Narcos rastrean la cocaína con celulares

Recientes decomisos de droga, aparentemente a la deriva en altamar, dan cuenta del auge del uso de tecnología GPS por los narcotraficantes para el trasiego de coca. Usan ese método para evitar capturas y decomisos.
Enlace copiado
Narcos rastrean la  cocaína con celulares

Narcos rastrean la cocaína con celulares

Narcos rastrean la  cocaína con celulares

Narcos rastrean la cocaína con celulares

Enlace copiado
 

Los 500 kilos de cocaína que la Fuerza Naval encontró el pasado jueves a la deriva en el océano Pacífico, a 195 millas náuticas del puerto de Acajutla (Sonsonate), tenían un dispositivo tecnológico capaz de enviar su ubicación en tiempo real a los teléfonos celulares de los narcotraficantes a quienes iba dirigido el cargamento, según las pesquisas de las autoridades.

Los investigadores antinarcóticos han descubierto que los traficantes impermeabilizan y amarran los paquetes de cocaína a una boya, un artefacto flotante, equipada con tecnología como el Sistema de Posicionamiento Global, más conocido como GPS (por sus siglas en inglés), para que pueda emitir una señal y ser localizada con un código de referencia preestablecido que ha sido cargado al dispositivo.

Según las investigaciones de la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Unidad Antinarcotráfico de la Fiscalía General de la República (FGR), los carteles suramericanos están contratando a lancheros, principalmente de Ecuador, para transportar los alijos vía marítima hasta un punto del océano Pacífico que puede ser en El Salvador, Guatemala o Costa Rica, donde la cocaína es “abandonada” en altamar.

Aunque la droga parece estar abandonada en altamar, los destinatarios solo tienen que introducir el código de referencia y obtener el lugar exacto de los bultos en sus dispositivos móviles o computadoras, sin importar el capricho de las corrientes marítimas.

“Los lancheros ya no tienen que terminar el viaje hasta Guatemala o México, ahora solo tienen que informar el código y los narcos envían por el alijo a las aguas del Pacífico”, dijo un investigador de la DAN que ha estudiado este nuevo método para el trasiego.

La estrategia, aunque no es nueva, sí ha presentado un auge desde finales del año pasado.

Las autoridades mexicanas encontraron en 2014 los primeros paquetes de droga que aparentemente estaban abandonados en el mar, sin embargo, se trató de alijos que contaban con dispositivos tecnológicos para ser rastreados por computadora.

La DAN dice que los narcotraficantes tienen la capacidad de enviar mensajes de ida y vuelta a las boyas en tan solo 30 segundos de diferencia, mediante una red de satélites asociada con el artefacto. La cobertura de estas redes, de acuerdo con las investigaciones de las autoridades, tiene un alcance mundial y permite que el controlador del cargamento vigile el movimiento a cientos o miles de kilómetros de distancia.

Los agentes antinarcóticos señalan que esos dispositivos tecnológicos están al alcance de cualquier persona. En su mayoría son utilizados por compañías pesqueras, por lo que tiene venta libre a un costo de $25,000, un precio muy bajo para la logística de los narcotraficantes. Esa tecnología, además, cuenta con la ventaja de que la energía para emitir las señales proviene del sol; pues cuenta con paneles solares.

La Fiscalía confirmó que la droga incautada la semana pasada en Acajutla, pero que fue procesada hasta este domingo, está dentro de esta estrategia. Estaba distribuida en 25 bultos herméticamente sellados y amarrados unos con otros y equipados con el dispositivo satelital. En total, las autoridades valoraron el alijo en $12,570,000.

Los investigadores sospechan que lancheros procedentes de Suramérica, no están seguros si de Ecuador o de Colombia, dejaron amarrada la droga a una boya para que emitiera señales de GPS. Sin embargo, el alijo fue detectado por la Fuerza Naval antes de que fuera recuperado por los traficantes.

El director de la PNC, Howard Cotto, dijo recientemente que los narcos ocupan dos métodos para transportar la droga desde El Salvador: la llevan directamente hasta las costas de Guatemala utilizando lanchas rápidas o las abandonan en altamar. En este caso es cuando utilizan el dispositivo GPS que sirve para recuperar después los paquetes sin ser detectados por las autoridades. Esta ventaja es la razón del auge de dicha estrategia, de acuerdo con la DAN.

Más ecuatorianos

La incautación de la semana pasada se convierte en el segundo mayor decomiso en lo que va del año. El primero ocurrió el pasado 3 de abril cuando la Fuerza Naval encontró otros 20 paquetes que contenían 800 kilogramos de cocaína, que equivalen a $20 millones, pero esta vez dentro de una lancha donde viajaban tres tripulantes: un ecuatoriano y dos colombianos. El primero fue identificado como Ángel Heriberto Serrano Chiquito, de 45 años; y los otros dos como José Domingo Preciado Araya, de 27; y José Alberto Arroyo Urrao, de 32, quienes fueron detenidos.

La fiscal antinarcotráfico, Cecilia Rivas, confirmó recientemente a este periódico que los capos de Suramérica están contratando cada vez más pescadores de la región, principalmente a ecuatorianos, para el trasiego de droga hasta las costas del istmo centroamericano. Solo durante 2016, de acuerdo con las cifras de la FGR, fueron detenidos 31 ecuatorianos que transportaban cocaína dentro de lanchas rápidas.

La jefa fiscal Rivas también reveló que la droga incautada recientemente en Acajutla tiene otra coincidencia con decomisos anteriores: pertenece al mismo cartel porque presenta características similares de embalaje y en el uso de distintivos.

“La DAN lleva un registro de los decomisos y se trata de paquetes similares por los envoltorios que tienen encima”, dijo Rivas.
 

Tags:

  • narcotrafico
  • tecnologia
  • cocaina
  • droga
  • GPS
  • decomisos

Lee también

Comentarios

Newsletter