Mono, el agente canino que encontró la cocaína

Los agentes recurrieron a su olfato para descubrir el cargamento de droga.
Enlace copiado
Enlace copiado
El agente Mono, un canino antinarcóticos de raza labrador, de tres años de edad, fue la clave para descubrir el cargamento de 160 kilos de cocaína que Élmer Renán López Quijada y su acompañante, Eliseo Quijada Martínez, intentaban trasladar desde la zona costera del oriente del país hacia Guatemala. Así lo detallaron los agentes de la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC), que tuvieron que recurrir al olfato del canino, ya que la droga no había sido encontrada después de una inspección en el pick up placas P-522-035, en el que la transportaban.

Los agentes tenían información de que en ese pick up los hombres trasladaban droga valorada en $4 millones, pero al detenerlos en un retén, ubicado en la zona del Poliedro en La Libertad, los agentes no encontraron nada. Por ello incautaron el vehículo y lo llevaron a las instalaciones de la DAN, donde el agente canino olfateó todo el vehículo, luego se subió a la cama del pick up y se quedó ahí.

Según detallaron los agentes, Mono se quedó en esa zona  del pick up comunicando que debajo de esa superficie estaba el cargamento de droga.
Cuando el canino alertó sobre la cocaína, los agentes encontraron que detrás de la vía izquierda trasera había un cable oculto para abrir la superficie. Al abrirla, encontraron un doble fondo con tres caletas donde estaban escondidos los 160 paquetes de cocaína.

De acuerdo con la DAN, esta no es la primera vez que el agente canino ayuda a encontrar droga, ya que su olfato ha colaborado con otros casos de incautación de porciones pequeñas y medianas de marihuana escondidas en otros vehículos.

Lee también

Comentarios

Newsletter