Lo más visto

Música: Fórmula para una sana convivencia

Jóvenes de bachillerato del Instituto Nacional Isidro Menéndez de San Miguel forman parte de una banda musical, proyecto insignia de la institución. Cada uno dedica tres días de la semana a ensayar y aprender a tocar diferentes instrumentos musicales, los cuales también los mantienen alejados de situaciones de violencia.
Enlace copiado
Enlace copiado
La música, el arte y la sana convivencia son características que poseen los jóvenes que conforman la banda musical del Instituto Nacional Isidro Menéndez, en San Miguel. Ellos han realizado diferentes presentaciones por todo el departamento, incluso han sido invitados a participar en desfiles nacionales y en orquestas musicales de prestigio a escala nacional. Para José Noé Paz Sánchez, coordinador de la banda y docente de la institución, es un orgullo contar con un grupo tan esforzado y lleno de habilidades. “Esta banda tiene más de 30 años de existir. Es una larga trayectoria en la que hemos encontrado talentos y tratamos de incluir a los jóvenes en actividades que los alejen de situaciones de violencia”, dijo.

Los ensayos se realizan durante la semana, incluyendo los sábados y domingos. Aquí, los jóvenes ponen todo su empeño para aprender a tocar los instrumentos y prepararse para futuras presentaciones. “Los sábados y domingos practicamos ocho horas diarias y los días de semana, durante el almuerzo. Los alumnos ensayan con mucha dedicación y mucho esmero”, enfatizó el coordinador.

Algunos de los instrumentos que los estudiantes han aprendido a tocar son melófonos, cornos, trombones, trompeta, tuba, timbaleta, liras y cajas de golpe seco. Su aprendizaje les ha valido la oportunidad de darle vida a piezas musicales que los han hecho merecedores de numerosas invitaciones y felicitaciones. “Esta banda es muy prestigiosa en todo el departamento, pues algunos exalumnos hasta han formado parte de orquestas famosas, como Los Hermanos Flores”, subrayó Paz Sánchez.

Dentro del grupo existe también una directiva, en la cual el presidente y el vicepresidente se encargan de velar por la convivencia entre todos, de las presentaciones, las finanzas y el manejo del equipo instrumental. “Con mis compañeros de la banda me llevo muy bien y realizamos un trabajo de confianza mutua”, indicó Ulises Cortez Castillo, de 19 años, alumno de tercer año de bachillerato y presidente de la directiva.

Para Cortez, es importante que todos los jóvenes se tracen metas y objetivos, y la música es una de las mejores formas en las que pueden llevarse a cabo. “Siempre me llamó la atención la música, pues como joven me ayuda a desarrollar habilidades. Con ella se viven experiencias únicas, como la convivencia con los demás y el aprendizaje de nuevos instrumentos”, enfatizó. La sana convivencia existente los ha llevado a convertirse en buenos compañeros de banda y estudio, y esto también se ha traducido en alumnos de excelencia tanto en el campo estudiantil como profesional, ya que les ha permitido mantener su tiempo ocupado en actividades de provecho y de beneficio.

Según Delmy Campos, de 18 años, estudiante de tercer año y quien funge como vicepresidenta, “participar en la banda hace que los jóvenes estén ocupados positivamente y además esto los incentiva a que obtengan las metas que se proponen y alcancen sus sueños”.

Tags:

  • Musica
  • banda
  • instituto
  • Servicio Social Estudiantil
  • prevencion

Lee también

Comentarios