Lo más visto

Más de El Salvador

Migueleños abarrotan cementerio en el Día de la Madre

Los alrededores del camposanto fueron cerrados para garantizar la seguridad de las personas que llegaron a enflorar a sus parientes fallecidas.
Enlace copiado
Migueleños abarrotan cementerio en el Día de la Madre

Migueleños abarrotan cementerio en el Día de la Madre

Enlace copiado
Un grupo de mariachis tocó varias canciones delante de la tumba de María Eloísa Rivera, ubicada en el cuadro 4 del Cementerio General de San Miguel. Al son de las canciones Gema y Madrecita Querida, Juan Lazo, su hijo, le rindió tributo a su madre, fallecida hace seis años.

Además de la música, don Juan adornó la sepultura de su progenitora, con tres arreglos de rosas rosas, por ser estas las flores favoritas de la mujer que le enseñó a respetar a sus prójimos y a enfrentar la vida con valentía y humildad.

"Todos los días de las madres, venimos a dejarle flores al cementerio a nuestra mamá. Nos turnamos, porque todos los hijos vivimos fuera, pero siempre viene uno de nosotros a visitarla en este día especial" dice el tercero de siete hermanos, quien llegó al cementerio acompañado de dos sobrinos.

Así como este hombre, decenas de migueleños abarrotaron el Cementerio General para llevar arreglos florales y música a sus seres queridos, durante uno de los feriados más populares del año, cuando se festeja a las madres salvadoreñas.

Dicha fecha, también fue aprovechada por los comerciantes que llenaron el cementerio y sus alrededores con todo tipo de productos, desde flores naturales y artificiales, alimentos, bebidas y golosinas, hasta ropa y zapatos para niños y adultos.

Una de las vendedoras que se colocó con su negocio de flores, en la acera frontal del cementerio fue Dolores Orellana, de 42 años. La mujer puso su venta desde el lunes para ofrecer sus arreglos naturales y artificiales a precios que oscilaban entre $10 a $15, mientras que los manojos de flores de diferentes tipos tenían costos de entre $3 a $6.

"Todos los años vengo a vender afuera del cementerio, para el Día de la Madre y de los Difuntos. Es cuando viene más gente vende y nos compran nuestros productos. El resto del año, me dedico a labores del hogar y a vender fruta picada en el mercado" dice la mujer que a pesar de tener cuatro hijos, tuvo que celebrar la fecha, trabajando.

Como todos los años, en el cementerio también hubo misa para honrar la memoria de las madres fallecidas y un concierto de la Sinfónica Militar de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel.

Tags:

  • migueleños
  • Día de la Madre

Lee también

Comentarios