Lo más visto

Más de El Salvador

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Sin duda, el toque de humor y alegría del inicio de las fiestas agostinas lo ponen Los viejos de agosto, esos personajes tradicionales que mantienen viva la identidad salvadoreña. Conozca cómo nacieron y quiénes son los más representativos.
Enlace copiado
Foto por Erika Rodriguez

Foto por Erika Rodriguez

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Los viejos de agosto, una infaltable y divertida tradición

Enlace copiado
Los popularmente conocidos como "Viejos de agosto" se han convertido en una tradición que llegó para quedarse. Su infaltable presencia en el desfile de inicio de las fiestas patronales de San Salvador se ha convertido en el toque de alegría, colorido y bromas de los desfiles festivos.

Se trata de un grupo de actores que dan vida a los personajes representativos de la cultura salvadoreña, entre ellos: la Siguanaba y el Cipitío, y otros de carácter más universal, como el diablo, la mujer embarazada y el cura.  

Las mascaradas y danzas traídas por los españoles toman un nuevo rumbo al fusionarse con las tradiciones indígenas, incorporando elementos de la cultura popular salvadoreña, dando como resultado a Los viejos de agosto. Esta tradición nació en el siglo XIX, impulsada por personas que se disfrazaban de mujeres y satirizaban a los personajes públicos de la época, acompañados por música muy particular de bombo y pito.



Los infaltables


La Siguanaba: es uno de los personajes que más disfrutan los asistentes a los desfiles. Se trata de una leyenda salvadoreña de una mujer hermosa que atrae a los hombres, y,  al hacerlo, se convierte en un monstruo. Quien la personifica en el desfile explota sus "atributos" para hacer reír a todos.



El Cipitío: es otra leyenda del país representada por un niño barrigón, con un gran sombrero y un peculiar traje blanco. Es el hijo de la Siguanaba y, junto a ella, se encargan de asustar a las personas en el desfile agostino.

El diablo: con el fin de que la gente pase un momento lleno de risas, el diablo es una de las principales atracciones del desfile, pues hace muchas bromas a las personas,  utiliza su cola para darles pequeños golpes y hace divertidos bailes.



La mujer embarazada: como una figura universal, la embarazada se acerca a las parejas de novios o casados, exigiéndole a los hombres que "se hagan cargo"  y que le den dinero para la manutención de su hijo. Sin duda, les hace pasar un momento divertido.



El cura. Este "viejo de agosto", que personifica a un sacerdote, se encarga de reprender a los asistentes a los desfiles agostinos y darles sermones.

Tags:

  • vacaciones agostinas

Lee también

Comentarios