Muere niño hemofílico al que dejaron de tratar

El Hospital Bloom dejó de suministrar los medicamentos coagulantes, Factor VIII y Factor IX, a unos 76 niños hemofílicos desde hace 2 años.
Enlace copiado
Sin apoyo.  Érick fue sepultado ayer en Chalchuapa. El niño fue abandonado por el sistema de salud al negarle la prevención.

Sin apoyo. Érick fue sepultado ayer en Chalchuapa. El niño fue abandonado por el sistema de salud al negarle la prevención.

Muere niño hemofílico al que dejaron de tratar

Muere niño hemofílico al que dejaron de tratar

Entierran a niño de 10 años que murió por hemofilia -

Enlace copiado
Érick, el niño que a sus 10 años padecía de hemofilia tipo A (deficiencia para la coagulación de la sangre), fue sepultado ayer al mediodía en el cementerio municipal de Chalchuapa, departamento de Santa Ana.

El niño falleció el lunes pasado después de sufrir una hemorragia severa interna en la cabeza, según el reporte de los médicos que lo atendieron en el Hospital Bloom.

Érick tenía un poco más de dos años de no recibir de forma preventiva Factor VIII, un fármaco que ayuda a la coagulación de la sangre a los pacientes con diagnóstico de hemofilia tipo A.

El Hospital Bloom dejó de suministrar esos medicamentos de forma preventiva a unos 76 niños hemofílicos desde hace dos años. Las autoridades de Salud alegaron falta de fondos.

“A pesar de los esfuerzos realizados por el Ministerio de Salud y el Hospital Bloom, no es posible mantener la profilaxis debido a la falta de presupuesto, teniéndose la buena voluntad, por lo que se están haciendo las gestiones a nivel de ministerio, ONG, instituciones y personas altruistas para poderlo implementar de manera gradual”, se lee en un memorándum que envió Miriam Elizabeth Lazo, jefa de la unidad jurídica del Bloom, al oficial de información en noviembre pasado como respuesta a la Asociación de Hemofilia que consultó las razones por las que se suspendió la profilaxis.

Un frasco de Factor VIII cuesta en la farmacia $320, según la Asociación de Hemofilia, y uno de Factor IX, para tratar la hemofilia tipo B, ronda los $400. Un paciente necesita entre tres o cuatro frascos a la semana de forma preventiva para tener calidad de vida. Se trata de una cantidad inalcanzable para la mayoría de pacientes hemofílicos que consultan en el Hospital Bloom, pues sus familiares trabajan en la agricultura o ganan el mínimo en el sector formal.

Érick era parte de ese grupo de niños al que le fue suspendido el tratamiento preventivo. Vivía en una colonia modesta de las afueras de Ahuachapán.

Sonia Chinchilla, su mamá, dice que el niño sufrió sangrado repentino en el cráneo. Fue trasladado de emergencia al Hospital Nacional Francisco Menéndez de Ahuachapán, y después al Hospital Bloom.

Los médicos que lo atendieron le contaron a Sonia que Érick sufrió una hemorragia severa. Los pacientes hemofílicos no es que sangran más rápido que lo normal, pero pueden sangrar durante un período más prolongado. Justo eso le ocurrió al niño.

La muerte de Érick llega en momentos en que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia ordenó garantizar el tratamiento a los pacientes hemofílicos, con especial atención a los niños “que cuenten con el tratamiento profiláctico pertinente sin distinción alguna, es decir, independientemente del tipo del hemofilia que padezcan o del nivel de gravedad de su padecimiento”, dijo la sala al admitir una demanda de la asociación.

Tags:

  • hemofilia
  • salud
  • prevencion
  • factor viii
  • niñez

Lee también

Comentarios

Newsletter