El Salvador Lo más leído

Michael Waller: “Bukele es Tony Saca 5.0. Está cometiendo crímenes y está construyendo su régimen”

El vicepresidente de uno de los tanques de pensamiento conservadores estadounidense, habló con La Prensa Gráfica sobre el acercamiento del gobierno salvadoreño con China y las consecuencias que esto ha desencadenado en Estados Unidos.

Enlace copiado
Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

Enlace copiado

Las críticas en contra del presidente Nayib Bukele y su gestión continúan creciendo en Washington DC. Las alarmas en la política estadounidense ante el autoritarismo mostrado por el mandatario salvadoreño, que hasta hace un mes solo sonaban entre los demócratas y algunos republicanos, ahora también resuenan entre los sectores conservadores republicanos.

La Prensa Gráfica habló con el doctor Michael Waller, vicepresidente del Centro para la Seguridad Política, organismo fundado en 1988 por 30 miembros retirados del gabinete de seguridad del presidente Ronald Reagan, sobre la agenda del gobierno chino en el establecimiento de nuevas relaciones en países pequeños y pobres como El Salvador.

Waller que además, es académico, estratega de comunicaciones y conflictos, analista político y cofundador del grupo “Blue Team”, formado por analista y periodistas dedicados a estudiar las acciones del Partido Comunista de China que representan una amenaza para Estados Unidos, señaló que el presidente Bukele se aprovechó del poco interés del expresidente Trump ganar tiempo para afianzar su relación con China, sin que Estado Unidos lo viera como un problema.

Según el académico, el presidente salvadoreño pretende mantener sus mentiras entre los políticos estadounidenses y limpiar su imagen porque necesita de los préstamos del Banco Mundial y del Fondo Mundial de Inversión para consolidar su alianza con China. Pero, además, señala que esta nación no es la única que tiene cierto interés en posicionarse en el territorio salvadoreño.

Waller destaca como otra acción que debería preocupar a Estados Unidos el acercamiento que el presidente salvadoreño ha presumido con Qatar. Para el analista, las intenciones de Bukele son ganar más poder con el dinero y los negocios chinos.

“Él (Bukele) está planeando obtener más de China que de Estados Unidos, pero es para él, no para El Salvador y él necesita de los Estados Unidos para tener un puente financiero hasta que obtenga lo que quiere obtener de China”, dijo Waller.

¿Por qué Estados Unidos es un puente financiero para él, cómo funciona?

El Salvador siempre tuvo un futuro prometedor, pero nunca se ha orientado realmente a la economía de la exportación y ha terminado dependiendo de las remesas y de la ayuda financiera internacional.

China quiere expandir su influencia globalmente y reemplazar a los empleados estadounidenses y de otros países tanto como pueda. Para eso usa a los países pobres, o a los países que tienen corrupción como activos estratégicos.

China quiere convertirse en una nación con poder transnacional y ser un gigante del comercio mundial y necesita a gente como Bukele para hacer que eso pase.

¿Este acercamiento de China tiene alguna relación con las conexiones que usted señala que tiene Bukele con Venezuela o con el acercamiento que estamos viendo con Nicaragua?

No he seguido tan de cerca los problemas de Latinoamérica como lo hacía antes, pero que Bukele prefiera acercarse más a líderes como Daniel Ortega, en lugar de acercarse a líderes civilizados de la región, solo muestra hacia dónde va realmente.

El hecho de que esté realizando dobles tratos, contrarios a su patrocinador más grande, que es Estados Unidos, para lograr un mejor acuerdo con el Partido Comunista de China, muestra sus verdaderas intenciones y muestra hacia dónde va a llevar a El Salvador.

Pero lo que en realidad va a hacer es llevar a El Salvador a una trampa mortal, así como cayeron otros países cuando China se acercó para ofrecerles apoyo para la construcción de infraestructura y terminó costando mucho esa ayuda, porque China no hace nunca nada de gratis.

China genera una alta deuda local, no usa mano de obra local, no emplea a la gente de estos países y no trabaja con compañías locales.

Usan empleados chinos, empresas chinas para construir obras que no son financieramente sostenibles y a largo plazo esa deuda se vuelve impagable, entonces China se apodera de las obras construidas y hace que el país se convierta en un vasallo de China y hacia ahí es dónde Bukele está llevando a El Salvador.

¿Cuál es su interés en lo que pasa en El Salvador?

Estuve en El Salvador durante la guerra, pasé mucho tiempo ahí, trabajando con algunas agencias para contrarrestar al FMLN. Sé cómo los salvadoreños lucharon tanto por la libertad y fui testigo de cómo los salvadoreños reconstruyeron el país después de la guerra y cómo transformaron al país en una economía prometedora en la región.

Y después, vi cómo todo esto empezó a colapsar con Tony Saca. Bukele es Tony Saca 5.0, tan carismático y buen mozo como lo fue Saca y luego con el golpe de Estado Judicial que él mismo (Bukele) promovió está mostrando poderes dictatoriales, está cometiendo crímenes y construyendo su propio régimen.

¿Por qué cree que Bukele ha mostrado actitudes dictatoriales?

Bueno, está eliminando todos los pesos y contrapesos y los balances que podrían prevenir que El Salvador pierda su soberanía.

Usted expresó que Bukele es más peligroso que el FMLN en uno de sus artículos, ¿por qué?

Siempre supimos que el FMLN era comunista, siempre será comunista, su nombre Farabundo Martí lo indica, solo que ahora está siendo administrado por un grupo de viejos que se lucraron por haber participado y peleado en la guerra.

Pero ellos no estaban llevando al país a ninguna parte y tampoco tenían un plan a futuro de la economía del país. Ellos trataron de vender El Salvador al régimen de Hugo Chávez, con todo esto de Alba negocios, pero eso falló.

Después llegó Bukele, presentándose como una figura joven, fresca, ofreciendo una mejor vida, hablando con una visión más rejuvenecida del país. Luego este tipo millenial, buen mozo, se convirtió en el presidente, prometiendo el mundo a todos.

Él viene de la izquierda, atrajo hasta a la gente de derecha, especialmente en Estados Unidos, donde pretendió ser un aliado de Estados Unidos, pero solo va… va a robarle a El Salvador su propio futuro, porque este acuerdo con China, solo va a llevar al país a su peor crisis y no habrá cómo recuperarlo.

En este punto en el que están las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos, ¿Hay algo que pueda hacerse, de parte de Bukele o de Estados Unidos para reparar esa ruptura?

Ya es muy tarde. Él (Bukele) es completamente mentiroso y no se puede confiar en él. Solo se está convirtiendo en un caudillo más de esos, de esos a la antigua e indeseables, solo que se presenta como un caudillo millenial. Nadie puede confiar ya en él.

Hay que analizar cómo Taiwán ayudó a El Salvador a mantenerse libre y mantenerse fuera del control cubano y del control de la Unión Soviética. Taiwán entrenó a algunos de los mejores oficiales del ejército salvadoreño y ayudó proveyendo de otro tipo de asistencia, incluida la financiera, para El Salvador.

Después se empieza a tramar un trato corrupto, bajo el gobierno del FMLN, se niega la ayuda de Taiwán por sobre China y tienes a Bukele cimentando las bases de esa relación. Sabemos que hay razones de corrupción, analizo esto desde el lado de China.

Sabemos que hay razones de corrupción y sabemos que no están a favor de los intereses de El Salvador. Sabiendo esto, Bukele ya se fue a la cama completamente con el Partido Comunista de China… no sé qué podría hacer Bukele para cambiar esto a este punto.

En 2019 Bukele dijo a algunos funcionarios del Departamento de Estado, de la Casa Blanca y del Buró del Hemisferio Occidental que reconsideraría retomar las relaciones con Taiwán y que cerraría las relaciones con China, en honor a la relación con Estados Unidos.

Pero ese mismo año cambió de parecer…

Él (Bukele) no cambió de parecer. Él mintió cuando vino a decir eso. Él siempre tuvo la intención de acercarse a China, solo estaba tratando de comprarse tiempo y sabía que la Administración Trump estaba enfocándose en combatir la inmigración irregular y contra China comunista.

Bukele supo cómo usar eso y dio un paso inusual al decir en público “yo también me opongo a la migración irregular de mis compatriotas a los Estados Unidos y quiero trabajar con Estados Unidos para frenar este problema”.

Y por supuesto eso fue música para los oídos de Trump y para muchos estadounidenses conservadores que estaban en contra de la migración irregular y eso le dio el paso libre a Bukele con China, mientras ya estaba construyendo esta relación con el partido comunista de China.

¿Es por estas razones que se especula que Bukele está trabajando con personas de la izquierda como José Luis Merino?

He estado analizando esta relación desde el lado de China. Pero tengo muchos amigos en El Salvador que todavía tienen acceso a mucha información y que hablan con personas aquí en Estados Unidos y por la orientación de El Salvador hacia China, empecé a poner más atención al respecto de lo que Bukele está haciendo.

Pero es entendible cómo un presidente electo como Bukele, tiene que mantener ciertas relaciones políticas en el país con ciertos elementos. El hecho de que controle por completo la Asamblea Legislativa hace que no necesite de relaciones con los peores elementos políticos de la gente de El Salvador que mantenía una relación cercana con Cuba hace mucho tiempo.

Bukele no necesita hacer eso, pero lo está haciendo de todos modos y le está mintiendo a Estados Unidos, le está mintiendo a la gente que ha estado con El Salvador desde el principio.

Estuve presente en una intervención que él tuvo en 2019 en The Americas Heritage Foundation y me mantuve atento, porque quería darle el beneficio de la duda, pero al mismo tiempo me sentí escéptico, especialmente con lo que estaba haciendo en ese momento con China y su acercamiento con Qatar.

¿Por qué un régimen islámico como el de Qatar tendría algún interés en El Salvador? Es realmente un punto interesante. Cualquier país o lugar nombrado como “El Salvador” va a ser un interés inmediato del movimiento Wahhabis (corriente político religiosa musulmana) que quiere eventualmente tener una reconquista y El Salvador va a ser como un buen “souvenir” para Qatar.

¿Tiene que ver esto con las raíces y la práctica musulmanas?

Tenemos a la familia Bukele, a los peores elementos del medio oriente y los peores elementos de Asia, todos trabajando juntos por un país que es tan pequeño, ¿por qué sería tan importante esto a nivel mundial?

Bueno, es muy importante porque el país es tan cercano a Estados Unidos, es importante porque El Salvador siempre ha sido visto como un punto de acceso para esos regímenes. El interés no es de inversión económica, porque el país no es lo suficientemente grande para causar problemas económicamente hablando.

¿Bukele se está acercando a grupos islámicos?

Ellos tienen su propia misión, como cualquier misionero, es su propósito religioso, convertir otras personas a su religión y el emir de Qatar quiere tener grupos en América para expandir su versión Wahhabi del islam y El Salvador, atrae por su nombre cristiano. Y Qatar no tiene amigos en la región, ni en el Medio Oriente.

¿Cómo podría afectar esto a El Salvador?

Me atrevo a predecir que El Salvador va a terminar en otra guerra civil. Tal vez en diez años, pero me atrevo a decirlo. Especialmente cuando no hay balance y control y cuando el presidente se está convirtiendo en un dictador.

Hasta bajo los gobiernos militares hubo cierta independencia de los jueces de la Corte Suprema de Justicia, ahora eso ya no existe. Imaginemos cómo es, despide a todos los magistrados, les quita su seguridad, le está diciendo a todos los otros jueces cómo les va a ir si se atreven a desplazarme.

Me sentí mucho más seguro en El Salvador durante la guerra y me mantenía en San Miguel, en Cuscatlán, en Chalatenango e incluso en ese momento había ciertas reglas generales que indicaban que de alguna manera se estaba seguro en ciertas zonas, pero ahora El Salvador se ha convertido en un lugar más inseguro y peligro.

Dejar sin seguridad a la gente porque hacen decisiones legalmente correctas en contra de tu corrupción y de tus empleados corruptos, es suficiente para ver que se está (Bukele) convirtiéndose en un verdadero dictador en este momento.

Por eso es que aquí en Estados Unidos, ya estamos sonando las alarmas. Bukele es un fraude, está usando nuestro dinero para consolidarse como un dictador, mientras están consolidando su alianza con China y va a embargar a todo el país con el Partido Comunista de China.

¿Qué país es un ejemplo de lo que pasa al hacer este tipo de negocios con China?

Sri Lanka. Este es un ejemplo de lo que China les hace a los países pequeños, estos países no pueden salir de esta deuda y ya no pueden salir de eso.

¿Bukele jugó sucio con Trump y con los republicanos que creyeron que era un buen líder y a su aliado?

Sí. Usó su encanto, usó su popularidad, usó todo el discurso de la posición anti inmigración para encantar y engañar a Trump y a muchos republicanos. Si Estados Unidos detiene la migración y limita las remesas la economía de El Salvador va a colapsar.

Si esto pasa, ¿cómo espera pagar la deuda con China? Por supuesto que está mintiendo. Quiere que las remesas continúen, necesita los préstamos del Banco Mundial, del Fondo Mundial de Inversión y para consolidar su alianza con China, que está desesperada en controlar buena parte de la región.

¿Hay algo que puedan hacer las organizaciones civiles, por ejemplo, para evitar este daño que predice?

Hay algunas cosas. Primero, El Salvador en cuanto a la política se ha fraccionado mucho más que durante la guerra, justo al final de la guerra, cuando solo existían tres partidos políticos, pero había gente que trabajaban unidos.

Ahora, toda la gente está fragmentada y peleando entre ellos mismos. El Salvador tuvo 20 años sólidos de ARENA, crecimiento económico, oportunidades, después de Tony Saca, ARENA no pudo encontrar ningún líder joven que liderara y que reparar el daño.

Después, hubo tanta disputa entre las corrientes antimarxistas del FMLN que poco a poco mino la popularidad del partido y aparece Bukele, aprovechando estas disputas al interior del FMLN y aprovechando su increíble popularidad y el gran apoyo popular que había ganado, usando esa popularidad en las redes sociales.

Pero también logró apoyo del lado estadounidense porque nadie había hecho todo eso en inglés y no sé si hay otro grupo entre salvadoreños que no haya tenido problemas de informar sobre lo pasa en El Salvador, de esa manera en inglés, lo he visto en español y no es lo mismo.

Si los salvadoreños se comunican con otros países en inglés para exponer lo que está en realidad pasando, sería más fácil de presentar la realidad.

¿Quién responsable de lo que le está pasando a El Salvador? ¿Es responsabilidad de Estados Unidos, del FMLN, de ARENA, de quién?

Es la responsabilidad de los salvadoreños, ellos votaron por Bukele, todos hemos votado alguna vez por personas que no debimos haber votado.

Es la culpa de Estados Unidos por continuar apoyando este tipo de situaciones sin sentido. Muchos dentro de las agencias del Departamento de Estado y de USAID gustan de esta agenda socialista y rechazan los valores de libertad y de libre competencia, la soberanía y del nacionalismo.

Por años he trabajado con gente en El Salvador y en otros países que rechazan la ayuda de este tipo de cooperación de Estados Unidos, de la Unión Europea o de cualquier otra economía extranjera, porque con ello están tratando de interferir en la soberanía de los países, están tratando de incidir en la gente y le hacen creer a la gente que es necesaria esta ayuda.

Pero lo que han hecho desde los 80 es desarrollar esta mentalidad en el país, que El Salvador no puede subsistir sin la ayuda internacional, en lugar de apoyar para reparar el sistema político y de justicia que tienen. Porque no ha sido reparado.

Cuando la guerra terminó había tanto optimismo por reconstruir el país, por poner en movimiento la economía, de convertir un país tan pequeño en algo muy poderoso en la región y de ser un modelo en toda la región y lo arruinaron.

¿Puede El Salvador ser todavía un modelo en la región?

La primera cosa que pueden hacer es detener esta relación con China, porque El Salvador no se va a recuperar, puede que pretendan que haya prosperidad en los primeros diez años pero El Salvador no se va a recuperar y no va a ser el mismo.

Se habla que el nombramiento de la ex embajadora Jean Manes, como encargada de negocios en El Salvador es un mensaje para Bukele y sus aliados, que dicta que Estados Unidos no va a seguir en este juego confrontativo, ¿Qué tipo de mensaje es este?

Me sorprendió cuando Kamala Harris se refirió a Bukele. Estados Unidos sabe perfectamente cómo manejar a El Salvador definitivamente, El Salvador ha sido negligente por muchos años con la atención de Estados Unidos y los estadounidenses conservadores se habían olvidado por un momento de El Salvador porque nadie estaba causando problemas.

Pero ahora con este acercamiento hacia China va a haber mucha reacción.

¿Reacciones o consecuencias para el país, para los salvadoreños, qué quiere decir?

No hacia los salvadoreños, porque en realidad nos agradan los salvadoreños. Los salvadoreños son los trabajadores más responsables y con mayor ética a la hora de trabajar y nos hemos beneficiado con esto. En lo personal amo El Salvador.

El Salvador se ha beneficiado de tener a sus ciudadanos aquí en Estados Unidos, hay salvadoreños sirviendo en todos los sectores de la sociedad estadounidense ahora más que nunca. Las reacciones y las consecuencias serán para los líderes y los políticos, todos sabemos que el sector privado o un grupo del sector privado va a terminar haciendo las pases y haciendo negocios con Bukele porque ellos también se van a lucrar de estos negocios y tratos sucios que se están haciendo con China.

No me sorprenderá si en un futuro cercano si El Salvador…

¿Se refiere a la empresa privada y a los empresarios?

Sí. El sector privado sabemos que ellos van hacia dónde va o está el dinero y no dónde sea justo, con algunas excepciones. Lo digo porque muchos empresarios no están diciendo nada por lo que está pasando hasta ahora.

Una vez que familias como la de Kriete se suban a bordo, se puede predecir que otros más van a hacer lo mismo.

En los últimos días se ha hablado y especulado sobre las sanciones que deberían implementarse desde Estados Unidos hacia El Salvador ¿Qué debería de hacer Estados Unidos?

Lo que recomiendo es sancionar a todos, incluidos a los empresarios del sector privado que apoyan a Bukele, hacer imposible para ellos obtener visas para venir al país y hacer imposible también para sus familias el obtener visas y así también con cualquiera que tenga vínculos con Bukele.

Creo que eso debería de hacerse firmemente y tan pronto sea posible antes de que sea muy tarde.

Tags:

  • Michael Waller
  • Nayib Bukele
  • Centro para la Seguridad Política

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines