Loading...

Mantienen tradición del telar en Panchimalco

Claudia Vega enseña a tejer en la Casa de la Cultura de la localidad, un oficio que aprendió de su familia y ahora enseña los más jóvenes.

Enlace copiado
Tradición El telar de cintura ha sido instrumento inseparable de las tejedoras de Panchimalco.

Tradición El telar de cintura ha sido instrumento inseparable de las tejedoras de Panchimalco.

Enlace copiado

La tradición de tejidos en Panchimalco se niega a morir, gracias al legado de la señora María Cleofes Rivera (QEPD), quien fue la maestra de Claudia Vega, sus hermanas y primas; un grupo de apenas seis mujeres que aún se dedican a tejer en telares de cintura, cada una de ellas ha combinado su trabajo en el telar con los oficios domésticos, a excepción de Claudia, quien se ha dedicado más a enseñar y hacer demostraciones en la casa de la cultura.

Doña Claudia, de 75 años de edad, recordó que tejer en telares de cintura ha sido una tradición transmitida de generación en generación. "Mi abuela (María Cleofes Rivera) aprendió con mi bisabuela, en aquel tiempo ella hilaba el hilo, tenía su malacate y a nosotras, que estábamos pequeñas, nos ponía a quitarle las semillas al algodón, después ya compraba el hilo en Santiago Texacuangos. Así fue como yo aprendí a los 11 años con mi abuela, ella nos enseñó a nosotras", expresó.

La descendiente de María Cleofes aseguró que toda su vida se ha dedicado a tejer lienzos como paños, centros de mesas, bufandas, individuales y manteles, para después comercializar el producto. Sin embargo, ahora se dedica a enseñar a los más jóvenes, pues asegura que no quiere que la tradición desaparezca en el municipio.

"A los adultos ya no les gusta aprender, es un trabajo humilde, pero requiere de mucha paciencia, y por eso a algunas personas les cuesta, porque, por ejemplo, los hilos de los pañuelos van contados, ya los manteles son más fáciles, porque es de un solo fondo. Un paño cuadrado, mide 86 por 90 centímetros. Aquí antes las señoras los ocupaban bastante para taparse la cabeza, ahora los usan más las personas de la zona rural, y los grupos de danza, además a los turistas les gusta mucho comprarlos, los ocupan como centros de mesa", dijo.

Doña Claudia lamentó que a los talleres lleguen pocas personas por la pandemia, pues solo tiene algunos alumnos. Sin embargo, manifestó sentirse orgullosa por ellos, ya que dice que de esta manera no solo conservan la tradición, sino que también los jóvenes se animan a emprender su propio negocio. "Invito a las personas que quieran aprender a acercarse a la Casa de la Cultura de Panchimalco", dijo la tejedora.

Tags:

  • Panchimalco
  • Telar
  • Fotografías

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines