Más de 2 millones podrían ir a votar

El 68.3 % de los salvadoreños dice que irá a votar, pero de estos solo el 51 % dice que definitivamente lo hará; si ellos cumplen, la votación sería de 2.2 millones, aunque los registros históricos muestran que podría ser menor.
Enlace copiado
Más fácil, pero más apatía.  El país ha hecho varias reformas para facilitar el voto, pero la apatía ciudadana ha crecido.

Más fácil, pero más apatía. El país ha hecho varias reformas para facilitar el voto, pero la apatía ciudadana ha crecido.

Enlace copiado

Los salvadoreños irán mañana a las urnas por décimo octava ocasión desde 1982, año en que se eligió la última Asamblea Constituyente. En total son 36 años de vida democrática sin interrupciones. La cita de mañana, que debería ser una fiesta cívica, quizás se realice con baja participación ciudadana.

LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA, pregunta a los ciudadanos de forma periódica si irán a votar. Los resultados muestran que el entusiasmo expresado a la hora de ser entrevistado es superior a la participación efectiva.

En febrero de 2015, por ejemplo, el 77.4 % de las personas decía que iría a votar, y de ellos el 64 % estaba muy seguro de ir. Al momento de asistir a las urnas; sin embargo, solo lo hizo el 47.8 % de las personas registradas en el padrón y el 55.2 % de la población en edad de votar. ¿Qué puede pasar mañana?

En la encuesta de febrero, el 68.3 % dijo que iría a votar, pero de ellos solo el 51 % dice que definitivamente irá; este último porcentaje equivale a 2.3 millones. Los registros históricos nos muestran que la votación real es incluso menor al porcentaje de los que expresan mucha convicción de ir a votar. Si lo anterior llegara a ocurrir, la votación final se estaría cerrando en torno a los 2 millones de votantes.

La última vez que hubo una participación más baja que eso fue en 2003. En ese año aún se votaba con el engorroso carné electoral, y el voto residencial era solo un sueño.

Ahora bien, calcular la participación electoral en términos relativos (porcentuales) es un poco más complicado, ya que el registro de votantes no es preciso; está inflado. ¿Cómo sabemos eso? Existen diferencias entre el registro electoral (padrón) y la población en edad de votar o PEV, que es la cantidad de personas que en este momento tiene 18 años, según la Dirección Nacional de Estadística y Censo (DIGESTYC).

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha convocado a 5,186,042 de salvadoreños residentes en el país, pero la DIGESTYC afirma que solo hay 4,435,084 mayores de 18 años. Esta es una diferencia de 750,958. Ahora bien, al comparar los datos del TSE con los de DIGESTYC, se encuentran otras diferencias importantes, como quizás haya un subregistro de votantes jóvenes. DIGESTYC dice que en el país hay 849,829 personas entre 18 y 23 años, pero en el padrón del TSE hay 763,472, una diferencia de 86,357.

Este subregistro de jóvenes tiene un contrapeso negativo: un sobrerregistro de personas mayores. La DIGESTYC dice que en el país hay 726,990 personas de 60 años o más, pero en el padrón hay 920,584, una diferencia de 193,594.

Entonces, ¿qué dato se debe usar al momento de establecer la participación electoral? No es una respuesta sencilla, ya que ambos datos tienen problemas de origen. El padrón no está depurado, mientras que la proyección de población ha sido hecha con base en el censo de 2007. El año pasado debió hacerse uno nuevo.

Lo más probable, en todo caso, es que la participación electoral sea modesta. ¿Quiénes irán más a votar? El TSE no sabe por quién vota el ciudadano, pero sí en qué municipio vive, su género y su edad.

Los datos de la elección legislativa de 2015 revelan que los ciudadanos más participativos son las mujeres. No se trata solo de que son más en el padrón, es que votaron más en comparación con los hombres. Los datos también muestran que la asistencia a votar está relacionada con la edad; entre mayor es la personas, más vota.

Lee también

Comentarios

Newsletter