viviendas construidas con láminas y bajareque.

Al revisarlas, hallaron municiones para armas de fuego, dinero, materiales para empaquetar droga y abundantes partículas de cocaína. Dos de esas casas pertenecían a Élmer y Josué, pero las autoridades informaron que no encontraron a nadie. Otras dos casas estaban a nombre de Wálter y José Roberto.

Testigos le contaron a la Policía que los dueños huyeron hacia Guatemala después del hallazgo del pick up con los 160 kilos de cocaína.

Élmer, Josué, Wálter y José Roberto no son los únicos del clan Los Quijada que tienen propiedades en la zona rural de Metapán. Las autoridades comprobaron en marzo de este año que al menos 42 propiedades están a nombre de familiares y colaboradores del clan Los Quijada. Ese hallazgo ocurrió cuando investigadores fiscales y policiales regresaron al Valle de Los Quijada por una nueva investigación, esta vez por delitos relacionados con el lavado de dinero, contrabando de mercadería y tráfico ilegal de personas.

Unidades especializadas de la Policía fueron alertadas de que en la zona ocurría contrabando ilegal de leche líquida entre Guatemala y El Salvador.

Investigadores descubrieron que Isaac García Lemus era propietario de una finca por donde ingresaban los camiones para pasar al lado guatemalteco. El terreno, al otro lado de la frontera, es el que está a nombre de José Roberto.

Además de la hacienda que conecta con Guatemala por el paso ciego, Isaac tiene a su nombre varias propiedades en El Salvador, entre ellas una bodega con parqueo, dos haciendas y tres casas con acabados de lujo. Todo en el caserío Valle de Los Quijada.

Sin embargo, residentes del lugar le contaron a este periódico que los miembros del clan Los Quijada vivían hace un poco más de una década en casas humildes cerca del cementerio de la zona.

La Fiscalía ha solicitado al Juzgado Especializado en Extinción de Dominio avalar los embargos contra los inmuebles de Los Quijada en El Salvador. También coordina con Guatemala el rastreo de propiedades del clan en ese país para evitar el paso de mercaderías y droga por la zona.

Lee también

Comentarios