El Salvador  / social Le puede interesar

Madres que se olvidaron del festejo porque tuvieron que trabajar

Las empleadas domésticas, en la mayoría de los casos también madres, no pudieron festejar el día especial.

Enlace copiado
Trabajadoras.   En el sector de cuidados y servicios hubo muchas madres  que laboraron en su día y guardarán las celebraciones para después.

Trabajadoras. En el sector de cuidados y servicios hubo muchas madres que laboraron en su día y guardarán las celebraciones para después.

Enlace copiado

El trabajo de las empleadas domésticas no se detiene en el Día de la Madre. En muchos casos incluso aumenta, ya que deben atender en las celebraciones de sus empleadores.

Aída Rosales, secretaria general del Sindicato de Mujeres Trabajadoras del Hogar Remuneradas Salvadoreñas (SIMUTHRES), comentó que de las 364 afiliadas, al menos 250 trabajadoras son madres, y destacó que muchas crían a sus hijos solas.

Independientemente de esto, Rosales señala que las empleadas domésticas del área metropolitana de San Salvador, que trabajan "casa adentro", difícilmente disfrutan de la celebración, ya que, si sus empleadores les permitían regresar a sus hogares, la gran mayoría de veces no les pagan el día.

"Muchas son del interior, y regresar a sus casas por un día implica un gasto", explicó Rosales y agregó que "cuando el jefe les permite ir, lo común es que no les paguen ese día por ausencia. No les sale hacer eso, por lo que prefieren quedarse y seguir trabajando".

Esa es una experiencia similar a la de Amalia Rivas, nombre ficticio a petición de la fuente, trabajadora doméstica que reside en Guacotecti, Cabañas. Hace cinco meses dio a luz a su segunda hija, su empleadora le dijo que se quedara en su casa cuidando a la bebé y que cuando estuviera más grande regresara al trabajo.

Pero Rivas prefirió seguir trabajando. Regresó al trabajo justo a las 16 semanas y ayer ayudó a su jefa a preparar banquetes de celebración por el Día de la Madre.

Ella trabaja de lunes a viernes, de 7:00 de la mañana a 2:00 de la tarde. Siempre había podido disfrutar del día con su familia y aseguró que su jefa le dará un día compensatorio por haber trabajado en el día feriado.

Pero esa no es la suerte de otras mujeres. Rosales destacó que muchas empleadas domésticas viven abusos a sus derechos al no saber de ellos y al estar expuestas a empleadores que están dispuestos a aprovecharse de eso.

El trabajo de las empleadas domésticas implica, en muchas ocasiones, el cuido de los niños de un hogar, como es el caso de Rivas, quien además de ayudar con el negocio de cocina, apoya cuidando al pequeño de la casa.

De acuerdo con el informe "Panorama Social de América Latina 2020", de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), "las trabajadoras domésticas ocupan un lugar crucial en el cuidado de niños y niñas y de personas enfermas y dependientes, así como en el normal funcionamiento de los hogares".

El informe también destaca que un 76% de las mujeres trabajadoras domésticas remuneradas en América Latina y el Caribe no cuentan con cobertura previsional; y este porcentaje supera en algunos países al 90%.

Esto también implica que su trabajo no cuenta con prestaciones y beneficios de ley, como es el derecho a descansar en los días feriados.

"Esos son solo algunos de los vacíos que tenemos en este sector, que no somos reconocidas", dice Rosales.

Rivas, por su parte, aseguró que regresó al trabajo lo antes posible porque le es necesario, pero que tiene la fortuna de tener una empleadora que cuida de ella.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines