Lo más visto

Mujeres que regalan vida a los recién nacidos

Enlace copiado
Mujeres que regalan vida a los recién nacidos

Mujeres que regalan vida a los recién nacidos

Refdsfsd Lorem ipsum dolor sit amet, Lorem ipsum dolor sitLorem ipsum dolor sit amet, Lorem ipsum

Refdsfsd Lorem ipsum dolor sit amet, Lorem ipsum dolor sitLorem ipsum dolor sit amet, Lorem ipsum

Mujeres que regalan vida a los recién nacidos

Mujeres que regalan vida a los recién nacidos

Enlace copiado
En uno de los pasillos del tercer nivel del Hospital Regional San Juan de Dios en San Miguel un grupo mujeres permanecía ayer entre globos de colores y decoraciones alusivas a la lactancia materna, a la espera de ser conectadas a una máquina para que les extrajeran leche o para recibir un aparato manual con la misma función.

Todas ellas participaron en la Tercera Mamatón que se realizó, ayer por la mañana, en el marco de la Semana de la Lactancia Materna, que se realiza una vez al año para colectar leche a fin de abastecer el banco de leche humana que funciona en el centro médico regional.Una de las mujeres que esperaba su turno para donar era María Rosibel Hernández Martínez, de 24 años, quien es madre de una bebé que tiene un mes de estar ingresada en la sala de pediatría. La niña nació prematura y pesó menos de 1,500 gramos, por lo que recibió un tratamiento especial que incluyó ser alimentada gracias al banco de leche del hospital.

Rosibel está tan agradecida por la leche que recibió su pequeña Daniela Alejandra que no dudó en unirse ayer al Mamatón que se realiza todos los años, como una manera de incentivar a las madres a convertirse en donantes ocasionales o permanentes.

“Agradezco mucho a las mujeres que le dieron su leche a mi niña, por eso yo estoy dando mi leche, para ayudar a otros bebés que lo necesiten”, dijo la mujer que reside en el cantón Palo Blanco, de San Francisco Gotera, Morazán.

Otra de las mujeres que se sintió muy feliz de poder donar su leche es Jessica Ramírez, de 21 años y madre de una saludable bebé de nueve meses, que ha sido amamantada desde que nació. Ella reside en la colonia Espíritu Santo, de la ciudad de San Miguel, y hace más de un mes recibió la visita de un promotor social que la convenció de que se convirtiera en donante.

Ahora Jessica colabora dos veces por semana y guarda su leche en el congelador de su refrigerador hasta que llegan a recogerla. Cada vez que usa un sacaleches manual obtiene entre cuatro a cinco onzas, que equivale a una pacha pequeña.

“No dudé en darle mi leche a otros niños que la necesitan, porque lo hago en mi propia casa. Espero seguir con este proceso por lo menos un año más”, manifestó la mujer, quien recibió un reconocimiento por haber participado en la Mamatón.

El jefe del Departamento de Pediatría del Hospital San Juan de Dios de San Miguel, Paúl Molina, explicó que la leche que donó Rosibel y los otros seis litros que se recolectaron en la Mamatón serán sometidos a un proceso de selección y pasteurización que se realiza en el banco de leche maternal.

“Primero se hace un análisis físico y químico, donde se detecta si la leche tiene algún olor extraño o algo que la haya contaminado durante la recolección. Después pasa al proceso de pasteurización y por último se le hace un nuevo análisis de cultivo para detectar si tiene algún tipo de bacterias”, explicó el médico.

Estas medidas se implementan para garantizar la calidad de la leche que recibirán los bebés, ya que se priorizan aquellos casos complicados de niños que nacen prematuros y con un peso inferior a los 1,500 gramos.

Tags:

Lee también

Comentarios