NO VEN CON LOS OJOS, PERO SÍ VEN CON EL CORAZÓN

Enlace copiado
Emprendedores. A pesar de haber perdido la vista son personas que realizan bisutería para tener ingresos económicos.

Emprendedores. A pesar de haber perdido la vista son personas que realizan bisutería para tener ingresos económicos.

Enlace copiado

"Yo me mantengo con ese optimismo, durante yo esté vivo realmente no me puedo dar por vencido, no estoy muerto, estoy vivo”, la frase de David Barahona es contundente, determinante. Ha decidido darse una segunda oportunidad y es parte del grupo de rehabilitación en el Centro de Ciegos Eugenia de Dueñas.

Nacieron con el don de la vista, pero la vida y el destino les tenían planeado un giro inesperado en su camino, son personas que perdieron el 90 % de su visión por problemas hereditarios o bien por enfrentarse a enfermedades como la diabetes y el glaucoma. Ahora tratan de asimilar su situación y enfrentarse al diario vivir para poder salir adelante, además de tratar de ayudar a sus familiares económicamente.Norma Alicia Chapetón, de 49 años, lleva 22 años padeciendo de diabetes, razón por la cual hace dos años empezó a perder la vista por desprendimiento de la retina. Ella manifiesta aceptar que no poder ver fue un proceso muy difícil y que en un inicio pasó varios meses en total depresión por lo que pensó que nunca iba a salir de la situación.

“Al principio cuando me diagnosticaron, yo sentí que todo se me derrumbó y caí bastante tiempo en depresión e incluso yo dije me corto mi cabello, y cuando yo reaccione yo ya me había cortado mi cabello largo, trate de verme al espejo, pero no podía verme mi rostro; y dije yo: ‘No, hasta aquí llegaste, ahora tienes que ser otra y comenzar otra vida’”, expresó Norma.

Norma tiene tres hijos y asegura que fue complicado cuando ellos se enteraron de que su mamá había quedado sin vista, ya que no aceptaron su situación; sin embargo, ellos y su esposo ahora la apoyan incondicionalmente.

“Es bien difícil llevar toda una vida viendo y ahora ya no ve, es frustrante, pero he aprendido de mis compañeros que hay unos que ya no tienen nada de vista y tienen energías positivas. Y yo dije ‘no es posible’ y aquí estoy aprendiendo braille”, manifiesta Chapetón; quien este año inició su rehabilitación en el Centro Eugenia de Dueñas, donde le han enseñado a poder desenvolverse sola y hacer trabajos de bisutería.

Otro caso similar es el de Barahona, de 54 años, él no mira, ya que desde el 2001 perdió la visión en el ojo izquierdo y con el tiempo se está quedando sin vista del derecho, debido a un avanzado desprendimiento de retina que lo ha dejado tan solo con 2 % de visión. Sin embargo, David mantiene la esperanza de poder algún día recuperar un poco de claridad en el ojo derecho, a pesar de que el diagnóstico de los médicos le dé pocas esperanzas.

“Es una cosa bastante compleja porque personalmente el médico me ha dicho que tenga paciencia, tengo desprendimiento de retina”, asegura David, con mucha relajación.

La coordinadora de programas del Centro de Rehabilitación de Ciegos, Aicxa González, señaló que el instituto atiende a 60 niños y 45 adultos con ceguera total o baja visión, a los que se les da estimulación temprana, terapia física, terapia musical, estimulación visual, terapia del lenguaje y se da atención en el programa de retos múltiples, además de trabajar con las personas con problemas de sordoceguera.

El Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral (ISRI) invierte al año $3 millones para poder dar atención a los nueve centros de rehabilitación para personas con discapacidad, entre los que se encuentra el instituto para no videntes.

En los centros de rehabilitación atienden a pacientes de todo el país e incluso hasta de otros países, como el caso de Ana Cecilia Amador, de 22 años, que viene desde Honduras para poder seguir los tratamientos adecuados, ya que presenta pérdida de visión en un 95 %.

“Los doctores me han dicho que mi problema es genético, es en la retina, no hay operaciones para mi problema”, señala la joven al agregar que su enfermedad es progresiva y que no es fácil afrontar la situación y prefiere estar bien preparada y seguir viviendo normalmente.
 

Tags:

  • ISRI
  • terapias
  • no videntes

Lee también

Comentarios

Newsletter