Lo más visto

Ministro niega que comisionado de ONU pidiera fin de ofensiva contra pandillas

Zeid Raad Al Hussein estuvo en El Salvador entre el 15 y 16 de noviembre pasados y al cierre de su visita emitió un pronunciamiento en el que aseguró que instó al presidente, Salvador Sánchez Cerén, a que "derogue las medidas extraordinarias".
Enlace copiado
Fotografía de LPG/archivo, con fines ilustrativos.

Fotografía de LPG/archivo, con fines ilustrativos.

Enlace copiado

El ministro de Seguridad de El Salvador, Mauricio Ramírez Landaverde, negó hoy que el alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad Al Hussein, pidiera al Gobierno finalizar una ofensiva contra las pandillas por las condiciones "inhumanas" que genera en las prisiones.

Zeid estuvo en El Salvador entre el 15 y 16 de noviembre pasados y al cierre de su visita emitió un pronunciamiento en el que aseguró que instó al presidente, Salvador Sánchez Cerén, a que "derogue las medidas extraordinarias".

Ramírez Landaverde aseguró que participó en dos reuniones con Al Hussein, incluida la que sostuvo con Sánchez Cerén, y que "en ninguna de ellas ha mencionado, ni por cerca, la necesidad de derogar las medidas extraordinarias".

Las medidas, lanzadas en abril de 2016, tienen como principal elemento el endurecimiento del régimen de seguridad en 6 prisiones con pandilleros e incluye el aislamiento de los presidiarios y la suspensión de las visitas.

Comisionado de ONU dará tributo a jesuitas masacrados en El Salvador en 1989

Según Landaverde, estas fueron implementadas para recuperar el control de las prisiones, que se convirtieron, "a lo largo de muchos años, en un factor de riesgo para la sociedad y seguridad el país".

Al Hussein explicó que recibió informes de que estas medidas "han colocado a miles de personas en detención prolongada y aislamiento bajo condiciones realmente inhumanas", con un "brote de tuberculosis que ha afectado a más de mil detenidos" y cientos que "sufren de desnutrición".

Las medidas, que tienen vigencia hasta marzo de 2018, incluyen un mayor despliegue militar y de un comando élite de 1,000 elementos que da caza a las columnas armadas de pandilleros en la zona rural.

En el marco de esta visita, diversas organizaciones sociales también pidieron el fin de las medidas porque han generado un incremento en el uso de la fuerza letal por los uniformados y supuestas ejecuciones extrajudiciales.

Datos de las organizaciones dan cuenta de que en los últimos años se han dado unas 114 supuestas ejecuciones extrajudiciales y han fallecido más de 1,000 personas en supuestos enfrentamientos armados entre pandilleros y policías, una tasa de 25 civiles muertos por cada uniformado caído.

El Salvador, uno de los países más violentos del mundo, es asediado por las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias, que poseen más de 600 células en todo el país, y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes violentos.

Lee también

Comentarios