Mujeres de zonas cañeras crearán microempresa

El programa Soluciones de USAID las ha capacitado en la elaboración de uniformes deportivos.
Enlace copiado
Acciones.  El programa busca prevenir la violencia en comunidades cañeras, a través de la educación en valores y generación de ingresos.

Acciones. El programa busca prevenir la violencia en comunidades cañeras, a través de la educación en valores y generación de ingresos.

Mujeres de zonas cañeras crearán microempresa

Mujeres de zonas cañeras crearán microempresa

Enlace copiado
Trece mujeres residentes en las zonas cañeras del departamento de Sonsonate fueron beneficiadas con talleres vocacionales que desarrolló el proyecto Soluciones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El programa, que fue clausurado la semana pasada, estuvo coordinado junto a la Compañía Azucarera Salvadoreña (CASSA), que conoce los lugares más vulnerables y a los residentes en las zonas de cultivos de caña de azúcar.

Las capacitaciones fueron desarrolladas en dos etapas: habilitación laboral en corte y confección y formación en emprendimiento.

El objetivo de los talleres es que a través de la capacitación técnica las beneficiarias adquieran capacidades en la elaboración de prendas de vestir y uniformes deportivos, para que a futuro puedan emprender su propio negocio y ser una opción que satisfaga la demanda local.

Mientras que con los talleres de emprendimiento se busca el desarrollo de habilidades en administración de fondos en las beneficiarias, que les permitan reinvertir en el negocio y buscar nuevos clientes para lograr ser autosostenibles.

El siguiente paso es la creación de una empresa conformada por las 13 beneficiarias, donde pondrán en práctica todo lo aprendido en los talleres. Se les entregarán las máquinas y herramientas en comodato para que ellas monten el taller productivo.

CASSA será el primer comprador de los productos (camisetas de uniforme y otras prendas) que ellas elaboren, con el propósito de que esa primera compra les sirva como capital semilla para que puedan reinvertir en telas y otros materiales, y de esta forma vayan sosteniendo su negocio por sí mismas.

“Gracias a este proyecto, ahora tengo una valiosa oportunidad para superarme como mujer integral, ya que nos hemos formado técnicamente, pero con liderazgo y visión de empresa. Estos conocimientos nos permitirán, a mis compañeras y a mí, mejorar la condición de nuestras familias y ser más útiles a nuestra comunidad”, expresó la beneficiaria Valeria Yamileth Mezquita. .

Este proyecto forma parte del programa Aliados por la Convivencia Pacífica.

Lee también

Comentarios

Newsletter