Lo más visto

Médico gana demanda a Salud después de siete años

Un despido en 2009 lo llevó a interponer recursos. Pasó por varios tribunales y procesos hasta llegar a la CSJ, la que al final falló a su favor hasta este año.
Enlace copiado
Enlace copiado
Luis Antonio Rodríguez pasó del desempleo al empleo, de la estabilidad al hostigamiento, de demandante a demandado. Lo define como una persecución y lo extiende al gremio médico, al cual pertenece como doctor en el hospital de Chalatenango, institución donde inició una larga disputa legal, por siete años, con el Ministerio de Salud.

Lo de Rodríguez no es una historia nueva. Sostiene que hay una “guerra” del Ministerio de Salud (MINSAL) contra muchos galenos; la de él, en particular, comenzó en diciembre de 2009, con el cambio de gobierno y la llegada de Mauricio Funes al poder.

El 8 de diciembre de 2009, el director del Hospital de Chalatenango Dr. Luis Edmundo Vásquez le notificó a él y otros cinco médicos más que no se les renovaría el contrato para 2010. La notificación se hizo de manera oral y Rodríguez dice que solicitaron que se les hiciera por escrito. No hubo reclamos por parte de ellos y solo quedaron a la espera de la notificación escrita.

“El director del hospital era el doctor Reynaldo Cornejo, y efectivamente como se lo pedimos el 15 de diciembre nos hicieron llegar la carta de despido por el vencimiento del contrato y en la que también se argumentaba que eramos médicos residentes”, recuerda Rodríguez.

El médico dice que en muchos de los casos no hay causas cimentadas para los despidos y que obedecen a las denuncias que con frecuencia se hacen sobre las carencias en los hospitales. Su historia no es única. En marzo del 2015 el Colegio Médico denunció públicamente lo que ellos llamaban “atropellos” contra el sector por parte de las autoridades de Salud. Alegaban “ataques a la estabilidad laboral”.

La respuesta del ministerio en muchos de los casos ha sido que los doctores no cumplen con sus horarios por dar consultas privadas, no se apegan a los nuevos lineamientos de la actual administración (como la marcación digital) y hasta estrategias de desestabilización de la derecha.

Los galenos han respondido a las presiones con paros laborales, que van desde la suspensión de la consulta externa hasta las cirugías programadas, sin dejar de atender las emergencias. En ese contexto el Juzgado Primero de lo Laboral de San Salvador declaró ilegal uno de los paros, por afectar a los pacientes. Los sindicatos acudieron a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para tratar de revertir el fallo.

Dentro de todo este contexto, Rodríguez también acudió a la Sala de lo Constitucional de CSJ para denunciar su despido, pero la sala los mandó a actuar por la vía administrativa y denunciar en un juzgado el hecho.

Así se hizo, pero de los seis médicos despedidos solo dos más junto a Rodríguez siguieron el proceso: Wálter Ricardo Avelar y Saúl Alfredo Gómez. Solo los dos primeros terminaron el litigio.

En septiembre de 2010 un tribunal de servicio civil de San Salvador determinó que Rodríguez y Avelar tenían que ser reinstalados en sus cargos, además de que se les reintegrara parte de los salarios no devengados.

“Esto fue un alivio para nosotros, sobre todo porque costeábamos el proceso en el juzgado por nuestros propios medios, sin tener trabajo ni ingresos fijos. Con el reintegro pagamos parte de las deudas por el juicio”, dice el doctor.

Más restituidos

Lo que ha parecido una constante contra el MINSAL es que los fallos judiciales han favorecido en su mayoría a los médicos. En abril de 2016, la Cámara Tercera de lo Civil falló a favor de siete galenos para ser restituidos en sus cargos, todos miembros de sindicatos.

Estos han argumentado que el sistema de salud ha colapsado, que hay desabastecimiento de medicamentos, saturación en las salas de los hospitales, faltas de vacunas, muchas de estas cosas debidamente corroboradas por los medios de comunicación, sobre todos en centros de salud del Área Metropolitana de San Salvador.

En enero de 2016, el sindicato de médicos del hospital Rosales denunció que 74 doctores tenían una demanda ante el Tribunal de Ética Gubernamental, a quienes se les acusaba de trabajar en consultorios privados en horas laborales con el ministerio. La denuncia, sin embargo, tenía carácter anónimo. Los galenos cargaron de nuevo contra el Ministerio de Salud, el cual se mantiene en silencio en la mayoría de los casos y aprovecha las conferencias para sentar postura. De hecho, se solicitó su posición ante el caso de Rodríguez sin obtener respuesta.

En la pugna entre médicos y el MINSAL también cayeron diferentes medios de comunicación. El 27 de agosto de 2015 el ministerio restringió el acceso de los periodistas a los hospitales Rosales y Bloom. “Nosotros aceptamos plenamente el ejercicio periodístico, porque es parte de la democracia de un país y la democracia se mide por la libertad de prensa... Pero no por los abusos”, sin aclarar cuáles eran los abusos.

Peleas y peleas, quizás por ello Rodríguez se mantenía firme e insistente, a pesar de que volvieron a la carga sobre él, tras ser reinstalado en el hospital. La dirección del centro de salud de Chalatenango le imputó tener un nombramiento falsificado y lo acusó de falsedad material e ideológica. Pasaba así de demandante a demandado.

De nuevo gana en juicio

En noviembre de 2012, una apelación de la dirección del hospital falla de nuevo y tribunal ratifica que el médico debe mantenerse en su cargo, por ley de salario. Se mantenía en su plaza y se demostraba la legalidad de su nombramiento. El MINSAl recurrió a la Sala de lo Penal de la CSJ para poner una casación y el médico debe seguir en espera por una resolución.

En este litigio entre médicos y ministerio los problemas no parecen tener fin. En enero de este año, y según varias fuentes, 17 jefaturas del Hospital Nacional de la Mujer renunciaron por sobrecarga de trabajo y no ser incluidos en el peleado escalafón, otro gran dolor de cabeza del MINSAL.

El hecho no se pudo confirmar y Salud lo negó. Las gremiales argumentaron amenazas para retenerlos y silenciarlos.

Una vez más surgieron denuncias por falta de vacunas (DPTA, principalmente), repunte de enfermedades, colapso en el hospital Zacamil y su sala de emergencias, y la respuesta del MINSAL fue el plan de desestabilización.

“El partido del gobierno que antes nos defendía, hoy nos ataca y nos dice que somos de derecha, lo mismo que hacían los anteriores cuando nos acusaban de ser de izquierda, solo se han invertidos los papeles”, dijo uno de los sindicalistas del hospital Rosales.

Litigio tras litigio y pelea tras pelea, el desgaste es mayor para el ministerio, sobre todo si la parte legal favorece a los médicos. El 23 de enero de 2017 la Sala de lo Penal de la CSJ, resolvió “No ha lugar casar la sentencia”, solicitada el ministerio en el caso de Rodríguez, con lo que el proceso culminaba por fin a favor del médico, luego de siete años.

“Es simplemente el fallo de la justicia. No podemos dejarnos intimidar si la razón está de nuestra parte. Yo invito a mis compañeros médicos a acudir a los tribunales y defenderse con los recursos que otorga la ley”, dice Rodríguez, quien ya evalúa demandar al ministerio por el daño ocasionado.
 

Tags:

  • Luis Rodríguez
  • hospital de Chalatenango
  • despido
  • demanda
  • MINSAL
  • CSJ
  • médicos
  • sindicatos
  • pugna

Lee también

Comentarios