Mons. Urrutia: “La resistencia hacia Romero ha bajado”

El canciller del arzobispado considera que tras la beatificación mucha más gente se acercó a conocer la obra del arzobispo asesinado. Aclara que todavía no se ha determinado un milagro científicamente.
Enlace copiado
Para los fieles católicos,  Monseñor Óscar Romero ya tiene categoría de santo. Según Rafael Urrutia, es por el cariño que le tienen al obispo y la fe del pueblo en él.

Para los fieles católicos, Monseñor Óscar Romero ya tiene categoría de santo. Según Rafael Urrutia, es por el cariño que le tienen al obispo y la fe del pueblo en él.

La Iglesia prepara   otros casos para que sean evaluados por el Vaticano y determinar si son milagros.

La Iglesia prepara otros casos para que sean evaluados por el Vaticano y determinar si son milagros.

Se hizo una petición  para que los fieles presenten testimonios sobre beneficios recibidos de Romero.

Se hizo una petición para que los fieles presenten testimonios sobre beneficios recibidos de Romero.

La imagen oficial  que la Iglesia subió a los altares desde el 23 de mayo de 2015, cuando Romero fue declarado beato por el Vaticano.

La imagen oficial que la Iglesia subió a los altares desde el 23 de mayo de 2015, cuando Romero fue declarado beato por el Vaticano.

Mons. Urrutia:  “La resistencia hacia Romero ha bajado”

Mons. Urrutia: “La resistencia hacia Romero ha bajado”

Enlace copiado
Hace un año Romero subió a los altares, hace un año un halo rompió el cielo en el momento de su beatificación, hace un año el pueblo se reunió alrededor del Salvador del Mundo, hace un año... ¿Qué ha quedado? ¿Qué ha cambiado? Para monseñor Rafael Urrutia, canciller del arzobispado, es importante hacer notar que la resistencia que muchos tenían sobre Óscar Romero ha bajado, ha cambiado, “con la beatificación mucha más gente ha comenzado a conocer la obra de Monseñor Romero y lo que él hizo”.

Hace un año Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, dijo: “Habiendo hecho la consulta del caso a la Congregación de los Santos, en virtud de nuestra autoridad apostólica, facultamos para que el venerable siervo de Dios Óscar Arnulfo Romero Galdámez, obispo y mártir, pastor según el corazón de Cristo, evangelizador y padre de los pobres, testigo heroico del pueblo de Dios, reino de justicia, fraternidad y paz, en adelante se le llame beato y se celebre su fiesta el día 24 de marzo en que nació para el cielo”.

Desde la pronunciación de esa frase el 23 de mayo de 2015, Urrutia cree que la percepción de muchos cambió, al grado tal que comenzaron a interesarse por la obra del arzobispo asesinado por odio a la fe el 24 de marzo de 1980. “Creo que mucha más gente ha comenzado a creer en él y ver de un modo distinto a Monseñor Romero, y sobre todo comenzar a verlo desde la fe y el evangelio, sin la mirada ideológica y política”, dice el canciller del arzobispado.

El proceso de beatificación no solo ha permitido bajar la resistencia a la que Urrutia se refiere, antes de ser elevado a los altares el periódico Vatican Insider también hizo públicas algunas incongruencias en las frases atribuidas al arzobispo, pero que no estaban dentro de su doctrina evangélica, así lo consignaban en una entrevista con el biógrafo Roberto Morozzo quien asegura que la frase “si me matan resucitaré en la sangre de mi pueblo” es falsa; para el investigador de la biografía, tiene demasiado carácter mesiánico y no encajaba en el estilo, vida y obra del mártir.

Urrutia considera que desde el año pasado la principal tarea de la Iglesia católica salvadoreña ha sido asumir a Monseñor Romero, algo que no resultaba fácil pues a presunción suya había incluso resistencia de algunos clérigos. “Que la Iglesia lo hubiese asumido como suyo ha sido un paso enorme, porque indudablemente también había eclesiásticos que no terminaban de aceptar la vida y la obra de Romero”, ahora para muchos ha pasado a ser una fuente de inspiración para su vida sacerdotal, según explica el canciller de la Iglesia.

Esta resistencia también bajó en la sociedad misma, según explicaba anteriormente el sacerdote, pero todo es un proceso que sigue en camino y que no se ha superado por completo, a decir suyo por ser un país “políticamente polarizado”: “Habrá gente que le sigue echando culpa de la guerra, pero muchas personas también han aprendido en este tiempo a acercarse a Romero”.

Óscar Romero, para Urrutia, es tan necesario como antes y sigue tan vigente como antes. Las características actuales del país son muy parecidas a las de la guerra, con división, con polarización y con confrontación. Si no hay una guerra abierta y declarada, hay posiciones encontradas de mutuas acusaciones entre los actores, principalmente entre el FMLN y ARENA, que se culpan permanentemente.

“Es claro que si Monseñor estuviera con vida les diría a los del FMLN, ARENA, GANA, a los muchachos de las pandillas: en nombre de Dios, les pido, les suplico, les ordeno...”, exclama sin concluir la frase.

El milagro

A pesar de la percepción de que la resistencia ha bajado y de que religiosamente hay un mayor acercamiento del pueblo hacia el arzobispo asesinado, presencia del milagro para la canonización no parece tan clara.

La Iglesia católica presentó ante la Congregación de los Santos tres posibilidades que son estudiadas en el Vaticano, pero que no parecen encontrar eco entre los especialistas de Roma, o al menos tienen que ser todavía más analizadas para determinar si representa el proceso extraordinario que requiere un milagro.

Urrutia está claro: “Desde el punto de vista jurídico Monseñor Romero no podría ser canonizado si no hay un milagro”. Para el sacerdote, el hecho debe trascender a lo científico, “un proceso en el que se pueda demostrar científicamente que hubo un diagnóstico, que hubo un pronóstico , un tratamiento que se agotó y que después de todo sanó la persona”.

Los hechos presentados en el Vaticano son analizados por la Sagrada Congregación de los Santos, donde un equipo de psiquiatras, médicos especialistas y científicos utiliza laboratorios y centros radiológicos para el análisis.

Al no tener una respuesta se preparan otras tres pruebas para ser enviadas, las que todavía están en fase de análisis y recolección en el país, todavía con un rigor mayor a las tres primeras. La misma Iglesia hizo pública la petición de que la gente presentara sus milagros, una respuesta que recibieron con alegría, ante la respuesta de la gente.

“La gente va llegando y llevando lo que considera un milagro, la gente ama a Monseñor Romero; le tiene un cariño extraordinario y la gente dice y siente que le hizo el milagro, y a mí me gusta eso porque es la vox populi es el sentido de fe del pueblo de Dios, pero no es suficiente científicamente hablando para convencer a los que tienen que dictaminar”, explica.

El canciller explica que el sentido de fe del pueblo es diferente a lo que tienen los que buscan la prueba científica, si no fuera así ya tuviera la santidad: “Si fuera por el sentido de la aclamación la beatificación y canonización la da el pueblo”.

Tags:

  • Monseñor Romero
  • milagro
  • beatificacion
  • canonizacion
  • Vaticano
  • monsenor Urrutia

Lee también

Comentarios

Newsletter