Mayoría de casos manejados por jueza era sobre violencia intrafamiliar

El caso que la jueza Velásquez debía conocer ayer por la mañana era de un homicidio de noviembre. El día del ataque firmó dos órdenes de allanamiento.
Enlace copiado
Vacío. Los empleados del Juzgado de Paz de  Victoria dijeron que nunca han recibido una amenaza en esa jurisdicción.

Vacío. Los empleados del Juzgado de Paz de Victoria dijeron que nunca han recibido una amenaza en esa jurisdicción.

Mayoría de casos manejados por jueza era sobre violencia intrafamiliar

Mayoría de casos manejados por jueza era sobre violencia intrafamiliar

Enlace copiado
El Juzgado de Paz de Victoria, Cabañas, estaba desolado ayer. Solo permanecían ahí el secretario, la notificadora y un empleado más. Durante 12 años la jueza Ana María Velásquez, quien fue atacada este jueves en su vivienda en Mejicanos, ha estado a cargo de ese tribunal. Pero este viernes las audiencias se pospusieron y las oficinas permanecieron vacías, exceptuando la de los empleados del juzgado.

El secretario del tribunal, Warner Vinicio Grimaldi, aseguró que la jueza no estaba manejando ningún caso delicado que pudiese explicar un ataque en su contra. El proceso más sensible, dijo, es un caso de homicidio que ocurrió en noviembre del año pasado.

Según el expediente del caso, hubo una discusión entre dos hombres que trabajaban como jornaleros, que habían ingerido bebidas alcohólicas, la cual desembocó en una pelea a golpes.

Uno de ellos le pegó una patada al otro en la cabeza y el segundo murió. El sospechoso, José Manuel de Jesús Callejas, de 28 años, huyó y fue capturado esta semana. La audiencia de este caso estaba programada para ayer a las 9 de la mañana, pero se suspendió por la falta de un juez suplente y se reprogramó para este día a las 8:30 de la mañana.

Grimaldi aseguró que el imputado no tiene ningún tipo de relación con pandillas, por lo que duda que el caso tenga alguna relación con el ataque.

El mismo día del hecho, la jueza Velásquez firmó dos órdenes de allanamiento por dos casos de hurto. Estas, sin embargo, no eran de su jurisdicción.

Una era para el municipio de Guacotecti por el hurto de una motosierra y la otra por el hurto de unas herramientas agrícolas, como unas piochas y unas hachas del cantón Río Grande, que fueron ubicadas en San Vicente.

Los empleados del juzgado tienen solo buenas palabras para describir a la jueza Velásquez: amigable, accesible, amable y llevadera con todos.

Según la describen, cuando empezó a dirigir el juzgado, hace 12 años, Velásquez se trasladaba en bus desde su casa en San Salvador para estar en Ciudad Victoria a las 7 de la mañana todos los días. Esto lo hizo hasta que en 2006 pavimentaron la calle y la Corte le asignó un vehículo.

La notificadora comentó que ella le decía en ese entonces que no viajara en bus porque era muy peligroso. “Pero nunca se le viene uno a la mente que en la casa podían atacarla”, dijo Marlen.

El secretario Grimaldi aseguró que la mayoría de casos que llegan en este juzgado tienen que ver con violencia intrafamiliar.

Según sus registros, solo este año ya han tenido que tramitar 20 de estos casos. El año pasado procesaron alrededor de 75.

Grimaldi y Marlen tienen 12 años de trabajar con Velásquez, desde que ella llegó al juzgado. Pero ambos tienen todavía más de estar ahí. Grimaldi había empezado 10 años antes a trabajar ahí y Marlen, en total, suma 26 años en el juzgado. Ella hizo memoria y afirmó que nunca, ni siquiera en la guerra, han recibido amenazas.

Además, aseguraron que el municipio no es violento, a pesar de que ya han tenido que tratar casos de tráfico y tenencia de drogas o tráfico de mercadería por la cercanía a la frontera.

Tags:

  • Cabañas
  • jueza
  • ataque
  • atentado
  • Victoria

Lee también

Comentarios

Newsletter