Lo más visto

MS-13 expande el tráfico de armas en centro de San Salvador

Una clica de una de las pandillas se ha tomado la 3.ª avenida sur, a un costado del mercado Sagrado Corazón, para vender armas de guerra traídas desde países de la región.
Enlace copiado
Control. Los pandilleros desplazaron a los “coyotes” de la 3.ª avenida sur del Centro Histórico de San Salvador.

Control. Los pandilleros desplazaron a los “coyotes” de la 3.ª avenida sur del Centro Histórico de San Salvador.

Mercado negro. Una clicla de la MS-13 se ha hecho del negocio de venta de armas robadas en los alrededores del mercado Sagrado Corazón.

Mercado negro. Una clicla de la MS-13 se ha hecho del negocio de venta de armas robadas en los alrededores del mercado Sagrado Corazón.

Vigilancia. Tras la muerte de seis personas en el Centro Histórico, las actividades volvieron a la normalidad con presencia de soldados y policías.

Vigilancia. Tras la muerte de seis personas en el Centro Histórico, las actividades volvieron a la normalidad con presencia de soldados y policías.

MS-13 expande el tráfico de armas en centro de San Salvador

MS-13 expande el tráfico de armas en centro de San Salvador

Enlace copiado
El catálogo de negocios de la Mara Salvatrucha 13 (MS-13) en el Centro Histórico de San Salvador incluye el tráfico de armas largas y cortas, en específico en la 3.ª avenida sur, bajando hacia la iglesia El Calvario, a un costado del mercado Sagrado Corazón. Comerciantes del mercado, algunas personas que transitan por esa avenida para hacer sus compras y hasta investigadores policiales lo saben: la clica de los Centrales Locos Salvatruchos, una de las células de la MS-13, ha logrado mantener y expandir el negocio de las armas a pesar de que la Policía Nacional Civil (PNC), en coordinación con la Fiscalía General de la República (FGR), ha dado golpes a la estructura que trae armas de guerra, entre esas fusiles M-16 y AK-47, armas cortas y abundante munición.

Lea también: "Vendo en el búnker de la MS en San Salvador"

Quienes se encargaban de llevar armas robadas o traídas desde el extranjero hacia el centro de San Salvador eran los comerciantes del mercado negro de la 3.ª avenida sur, que eran conocidos popularmente como “coyotes”. Pero luego llegaron pandilleros de esa clica e instalaron su negocio de tráfico de armas en esa avenida, y en otros puntos cercanos como la avenida Cuscatlán. Los “coyotes”, según relataron comerciantes a este periódico, fueron desplazados del negocio de las armas aproximadamente en 2012. Desde esa fecha, según los comerciantes, los únicos que venden armas en el Centro Histórico de San Salvador son los pandilleros.

El negocio de las armas, desde que fue retomado por los pandilleros, pasó del tráfico de pocas armas cortas a traficar fusiles y muchas más armas cortas de las que eran capaces de vender los “coyotes”.

Lea también: “Melao”, el salvadoreño que hizo 125 viajes para conseguir armas a las pandillas

“Eso de que el negocio de las armas de los pandilleros comenzó en 2012 no sé, yo sospecho que antes de eso. Lo que sí es cierto es que los ‘coyotes’ se abastecían de armas robadas en el país, pero los pandilleros llegaron a tener una estructura que trae armas desde varios países de la región, como Nicaragua, Honduras, Guatemala e incluso desde México”, dijo un agente destacado en el centro, quien pidió no ser identificado.

Los investigadores policiales, según confirmó la jefa de la subdelegación Centro Histórico, Évelyn Marroquín, le seguían la pista a uno de los traficantes de armas en la 3.ª avenida sur y cercanías del mercado Sagrado Corazón. Todos en esa avenida lo conocían por su alias “el Socio”, pero se llamaba Juan Enrique Mena Turcios, quien era buscado por tenencia y portación de armas de fuego con fines de tráfico y robo agravado. Turcios era miembro de la clica Centrales Locos Salvatruchos, hasta que uno de los pandilleros de su misma estructura decidió asesinarlo el sábado pasado en la 3.ª avenida sur. En el momento del ataque armado también fue herida de bala una persona que estaba cerca y que se dedica a vender en el mercado negro, pero que sobrevivió al tiroteo.

Lea también: “Snider”, el cabecilla del mercado Sagrado Corazón

Las razones por las que su misma estructura decidió asesinar a Turcios aún no están claras, según Marroquín. Sin embargo, las investigaciones para determinar de dónde traía las armas y a quién se las vendía siguen su curso.

Turcios, según las investigaciones, también podría estar relacionado con Tomás Galán Ramírez, de 57 años, y su hijo José López Galán, de 35, quienes fueron capturados el 31 de enero en la avenida Cuscatlán, cuando se dirigían en el vehículo placas P-439-473 hacia la 3.ª avenida sur, donde venderían un fusil M-16 tipo A-2 y un revólver calibre 22 milímetros. Según las primeras indagaciones, ambos son parte de los proveedores de armas para la clica.

Lea también: Testigo implica a oficiales de FAES en venta de armas a MS

De acuerdo con otra información, que no fue confirmada por la Policía, los miembros de la clica supuestamente tienen actualmente dos fusiles AK-47 que esperan vender entre la 3.ª avenida sur y el pasaje Colombia del centro.

Estos negocios de la pandilla continúan, a pesar de que el 19 de junio de 2015 la Policía y la Fiscalía golpearon a la misma estructura, con la captura de 90 personas ligadas al tráfico de armas. Entre esas personas estaban dos nicaragüenses que traían armas desde su país hacia el centro de San Salvador.

Lea también: Así seleccionaba a sus víctimas la MS-13

Uno de los cabecillas de esa estructura, identificado por investigadores policiales, es Medardo Arana Alfaro, alias “Pilot”, quien supuestamente coordinó la compra y tráfico de armas en los países de la región, desde el penal de Ciudad Barrios, en San Miguel, donde se encontraba recluido.

Según usuarios del mercado Sagrado Corazón y comerciantes de sus al rededores, la razón por la que el tráfico de armas no se acaba en la 3.ª avenida sur es porque cada vez que la policía captura a un traficante, al día siguiente aparece otro retomando las funciones y negocios inconclusos que dejó el capturado.

Lea también: MS-13 obligaba a mujeres a casarse para cobrar seguro

“Casi a todos los que capturan son los encargados de hacer los negocios de vender o comprar las armas, casi nunca capturan a las cabezas detrás de esto. Por eso es que siempre esas cabezas tienen la maniobra de poner a otro pandillero, cuando le quitan uno”, comentó un comerciante, quien por temor pidió anonimato.

El comerciante también señaló que algunos de los vigilantes independientes que están en el mercado Sagrado Corazón y en la 3.ª avenida sur son miembros de la clica, que utilizan la fachada de vigilantes para despistar sobre las armas que andan llevando o que esconden en los puestos de verduras y otros de ropa que tienen los pandilleros en algunas esquinas del mercado, cerca de los portones, y en la 3.ª avenida.

Algunas de las armas que se trafican en el centro, según testigos de la zona, también son trasladadas en taxis que hacen punto en un parqueo ubicado entre la 1.ª avenida sur y la 4.ª calle poniente, a un costado del mercado Sagrado Corazón.
 

Tags:

  • trafico de armas
  • centro de san salvador
  • vendedores
  • pandillas
  • comerciantes

Lee también

Comentarios