Lo más visto

Más de El Salvador

María Rosa, la artesana del morro [FOTOS]

Sus manos están acostumbradas a trabajar el morro, a utilizar la sierra para realizar los cortes correctos, a raspar hasta dejar sin cáscara el fruto, y crear artesanías.

Enlace copiado
María Rosa, la artesana del morro [FOTOS]

María Rosa, la artesana del morro [FOTOS]

Enlace copiado

María Rosa Navarrete de Lemus, originaria del Cantón La Joya, Caserío El Pilón, San Gerardo, San Miguel, es una artesana de 68 años de edad, que uniendo su simpatía, imaginación y creatividad elabora artículos de morro, una bola dura y verde que crece en arbustos de ese mismo nombre. De este fruto, ella infinidad de artículos: capiruchos, hueveras, servilleteros y entre muchos otros.

“Aprendí recibiendo algunos talleres en una casa del municipio. Me costaba bastante porque no poseía los materiales que se necesitan, y el tiempo era insuficiente para poder terminar una artesanía; recuerdo que todas ocupábamos la herramienta a la misma vez, y era imposible poder trabajar así”, comentó. 

Con el pasar del tiempo y con la práctica desarrolló nuevos productos y perfeccionó los que en sus inicios aprendió. Para otros artesanos hoy en día es un trabajo que implica el uso de máquinas, pero para ella aún sigue siendo un trabajo manual. Las herramientas que le acompañan en el proceso de trasformación del morro son lija, cuchillo, cierra, raspador, cinta para medir, lápiz, pega y pintura.

Morro de su tierra

Los habitantes del municipio de San Gerardo y de municipios vecinos llevan los morros hasta la vivienda de niña Rosa. Ahí empieza un proceso que incluye el lavado de las piezas, para luego transformarlo en una artesanía. “Para que el morro pueda ser utilizado debe de estar sazón, ese es su punto adecuado; luego, dependiendo del tamaño, se decide qué hacer; se mide y se marca donde se cortará, luego se saca lo que conocemos como tripa y se lava por dentro con agua hervida y legía”, explicó.

Una vez que se ha realizado el proceso de lavado, inicia con la trasformación. Aunque parece fácil, resulta ser dificultoso para quienes no tienen experiencia; se requiere cuidado a la hora de cortar e iniciar a dar forma. “Si lo cortamos de manera equivocada ya no nos serviría para lo que queríamos”, advirtió.

En el 2017, se realizó el festival del morro en San Gerardo. Fue ahí donde Rosa Navarrete expuso los productos elaborados por sus manos. “Para mayor bendición, vendí todo lo que llevé al festival”, recuerda.

Entre los productos más elaborados y más pedidos por sus clientes están los capiruchos, calabazos y copas, y sus precios van desde $1.50 en adelante, dependiendo el tamaño y artesanía. 
Doña Rosa también trabaja en la elaboración de artesanías de barro como pequeños sartenes, comales entre otros, además de flores de papel, que son encargadas en su mayoría en noviembre para el Día de los Difuntos  o para alguna celebración religiosa del municipio.

El no poseer las máquinas para cortar y otras herramientas que se utilizan para la decoración y elaboración de las artesanías no impide que María Rosa Navarrete de Lemus siga explorando lo que para ella es un don que Dios le regaló.

“Siempre he sido traviesa, y si hay algo que no lo puedo hacer… lo invento”, dijo entre risas.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines