Miembro del Consejo de Seguridad cree que la nueva tregua no se sostendrá

El pastor Mario Vega considera que no existen las condiciones para facilitar, de nuevo, un entendimiento entre las pandillas.
Enlace copiado
Enlace copiado
El pastor Mario Vega, uno de los integrantes del Consejo de Seguridad, cuestionó la credibilidad de la supuesta nueva tregua entre pandillas, pues identificó “signos contradictorios” respecto al mensaje enviado por cabecillas de pandillas y los hechos de violencia en el país.

“Creo que, como ellos mismos lo expresan, se encuentran en una posición muy difícil para ser sostenible un esfuerzo como el que se hizo anteriormente”, dijo Vega, quién dirige una iglesia incrustada en Santa Lucía, Ilopango, una zona asediada por los conflictos de pandilleros.

En un comunicado que los cabecillas de pandillas difundieron el pasado 27 de enero, lamentaron que “las condiciones en las que impulsamos este gesto no nos son favorables y nos provocan dificultades que hacen difícil administrar un proceso tan complejo como este”.

El gobierno ha cerrado, al menos en su discurso, toda posibilidad para actuar como facilitador. Vega cree que “desde el punto de vista social, ya las personas han llegado a un cansancio en relación al tema de la misma violencia y de las extorsiones tal que no veo yo que haya un ambiente favorable a acoger un esfuerzo de este tipo otra vez”.

De hecho, el pastor señala que el país perdió “la gran oportunidad en el proceso anterior”, es decir, en la tregua de pandillas pactada en marzo de 2012, cuando el gobierno permitió a 30 cabecillas de pandillas salir del penal de máxima seguridad y reubicarse en otras prisiones.

“Las condiciones sí estaban anteriormente, pero se perdieron rápidamente por la falta de claridad y también por la falta de apoyo”, recordó el pastor.

El inicio de la tregua fue manejado con secretismo por el gobierno de Mauricio Funes. El exministro de Seguridad David Munguía Payés manejó distintas versiones sobre las razones de los traslados. Meses después, cuando ya el descenso de los homicidios era perceptible, Munguía Payés aceptó en una entrevista que la tregua fue “una estrategia no ortodoxa” que él impulsó durante su gestión.

No obstante, Funes siempre negó esa participación. “El costo político que representa hacer un esfuerzo de ese tipo es el gran obstáculo y creo que lo va a ser por siempre. Definitivamente, el gobierno anterior no estuvo dispuesto a pagarlo y el actual desde su inicio ha mantenido la posición que no”, opinó Vega.

El Estado mantiene, según el pastor, la falta de claridad en el manejo del tema, especialmente respecto al anuncio del regreso de los cabecillas a Zacatecoluca.

Los funcionarios “están conscientes de que si los cabecillas se regresan al penal de máxima seguridad, entonces lo poco que por hoy se retiene de los asesinatos, se va a soltar como una avalancha. Es un riesgo que también que no se lo pueden jugar”, estimó Vega en entrevista.

La opinión del pastor recuerda a las palabras de un oficial de la Policía, tras la masacre de Santa Cruz Michapa, Cuscatlán: “Es que las pandillas tienen extorsionado al Estado”.

Tags:

  • tregua
  • pandillas
  • violencia
  • gobierno
  • mario vega
  • consejo seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter