MARN lanza plan para reforestar las áreas más críticas

El MARN asegura que recuperará en 2017 unas 62,500 hectáreas del suelo deforestado y dañado del país.
Enlace copiado
Trifinio.  El bosque nebuloso del Trifinio es una de las zonas a intervenir para recuperar lo degradado de la zona, según el MARN.

Trifinio. El bosque nebuloso del Trifinio es una de las zonas a intervenir para recuperar lo degradado de la zona, según el MARN.

MARN lanza plan para  reforestar las áreas más críticas

MARN lanza plan para reforestar las áreas más críticas

Enlace copiado
El Gobierno se plantea reforestar y restaurar unas 62,500 hectáreas de las zonas más críticas del país antes de que termine 2017. Ese compromiso es un intento por recuperar algo de las 138,000 hectáreas de bosque que se han dañado entre la década de 2000 a 2010, según el más reciente estudio de la deforestación con que cuentan las instituciones encargadas del tema.

Para ello, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) se ha planteado intervenir cinco sectores considerados más críticos: Apaneca-Ilamatepec, Trifinio-Cerrón Grande, cordillera del Bálsamo, Bajo Lempa y Goascorán-golfo de Fonseca. Estos territorios abarcan 157 municipios en los que están situadas 122 áreas naturales protegidas.

De acuerdo con el MARN, para definir esas zonas se realizó un estudio con el apoyo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en el que se establecieron las “oportunidades para la restauración”. Medio Ambiente dice que “este análisis ha permitido identificar aquellos sitios y ecosistemas claves que deben atenderse” (ver mapa aparte).

En resumen, el plan, que fue presentado ayer en un evento en un hotel capitalino, determina que “las mayores oportunidades para la restauración se focalizan en los ecosistemas agropecuarios, que para el caso nacional constituyen cerca de las tres cuartas partes del territorio, y en las áreas naturales protegidas que concentran los últimos reductos de manglar y mantienen coberturas importantes de bosques naturales tropicales y vida silvestre emblemática”.

Lina Pohl, ministra de Medio Ambiente, dijo que la pérdida del bosque salvadoreño de los últimos años es el resultado del impacto del cambio climático en los últimos siete años en el país: tres de inundaciones y cuatro de sequías severas. En total, las pérdidas se estiman en $1,600 millones.

Para restaurar las 62,500 hectáreas, el MARN se ha planteado una inversión de $23.5 millones, fondos que espera obtener de la cooperación internacional y a través de convenios con la empresa privada y organizaciones no gubernamentales. Pohl, además, indicó que ya no se trata de hacer más estudios porque “ya todo está definido”. La funcionaria agregó que están en condiciones de establecer, incluso, qué tipo de intervención hay que hacer en “cada municipio y hasta en cada finca”.

La estrategia lanzada ayer, según el MARN, es parte del compromiso asumido por El Salvador en el Desafío Bonn, una iniciativa mundial impulsada por Alemania y Noruega y lanzada en septiembre de 2011 en la ciudad alemana de Bonn, el cual tiene como objetivo restaurar 150 millones de hectáreas en todo el mundo a 2020.

Tags:

  • Díadelatierra2016
  • Amalatierra
  • clima
  • medioambiente

Lee también

Comentarios

Newsletter