Lo más visto

Mayor parte de fondos Alianza para Prosperidad irá a seguridad

El Triángulo Norte de Centroamérica accederá a partir de julio a recursos reorientados por el Gobierno de EUA, mientras se desembolsan los $750 millones aprobados por el Congreso.
Enlace copiado
Mayor parte de fondos Alianza para Prosperidad irá a seguridad

Mayor parte de fondos Alianza para Prosperidad irá a seguridad

Mayor parte de fondos Alianza para Prosperidad irá a seguridad

Mayor parte de fondos Alianza para Prosperidad irá a seguridad

Enlace copiado
Los primeros fondos que lleguen al país como parte de la reorientación de recursos estadounidenses para la Alianza para la Prosperidad irán destinados principalmente a seguridad, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez.

El Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) espera el desembolso de los $750 millones que fueron aprobados por el Congreso de Estados Unidos, pero esos recursos no estarán disponibles todavía sino, posiblemente, hasta principios de 2017.

Por tal motivo, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el mes pasado a la región que a partir de julio comenzarán a recibir $500 millones que han sido reorientados de otras partidas para que comiencen a ser invertidos en los proyectos necesarios para frenar la ola de migración, principalmente de menores no acompañados.

—¿A dónde irán esos recursos, canciller?

—Los nuestros a seguridad, definitivamente. No podría precisar montos, pero de esos 500 millones de reorientación nosotros ya prácticamente hemos hecho algunos planes con AID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y tendremos acceso muy rápido a ellos.

El funcionario aclaró que se está planificando una inversión “integral”, que tome en cuenta el enfoque de prevención, a través de capacitación e inversión en programas de emprendedores jóvenes.

El tema de la migración de niños, niñas y adolescentes sin acompañantes desde la región, que tocó su punto más alto en el año fiscal 2014 (octubre de 2013 a septiembre de 2014), sigue presente y los números más recientes indican que no es un problema que vaya a terminar rápidamente.

Solo en el año fiscal 2014, 51,705 menores no acompañados del Triángulo Norte de Centroamérica fueron aprehendidos por las autoridades migratorias estadounidenses, lo que llevó al presidente Barack Obama a decretar una crisis humanitaria.

Las cifras más recientes, los primeros siete años del año fiscal 2016, en el caso de El Salvador muestran que ya se superó la cantidad de menores no acompañados detenidos en todo el ejercicio 2015.

Martínez matizó la gravedad de los números, pero sí aceptó que es necesario retomar los esfuerzos para concienciar a los padres de familia sobre los riesgos a los que se exponen quienes emigran sin documentos a Estados Unidos: “La otra semana comenzaremos con la embajada de Estados Unidos una nueva campaña como la que hicimos a finales de 2014, sobre todos los riesgos que implica la migración y regular cuando se trata de menores de edad no acompañados”.

El canciller consideró que sigue a la base del fenómeno la idea con la que se “vendió” el proyecto Alianza para la Prosperidad al Congreso de Estados Unidos: la migración solo disminuirá en cifras significativas y sostenibles si se invierten recursos en las comunidades de origen en los tres países centroamericanos más afectados por la violencia.

“Si ellos (congresistas) ven en este momento un alza (en las cifras de migración) su interpretación es que la cooperación aún no está teniendo el impacto, y es lógico que no lo tenga porque no se ha aportado nada de los $750 millones que se han aprobado por el Congreso”.

Se va un aliado

Luego de decretar una crisis humanitaria por el aumento de los flujos migratorios de menores de edad y grupos familiares, Obama designó al vicepresidente Biden para que coordinara esfuerzos con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se elaboró el proyecto Alianza para la Prosperidad, construido sobre cuatro pilares: desarrollo productivo, inversión en capital humano, seguridad ciudadana y fortalecimiento de las instituciones locales.

Los recursos llegarán, de acuerdo con el proyecto, principalmente de los países involucrados, pero también con aporte de la cooperación internacional.

Fue así como Obama solicitó al Congreso de su país que otorgara $1,000 millones para ayudar al Triángulo Norte de Centroamérica a lidiar con las causas de la migración, la violencia principalmente.

Ahí es donde entró en escena Biden, quien contaba con la experiencia y conexiones suficientes en el Capitolio para conseguir los votos necesarios en ambas cámaras del Congreso. Biden fue senador por el estado de Delaware desde 1973 hasta 2009, cuando asumió la vicepresidencia.

En enero de 2017, cuando asuman los nuevos inquilinos de la Casa Blanca, Centroamérica habrá perdido un aliado en uno de los proyectos más trascendentales para la política exterior regional.

“Sí, definitivamente si no hay algún escenario adicional en la situación electoral de Estados Unidos, el vicepresidente Biden sale de la escena, y él fue sumamente medular, fue un campeón, como tú lo has dicho, en la consecución de esos recursos”, aceptó el canciller salvadoreño.

Pese a ello, Martínez confía en que otras personas tomarán el legado de Biden y mencionó a la congresista Sandra Torres, nacida en Guatemala y que representa a California en la Cámara de Representantes.

Balance

A pocos días del segundo aniversario del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, la cancillería asegura que hay logros que compartir, tanto en las relaciones internacionales como en la atención de los salvadoreños en el exterior.

El posicionamiento de El Salvador en el escenario internacional ha sido una de las prioridades, especialmente la elección del país en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, destacó Martínez.

En cuanto a la integración regional, resalta la crisis migratoria por los miles de cubanos que quedaron en el lado costarricense de la frontera, luego de que Nicaragua no les permitió el tránsito.

“El Salvador tomó el liderazgo para solucionar este problema, se solucionó exitosamente y en la medida que El Salvador tomó el liderazgo otros países se fueron sumando a ser ya no parte del problema sino de la solución”, externó.

En este mes, El Salvador enfrentó otro desafío en política exterior, luego de que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue suspendida por el Senado mientras investigan si cometió fraude con las cuentas presupuestarias.

En un primer comunicado de prensa, se criticó al gobierno provisional de Michel Temer, por tomar atribuciones como una administración que se quedará más allá de los seis meses que se prevé dure el juicio político a Rousseff.

“...Asistimos, desafortunadamente, a la configuración de un golpe de Estado”, decía el tercer párrafo del comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil respondió con un comunicado en el que, entre otras cosas, se señala que no se ha comprendido el ordenamiento constitucional en esa nación.

En cuanto a Venezuela, manifestó que siempre se ha privilegiado el diálogo “y no por poesía, es porque nosotros precisamente salimos de un conflicto armado mediante el diálogo y la negociación”.

“Cuando vemos a esos sectores en algunos países hermanos confrontados entre ellos, normalmente tendrán que entenderse para convivir en paz”, concluyó.

Tags:

  • cancilleria
  • alianza para la prosperidad
  • menores migrantes
  • diplomacia
  • joe biden

Lee también

Comentarios