Mercados de San Salvador inseguros y faltos de higiene

Mientras que el alcalde Nayib Bukele invirtió $25 millones en el nuevo mercado Cuscatlán, vendedores de los demás mercados hubiesen preferido que el jefe de comuna mejorara las condiciones de los que ya están.
Enlace copiado
Mercado Tinetti La presencia de pandillas ha alejado a los vendedores en este lugar. Varios locales lucen sucios y abandonados desde hace un buen tiempo.

Mercado Tinetti La presencia de pandillas ha alejado a los vendedores en este lugar. Varios locales lucen sucios y abandonados desde hace un buen tiempo.

Mercado Central Los baños en el mercado Central son insalubres. Los pisos e inodoros lucen sucios, las paredes manchadas y carecen de servicio de agua.

Mercado Central Los baños en el mercado Central son insalubres. Los pisos e inodoros lucen sucios, las paredes manchadas y carecen de servicio de agua.

Mercado San Jacinto La presencia de jóvenes pandilleros hace que la seguridad no esté garantizada en los alrededores de este mercado.

Mercado San Jacinto La presencia de jóvenes pandilleros hace que la seguridad no esté garantizada en los alrededores de este mercado.

Mercado Belloso El problema de la basura en los alrededores de este mercado es evidente. Su remoción a veces es tardada, dicen los vendedores.

Mercado Belloso El problema de la basura en los alrededores de este mercado es evidente. Su remoción a veces es tardada, dicen los vendedores.

Mercado Central Las ventas ambulantes son un problema en el lugar. El alcalde Bukele prometió un reordenamiento y a la fecha no lo ha hecho.

Mercado Central Las ventas ambulantes son un problema en el lugar. El alcalde Bukele prometió un reordenamiento y a la fecha no lo ha hecho.

Mercados de San Salvador  inseguros y faltos de higiene

Mercados de San Salvador inseguros y faltos de higiene

Enlace copiado
La falta de seguridad y de higiene en los mercados de San Salvador no solo es un problema con el que a diario tienen que lidiar compradores y comerciantes en esos lugares, sino que se ha vuelto en un desesperado clamor, que busca y espera una solución, la cual no la encuentran en las autoridades municipales.

LA PRENSA GRÁFICA pudo constatarlo ayer en un recorrido que realizó por varios mercados de la ciudad. Los vendedores aseguran no querer un mercado por el cual el alcalde Nayib Bukele dice haber invertido $25 millones para su construcción y comodidades, sino que hubiesen preferido que ese dinero se utilizara o se invirtiera para mejorar las condiciones en las que se encuentran funcionando los demás centros de abasto, y que por varias décadas han albergado sus puestos de trabajo.

Ese es el caso de una vendedora del mercado Tinetti, que al igual que muchas otras entrevistadas, prefirió omitir su nombre por cuestiones de seguridad. Dice que por más de 40 años ha trabajado en ese mercado, pero luego de vender entre 30 y 40 pollos hace unos seis años, ahora, hay días que ni siquiera logra vender uno solo.

“Aquí las pandillas alejaron a los clientes y como usted ve, hay bastantes locales que están abandonados, porque no se vende. Los mareros no dejan que entren los distribuidores y la policía a veces viene al mercado, entra por un lado, sale por otro y no encuentran nada, porque (mareros) se avisan entre ellos cuando vienen”, mencionó.

Otra comerciante ha dejado de lado su venta, para jugar a la lotería con otras “colegas” de otros locales. Cuenta que no vende nada y que hay que ver qué se hace a la espera de que lleguen los clientes.

“Yo vendo ropa, desodorantes y otras cosas de uso personal, pero antes yo vendía entre $60 y $80 libres, hoy no vendo ni $3. El alcalde nos dijo que nos iba a mejorar el lugar, que lo iba a iluminar bien porque si usted ve, hay varias lámparas que están quemadas”, menciona al tiempo que señala las luminarias.

“El alcalde Bukele nos dijo también que iba a pintar y solo lo hicieron en unas cuantas paredes. Nosotros no queremos irnos a otro mercado, queremos que nos mejore este”, cuenta otra de las vendedoras y participante del juego.

Algunos kilómetros hacia el occidente, en el mercado Central, la falta de higiene es lo que más atañe a los que ahí comercian. Ahí, tanto los problemas como los relatos son otros, pero la respuesta la esperan de los mismos.

“Mire, los tragantes siempre están tapados, porque la gente ahí bota los residuos de comida y la grasa y los desperdicios los tapan; pero también no los vienen a limpiar y eso nos perjudica a nosotros”, expresa una vendedora del área de cocinas.

“Aquí el alcalde no viene y si usted ve los baños no son higiénicos. Vaya a ver cómo están las paredes de los baños y lo sucios que están”, se queja una comerciante de un puesto aledaño.

Tras un recorrido por los alrededores del Central y otros como el mercado Belloso, se pueden ver un exceso de cables en los postes, desorden por las ventas ambulantes, basura en las calles, así como varios techos en malas condiciones.

“Hasta un cortocircuito puede haber un día por esos cables, y ya ni se diga que pueda haber un accidente por las condiciones en las que se encuentran esos techos”, dijo un vendedor ambulante.

El recorrido se extendió hacia el oriente, al mercado de San Jacinto. Ahí las ventas se desarrollan “con normalidad”, pero algunos jóvenes, con aspecto sospechoso se inquietan por la presencia del fotoperiodista y se ve de lejos que planean algo, pero la presencia de un carro patrulla de la PNC los aleja de la zona para no volverlos a ver.

El recorrido finaliza en el mercado La Tiendona, donde tan evidente es la presencia de soldados para guardar seguridad en los alrededores como la advertencia de algunos de que no entráramos al lugar.

“Allí adentro es otro mundo, ahí la seguridad la imponen otros. Tengan cuidado, porque los mareros son los que mandan en ese lugar”, recomendó un vendedor de ese mercado de mayoreo.

Lee también

Comentarios

Newsletter