Los partidos políticos han perdido bastante credibilidad”

Kevin Casas Zamora dice que la ciudadanía cada día se siente menos identificada con los políticos, a los que va dejando de buscar para hacer oír su voz.
Enlace copiado
Los partidos políticos han perdido bastante credibilidad”

Los partidos políticos han perdido bastante credibilidad”

Enlace copiado
El director del programa de Estado de Derecho Inter-American Dialogue, el costarricense Kevin Casas Zamora, estuvo recientemente como panelista invitado al V Foro Internacional de Análisis Político FIAP 2016, organizado por FUSADES y dentro de los temas en los cuales tuvo participación, se abordó la situación de los partidos políticos en varios países del mundo y entre ellos el nuestro.

Casas-Zamora, exvicepresidente tico, es de la opinión que los partidos políticos de El Salvador afrontan la misma crisis que viven otros, provocada por la pérdida gradual de credibilidad que estos van teniendo entre la ciudadanía, que cada vez más, asegura el politólogo, se ve menos representada al momento de querer cubrir sus necesidades y demandas.

También habló del nuevo rol que los medios de comunicación y las redes sociales tienen en esta coyuntura. Aquí, su criterio es que los políticos han ido perdiendo terreno, el cual los medios y las redes han ido ganando, gracias a la preferencia que hacia estos tiene la ciudadanía misma.

Cuando habla de crisis en los partidos políticos, ¿a qué se refiere específicamente?

Lo que estamos viendo es una mucho menor disposición de la gente de participar en los partidos políticos y una pérdida de credibilidad muy grande hacia los mismos partidos políticos, y una sustitución en algunas de las funciones que tradicionalmente tenían y que han ido perdiendo poco a poco, día con día.

¿Qué funciones son las que han sido sustituidas en los partidos políticos?

La gente ya no los busca para hacer oír su voz, porque en muchos países de América Latina el sistema político está al servicio de algunos pocos. La ciudadanía tiene entonces hoy en día para eso (para expresarse) a los medios de comunicación social, a las organizaciones de la sociedad civil y tiene las redes sociales que están siendo preferidas por la ciudadanía para dar a conocer sus necesidades, sus demandas. Esta función, en el ámbito político, le ha correspondido tradicionalmente a los partidos y la gente está prefiriendo hoy en día a los medios que le he mencionado, para hacerse escuchar. Ha habido una sustitución gradual del rol que deben hacer los partidos políticos.

En este contexto y con base en lo anterior, ¿la gente ya no se siente identificada con los partidos políticos?

Claramente. Yo creo que hay un problema fundamental de credibilidad. Los partidos políticos han perdido bastante credibilidad y la gente ya no siente que los partidos los están representando, y eso es un problema aquí y varias partes del mundo.

¿En qué otras partes del mundo?

En otros países de América Latina, prácticamente ya no quedaron partidos políticos. En Guatemala o en Perú ya no hay partidos políticos para todo efecto práctico. Los partidos políticos son criaturas del siglo XX condenadas a desaparecer en varios países de Latinoamérica.

¿Los partidos políticos pueden revertir esta situación?

Muy difícilmente. Yo coincido con lo que otros panelista dijeron en el FIAP sobre este tema: los partidos políticos tienen muy pocas oportunidades de recuperar su hegemonía del pasado. Si alguna vez tuvieron el monopolio de la representación política, ya no lo tienen. Los partidos políticos ya no pueden seguir trabajando para unos pocos, sino para las grandes mayorías que una vez confiaron en ellos y que perdieron la credibilidad.

¿Hay gente que aún cree en los partidos políticos?

Lo que pasa es que con todos los problemas que se puedan tener, al día de hoy no tenemos ningún otro mecanismo que sustituya a los partidos políticos para el funcionamiento de la democracia. Los políticos deben tener presente que ese es el fin primordial de su función y cuando ese fin se pierde la gente también pierde credibilidad en ellos. Como yo mencioné en una ponencia, la corrupción es la demoledora para la legitimidad del sistema político.

¿Qué deberían hacer los partidos políticos para recuperar la credibilidad de la ciudadanía?

Deben legislar para la gente, por sus necesidades. Luchar contra la corrupción y buscando como consolidar la democracia. Solo así pueden lograr que la ciudadanía se sienta representada por ellos.

El que la gente esté saliendo a protestar a las calles en varios países del mundo, como se abordó durante el FIAP, ¿tiene que ver con un posible disgusto con los políticos?

Cuando se trata de protestar contra la corrupción, sí. La corrupción tiene un efecto demoledor para la legitimidad del sistema político. Estamos viendo formas de manifestación de la gente, que no se había visto en América Latina. Lo hemos visto en países como Brasil, Venezuela, Guatemala y es un fenómeno o una forma de manifestarse que la ciudadanía tiene y va creciendo, para pronunciarse en contra de la corrupción y en pro de la democracia de un país. La gente cada día está saliendo más a las calles para realizar protestas.

Y en el tema de la inseguridad y criminalidad que se vive en nuestro país y en la región, ¿los partidos políticos deben desempeñar un rol más activo?

Definitivamente, pero no es nada fácil. Yo estoy seguro que la inmensa mayoría de los políticos tienen la intención de hacerlo, lo que pasa es que no es sencillo. El problema de violencia en particular no se generó de la noche a la mañana y no tiene solución fácil, pero sin duda alguna que los políticos trabajan de alguna manera u otra para ello.

Lee también

Comentarios

Newsletter