Lo más visto

Más de El Salvador

Macario Canizales, el santo de Izalco que sana y gusta del guaro

Según la creencia de algunas personas, el hermano Macario tiene la facultad de ayudar a quienes se lo soliciten: desde curar enfermedades hasta encontrar el amor.

Enlace copiado
Foto LPG / Archivo

Foto LPG / Archivo

Enlace copiado

Los investigadores Martha Herrera y Heriberto Erquicia publicaron en 2011 un documento respaldado por la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) en el que estudiaron una de las creencias existentes en Izalco, municipio del departamento de Sonsonate, en el occidente de El Salvador.

Se trata de un personaje que es el centro de un culto popular y que es conocido de varias formas: hermano Macario, Macario Tepas Canizales, Macario Canizales de la Virgen o Macario Canizales "el Cachimbón".

Cuenta con perfiles diferentes: desde ser el que orienta cómo sanar usando plantas (y es alternativa para las personas de escasos recursos sin acceso a un sistema de salud) hasta el que ayuda a través de la magia para propósitos materiales o amorosos.

Se dice que él fue un destacado curandero indígena, especialista en medicina tradicional, una persona que murió pero se sigue recurriendo a él ahora que es "un ser de luz". Hay un día dedicado a él y se le llevan serenatas y ofrendas a su tumba, que está ubicada en el cementerio de Izalco.

"Dicho culto no es reconocido por la iglesia católica oficial; sin embargo, lo practican muchos creyentes que recibieron favores de este personaje milagroso", asegura el documento de la UTEC.

A las personas afines a esta creencia no les agrada que se le confunda con satanismo, conocieron los investigadores.

Para ser un santo popular se necesita que los "canonizados" hayan sido personas que vivieron en el lugar, hayan tenido su familia ahí, haber compartido necesidades y problemas, según cita el estudio al Diccionario de Mitos y Leyendas.

Hermano Macario Canizales Izalco
Una persona realiza un rito frente a la tumba del hermano Macario en Izalco. Foto LPG / Archivo

El objetivo de los investigadores Herrera y Erquicia (actualmente director del Museo Nacional de Antropología, MUNA) fue dar valor y difundir una tradición y rito en una de las poblaciones de El Salvador. Para conseguirlo realizaron entrevistas a personas relacionadas con esta creencia.

Al hermano Macario se le pide sanación de enfermedades o protección de algún mal. Una de las personas entrevistadas contó que de Macario Canizales se sabe desde 1878, año en el que espiritistas "ya trabajan con este espíritu".

“Cuando murió solo encontraron la ropa y unos huesitos, y eso es lo que está enterrado. Entonces se volvió un espíritu… antes, más que todo curaba gente cuando estaba vivo, entonces de ahí vienen que hoy cuando necesitan, más que todo le piden para una enfermedad , pero él les da medicina natural, pero él también les pide que le traigan guaro (alcohol). Él trascendió, se volvió un ser de luz. Él, como los abuelos, se armonizó con la naturaleza y se unió a ella”, manifestó otra persona a los investigadores.

Se cree que fue una persona a la que le gustaba la parranda, no se sabe cuál era su oficio además de sus facultades milagrosas y se afirma que estuvo casado con una mujer llamada Felícita Huezo.

En la actualidad se cree que trabaja a través de médiums, quienes son canales y han recibido del hermano Macario la facultad de sanar al ser sus oficiantes, para lo que estos médiums necesitan cambiar de estado. Otra vertiente del culto al hermano Macario son los curanderos y una más son los brujos.

Izalco es un pueblo con una importante herencia prehispánica, luego pasó a ser un lugar destacado en la colonización de los españoles y en la historia reciente fue un poblado protagonista en el levantamiento campesino de 1932.

Tags:

  • UTEC
  • hermano Macario

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines