MOP apuesta a corredores para liberar el AMSS

El ministro Gerson Martínez cree que la situación pasa por la modernidad en la construcción, sacar el transporte de carga, terminar de ordenar el público y liberar muchos de los cuellos de botella.
Enlace copiado
Una alternativa.  Para el MOP, el SITRAMSS es una oportunidad de ordenar el transporte y a la vez el tráfico de San Salvador. La primera fase liberó el carril segregado pero congestionó rutas alternas.

Una alternativa. Para el MOP, el SITRAMSS es una oportunidad de ordenar el transporte y a la vez el tráfico de San Salvador. La primera fase liberó el carril segregado pero congestionó rutas alternas.

MOP apuesta a corredores para liberar el AMSS

MOP apuesta a corredores para liberar el AMSS

Enlace copiado
Gerson Martínez lo tiene claro. San Salvador es un nudo, un nudo insostenible de tráfico, una ciudad congestionada y no lo esconde; cosa contraria, dice que hay que buscar los corredores para desatar esa trabazón. Las razones: las vías pequeñas y obsoletas, el aumento del parque vehicular, la falta de cultura vial, la poca infraestructura moderna para desahogar los cuellos de botella.

La idea del ministro de Obras Públicas pasa por la construcción de “corredores longitudinales” que abran el Gran San Salvador de oriente a poniente y de sur a norte.

Los trazos ya comenzaron, según lo asegura el mismo Martínez. La carretera hacia Los Chorros abre parte de esa ruta, lo mismo sucede con la parte de la avenida Manuel Enrique Araujo y Panamericana hacia Santa Tecla y hasta el nuevo paso multinivel del redondel Naciones Unidas, que facilitará el recorrido hacia la zona norte cuando se habilite y que aumentará el paso con obras en la plaza Uruguay, mejor conocida como el redondel Luceiro.

El ministro habla de tres factores que afectan o trastornan el tráfico: “los nudos fronterizos. Hay que cambiar esos nudos fronterizos y transformarlos en nodos logísticos. Ese es el primer factor, es la madre de todos los problemas. El segundo es la falta de modernidad o disfuncionalidad de los corredores logísticos, los corredores carreteros principalmente. El tercero es la ausencia de una adecuada articulación multimodal”.

En ese embudo el corredor oriente-poniente es el más complicado, pues desemboca en la carretera más transitada del país: el bulevar de Los Próceres. Ahí muere el bulevar Monseñor Romero. ¿Alternativas? Otro paso multinivel en el redondel del Árbol de la Paz, “sin dañar la ceiba”, se apresura a decir Gerson a la vez que aclara lo complicado del caso por los derechos de vía en esa zona; otro paso debe empalmar en Navarra para conectar la autopista al aeropuerto camino a la carretera del Litoral.

El MOP ya había planteado anteriormente el corredor sin semáforos que comprendería los bulevares ex Venezuela y del Ejército, una alternativa que no parece tan viable; aun así, el ministro asegura que una de las ideas es facilitar la llegada de turistas al Centro Histórico en 20 o 25 minutos.

Los corredores deben estar orientados a “progresar hacia la movilidad efectiva de la población y hacia la movilidad efectiva de la cadena de suministros”.

En la cadena de suministros es vital el transporte de carga, transporte que regularmente es otro de los que trastocan el tráfico con su desplazamiento. Evitar que ingresen a San Salvador es una posibilidad ya visualizada. Las rutas habituales de estos son los bulevares Monseñor Romero, Los Próceres, ex Venezuela, Constitución, la carretera Troncal del Norte, la calle 5 de Noviembre y el bulevar del Ejército. La idea es sacarlos de esa ruta.

“Hay que terminar de construir una suerte de ‘by-pass’. Tenemos ya la carretera de Tacachico hasta el río Lempa, y del río Lempa hasta la Longitudinal del Norte, y en este momento ya hay una empresa trabajando para la construcción del puente, un puente equivalente al Colima. Eso permitiría que todo lo que va para el norte, incluso para Morazán o Cabañas y Honduras, no tiene necesariamente que entrar acá”, explica Martínez. A su mente viene también la antigua autopista norte que nunca se terminó de construir y que posibilitaría otra ruta.

El SITRAMSS

Fuera el transporte de carga, queda el transporte público. Martínez reconoce sin tapujos el daño colateral del SITRAMSS. El sistema articulado es rápido y ordenado, pero congestionó las vías aledañas; el punto pasa entonces por ordenar el resto de buses y microbuses, sacar la terminal de oriente hacia Ilopango y ampliar el recorrido del SITRAMSS. El estudio de factibilidad del tramo hasta Santa Tecla será presentado en abril, aún sin tenerlo el ministro piensa en una megaterminal subterránea en la plaza Salvador del Mundo, ya se habló antes también de una posibilidad aérea para la otra fase.

“El SITRAMSS es eso, es como un niño que ha pegado su primer paso y tiene que seguirse desarrollando, es eso. Por supuesto tendrá imperfecciones, seguramente en el camino uno puede errar. Pero el mayor error es haber venido prometiendo eso desde hace 60 años y nunca intentarlo”, explica.

Hay dos módulos importantes que se tienen que mover: la terminal de oriente y el mercado de mayoreo La Tiendona. Para el funcionario, ahí se liberaría de muchos buses y camiones.

“No todo se resuelve construyendo grandes estructuras y búnkeres, no todo se resuelve así”, explica, para indicar que La Tiendona, “en términos modernos, debería ser la central de abasto. En ninguna urbe moderna se sitúa en el centro, sino en las periferias”.

Martínez lo ve simple: “no hay muchas alternativas en la ciudad” y deben echar mano de lo que tienen, incluso con el presupuesto. “Si no se tiene todo, hay que comenzar con lo que tenemos”, dice.

Tags:

  • MOP
  • Gerson Martinez
  • SITRAMSS
  • coredores
  • trafico
  • pasos multinivel

Lee también

Comentarios

Newsletter