Monseñor Urioste continúa delicado de salud

El sacerdote, promotor de la causa de Romero, sufrió un derrame cerebral.
Enlace copiado
Promotor de la causa de Romero.  Monseñor Ricardo Urioste se encuentra ingresado en  el Seguro Social tras sufrir un derrame cerebral.

Promotor de la causa de Romero. Monseñor Ricardo Urioste se encuentra ingresado en el Seguro Social tras sufrir un derrame cerebral.

Monseñor Urioste continúa delicado de salud

Monseñor Urioste continúa delicado de salud

Enlace copiado
Monseñor Ricardo Urioste, de 90 años, miembro fundador de la Fundación Monseñor Óscar Arnulfo Romero, se encuentra en estado delicado de salud luego de sufrir un derrame cerebral, informó el doctor Milton Escobar, subdirector general del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

El sacerdote, que es uno de los promotores de la causa de beatificación de Monseñor Romero, no responde a los estímulos neurológicos y es atendido por un equipo de especialistas de diversas áreas de la medicina.

El informe extraoficial recabado con amigos y conocidos del sacerdote consigna que al sufrir el accidente cerebrovascular, monseñor Urioste cayó al piso y se golpeó la cabeza.

El ISSS informó que debido al estado delicado de salud, el religioso se encuentra en la unidad de cuidados intensivos y por el momento no es conveniente que sea sometido a una operación.

El 31 de diciembre por la noche fue publicado en la red social Twitter que monseñor Urioste había fallecido; sin embargo, el párroco de la iglesia La Resurrección, monseñor Rafael Urrutia, lo desmintió.

“Oficialmente por instrucciones hago saber que monseñor Urioste está vivo aunque en condiciones críticas”, escribió Urrutia en su cuenta de Twitter: @Monseurrutia.

Urioste fue vicario general durante el arzobispado de Monseñor Romero. También fungió como párroco de la iglesia San Francisco, ubicada en el centro de San Salvador, y también lideró la parroquia Cristo Redentor.

El perfil de monseñor Urioste, incluido en el libro “Hablan de Monseñor Romero”, consigna que el sacerdote está convencido de que Dios inspiró al beato en cada una de las decisiones.

Lee también

Comentarios

Newsletter