Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / politica Raúl Beltrán Bonilla Candidato a diputado de La Libertad por el PCN

Necesitamos un país con ley y orden”

Uno de los comunicadores que aspira a ser diputado pretende impulsar más el deporte salvadoreño.
Enlace copiado
Raúl Beltrán Bonilla Candidato a diputado de La Libertad por el PCN

Raúl Beltrán Bonilla Candidato a diputado de La Libertad por el PCN

Enlace copiado

Una de las apuestas del Partido de Concertación Nacional (PCN) para obtener un diputado por el departamento de La Libertad es Raúl Beltrán Bonilla, reconocido periodista en la rama de los deportes, quien después de 40 años de ejercer en las comunicaciones decidió lanzarse a la política con el objetivo de impulsar los deportes y la seguridad del país.

“La aritmética parlamentaria me parece a veces una aberración ¿Qué negociamos? Intereses de partido, intereses personales”.

¿Cuál sería la motivación por la cual cambia lo que ha sido su trayectoria en los medios como periodista ahora al campo político?

La experiencia de ver durante tanto tiempo más de lo mismo, es decir, el discurso traicionero, engañador, de un país que esperábamos que fuese diferente después de los 12 años de guerra, 25 años de supuesta paz y que esa nunca llegó, y por el contrario fuimos cayendo más y más y más. Muchos dicen es que andamos conociendo el país. Yo creo que el político que expresa que anda conociendo el país está equivocado. Si ya lo conocemos todos, ya conocemos el drama que vive esta tierra nuestra, que puede ser diferente.

¿Por qué el PCN, qué le hace sumarse a él?

Creo que es una fuerza de centro, cuya historia ha sido torcida por los expertos en comunicación de la izquierda salvadoreña. Los gobiernos del PCN, revisando la historia, no dejaron deuda externa, los gobiernos o los presidentes del PCN han terminado en la pobreza o no tienen la riqueza que otros presidentes han tenido. Que fueron gobiernos duros o algunos elementos militares fueron represivos, eso la historia misma lo reconoce.

Me considero un hombre de derecha civilizado, no moderado, civilizado. Que debemos de tener la capacidad de hablar con las izquierdas, con las derechas y encontrar un punto en común. Si la izquierda tiene derecho o tiene la razón, ¿por qué no dársela? Si la extrema derecha tiene la razón, ¿por qué no dársela? Si no la tienen, tampoco, decirles ‘se equivocaron, corrijamos el rumbo’.

¿Cree que el partido tendría esta apertura?

Depende como usted hable, es decir, si las autoridades de mi partido tienen la razón, pues yo se las doy; si no la tienen, yo la discuto; es decir, no puede uno ir como borrego al matadero simplemente por un color político.

Se ha hecho mucha crítica de los beneficios que gozan los diputados, se pregunta ahora a los que aspiran a diputados ¿qué van a hacer?

Yo renuncio públicamente primero al bono, renuncio al seguro médico, renuncio a los viajes y a los viáticos al exterior, renuncio a las ricas viandas y platos suntuosos cuando tienen que almorzar los diputados en sesiones o en reuniones permanentes o de comisiones. Suficiente con el salario. Si afuera del partido y del cargo hemos vociferado y hemos dicho que esto no es correcto, estando adentro (aceptarlo) mal haríamos. Y ahí sí le digo, le autorizo al ciudadano que vaya y me pegue una bofetada y me mencione a la progenitora, porque no es correcto engañar a la gente. Es perverso engañar a la gente y ahí sí lo siento mucho, yo no puedo hacerlo.

¿Cuál va a ser su principal plataforma?

Soy un fiel enamorado de la comisión juventud, cultura y deportes. Y los enamorados y los locos (del) fútbol que somos entendemos que aquí hay cosas que se pueden cambiar. Una legislación diferente que certifique el desarrollo del deporte en todas sus ramas, como fueron en la época gloriosa del PCN. Soy un enamorado de la comisión de justicia y seguridad pública. Parte de mi vida la desarrollé en comunicaciones de la Policía, alguna experiencia puedo haber adquirido. Soy un enamorado del medio ambiente. ¿Qué tenemos de presupuesto, que lo aprueba la Asamblea Legislativa? Una indiferencia total con el deporte, que es la válvula de escape no de una comunidad, de todo el país. Pero ¿contrario sensu qué hay? Un deporte olvidado, defenestrado, semidestruido, que hay que corregirlo. Por eso mi eslogan es: necesitamos un país con ley y orden o por la razón o por la fuerza.

¿Tanto así?

Sí. La inteligencia del ser humano le permite razonar, discernir, opinar, concluir, definir; pero muchos ya en este país no entendemos.
 


Raúl Beltrán

 Cargo: 
Periodista.
 Trayectoria: 
 Corresponsal de prensa para agencias internacionales durante el conflicto armado, periodista radial.

Lee también

Comentarios