Músicos por la paz destacan en Polígono Don Bosco

Tocar instrumentos musicales y tener un impecable rendimiento académico le ha permitido a un grupo de alumnos del Complejo Educativo Amanda Artiga de Villalta ser parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Polígono Don Bosco en San Salvador.
Enlace copiado
Enlace copiado
El sueño de llegar a convertirse en grandes músicos se está haciendo realidad para un grupo de 80 alumnos de educación básica y bachillerato del Complejo Educativo Amanda Artiga de Villalta de Apopa. Ellos forman parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Polígono Don Bosco que ofrece programas para jóvenes que residen en zonas de alto riesgo, con los objetivos de desarrollar sus habilidades musicales, fomentar una cultura de paz y valores en sus comunidades y disminuir los índices de violencia.

Esta iniciativa llegó al complejo educativo hace dos años gracias a la maestra de Matemáticas y Química, María Cruz de Jurado, quien también coordina los programas que ofrece el centro de capacitación Don Bosco. “Durante los recreos los alumnos sacaban los instrumentos y se ponían a tocar diferentes canciones. Por ello decidí invitarlos a ser parte de la orquesta”, afirmó de Jurado.

El trombón de vara es el instrumento que toca José Armando Ruiz, de 16 años de edad y estudiante de segundo año de bachillerato. Con él produce melodías clásicas de reconocidos músicos. Esta destreza la descubrió desde muy pequeño y es por ello que ahora tiene la oportunidad de ampliar sus conocimientos dentro de este programa musical.

“Me siento muy animado al tocar diferentes partituras con jóvenes de otras comunidades. De esta manera le estamos diciendo no a las drogas y a la violencia”, aseguró Ruiz.

Para formar parte de la orquesta, además de tocar un instrumento, los alumnos deben tener un excelente récord académico y disciplinario. “Todos los valores que se aprenden en el centro de capacitación los ponen en práctica dentro de los salones de clases. Esto les ha ayudado a ser responsables y muy disciplinados”, manifestó de Jurado.

José Armando ha puesto su mayor esfuerzo y sacrificio al dedicar horas extras a sus materias y a no descuidar los ensayos diarios con la orquesta. “Llevar el estudio y la música a la par y sin descuidarlos es un reto. Pero lo que me anima es que soy un medio para motivar a otros jóvenes para que se unan a este tipo de programas y así cambiar la sociedad salvadoreña”, dijo.

A través de la orquesta sinfónica Don Bosco, la comunidad estudiantil del complejo educativo ha participado en diferentes conciertos en la capital y otros departamentos. Además, ha sido invitada a eventos especiales en las embajadas de España y Venezuela que se encuentran en el país.

De esta manera, los alumnos se han convertido en un ejemplo a seguir para otros grupos dentro de la institución. Tal es el caso de la banda de paz y el grupo de batucada Complejo Educativo Amanda Artiga de Villalta, que se formó gracias a este grupo de jóvenes y que con apoyo del Ministerio de Educación (MINED) ya cuentan con sus propios instrumentos musicales.

Noé Hernández, de 16 años y estudiante de segundo año de bachillerato, forma parte de la banda de paz y también del grupo de batucada. Su instrumento preferido es el clarinete y ya tiene un año de ser parte de estos grupos musicales. “Con la banda y el grupo de batucada ponemos en práctica los valores que nos han compartido los compañeros de la sinfónica Don Bosco: responsabilidad, solidaridad y el trabajo en equipo”, expresó.

Para Mauricio Castillo, subdirector del complejo educativo, este proyecto ha sido un gran estímulo para toda la comunidad estudiantil. “Estamos apoyando a nuestros alumnos, ya que cuentan con mucho talento y capacidad. Sabemos que pueden convertirse en líderes juveniles dentro de la institución y en sus comunidades”, señaló.

Estas actividades de apoyo a la juventud, contribuyen también a disminuir los casos de deserción escolar. Por ello, esta institución educativa continúa uniendo esfuerzos para desarrollar otros programas musicales dentro de la institución. Por cuarto año consecutivo, este complejo educativo forma parte del SSE de LA PRENSA GRÁFICA.

Lee también

Comentarios