Masacre de Quezaltepeque ligada a Los Perrones

Primeros datos que ha arrojado la escena del crimen confirman que una de las víctimas de la masacre se llama Rudis Alcides Lazo, primo de Reynerio Flores Lazo, el ex líder de la banda Los Perrones.
Enlace copiado
Masacre de Quezaltepeque ligada a Los Perrones

Masacre de Quezaltepeque ligada a Los Perrones

Masacre de Quezaltepeque ligada a Los Perrones

Masacre de Quezaltepeque ligada a Los Perrones

Aumenta a 9 el número de muertos en masacre de Quezaltepeque

Enlace copiado
Fue, en definitiva, un ajuste de cuentas por drogas. Aún no está claro entre quienes, pero los primeros datos que ha arrojado la escena del crimen confirma que una de las víctimas de la masacre ocurrida cerca de San Juan Opico se llama Rudis Alcides Lazo, primo de Reynerio Flores Lazo, el ex líder de la banda Los Perrones.
 
Rudis Alcides Lazo es el nombre de una de las personas asesinadas el lunes pasado en un estacionamiento para furgones ubicado entre San Juan Opico y Quezaltepeque, confirmó una fuente de alto nivel de la Policía Nacional Civil al tanto de las investigaciones por la masacre.

Lazo era primo de Reynerio de Jesús Flores Lazo, uno de los líderes de la banda de narcotraficantes conocida como Los Perrones y quien cumple una condena en Zacatecoluca por tráfico de drogas.

Lazo, oriundo de Santa Rosa de Lima, vendía productos lácteos en el mercado de esa localidad y en otras plazas del país, según confirmó otro oficial cercano a las pesquisas iniciales sobre la masacre.

En la escena de la masacre, según confirmaron fuentes de la Fiscalía, los policías encontraron letras zetas marcadas con sangre en las paredes. Fuentes de la Policía, sin embargo, dicen que aún es temprano para determinar quién es responsable de las muertes.

En todo caso, dijo la misma fuente que confirmó la identidad de Lazo, sí se trata de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes.

La banda de narcotráfico más importante del país

Los Perrones es una banda de crimen organizada formada originalmente por empresarios del oriente del país, la cual se dedicó entre 2004 y 2010 al contrabando, al tráfico de cocaína y al lavado de dinero.

Aunque su zona inicial de influencia abarcaba solo el oriente del país, de los humedales del Goascorán en el Golfo de Fonseca a la salida de San Miguel por la carreteras Panamericana y Litoral, algunos de sus miembros llegaron a mover droga hasta los mercados de Maryland y Nueva Jersey en los Estados Unidos, según consta en un expediente judicial abierto contra Juan María Medrano, alias Juan Colorado, quien también cumple una pena de prisión por narcotráfico.

Flores Lazo fue identificado por la PNC y por la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA, en inglés), como uno de los principales líderes de la banda. Desde 2004 hasta 2009, cuando fue arrestado en Honduras, Flores Lazo movió al menos 4 toneladas de cocaína entre Costa Rica y Guatemala, según consta en los expedientes por cinco cargos de narcotráfico que le abrió la Fiscalía General en El Salvador, por lo que fue condenado a 80 años el 17 de enero de 2012.

Un año después, en 2010, fue capturado y condenado Juan Colorado, otro de los líderes de la banda.
 
Los casos de Flores Lazo y Los Perrones también dejaron al descubierto la participación de altos oficiales de la PNC en actividades de narcotráfico. De hecho, el mismo Reynerio y José Natividad Luna Pereira, otro de los líderes de la banda –asesinado el año pasado en Honduras–, lograron escapar de varios operativos policiales diseñados para capturarlos gracias a filtraciones provenientes de los más altos niveles de la corporación, según han confirmado ex fiscales y ex ministros de Estado.

Tras las capturas de Reynerio y de Juan Colorado, que la defensa de Flores Lazo atribuyó en su momento a venganzas políticas, la banda se dispersó por unos meses, pero ya para abril de 2012, solo tres meses después de la condena a Flores Lazo, el entonces director de la PNC, Francisco Salinas, reconocía que la banda hacía movimientos para reagruparse.

Investigadores estatales dijeron entonces que algunos miembros más jóvenes de la banda, entre ellos algunos familiares de Flores Lazo, se habían hecho con el control de varias de las operaciones, entre ellas las de tráfico de cocaína.

De hecho, ya para noviembre de 2011, dos informes de la inteligencia policial salvadoreña de entonces, ubicaban a algunos de los nuevos líderes de la banda como presuntos responsables de dos cargamentos de cocaína que habían entrado a El Salvador procedentes de Peñas Blancas, la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.
 

Tags:

  • masacre
  • quezaltepeque
  • los perrones

Lee también

Comentarios

Newsletter