Máquinas de lavandería no tienen mantenimiento preventivo

Las gestiones de compra de repuestos también generan retraso.
Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Cuando todas las lavadoras y secadoras están funcionando de forma óptima, el personal logra trabajar solo ocho horas diarias; los empleados logran terminar la jornada y sacar la demanda diaria del hospital entre las 3 y las 4 de la tarde.

De lo contario trabajan entre 10 y 12; hay ocasiones en las que inclusive trabajan los fines de semana.

En este momento, hay dos lavadoras que están arruinadas: una desde hace un mes y otra desde hace una semana. Y también, desde hace más de un año, está arruinada una de las cinco secadoras.

“Lamentablemente, y aunque digan lo que digan, mantenimiento preventivo para estas máquinas no hay”. 
Mirna Orellana, jefa de Lavandería del H. Zacamil

“Lamentablemente, y aunque digan lo que digan, mantenimiento preventivo para estas máquinas no hay”, advirtió la jefa de Lavandería del Hospital Zacamil, Mirna Orellana.

“Siempre es por lo mismo: no hay recurso humano para mantenimiento o no hay materiales. Y cuando se necesita un repuesto hay que hacer una gestión de compra, porque los repuestos de máquinas son carísimos y a veces vienen del extranjero, y se tardan en venir; eso nos afecta; estas condiciones nos limitan”, agregó.

Lee también

Comentarios