Lo más visto

Negocios en lago de Coatepeque no tienen permisos

La grasa de sus cocinas y las heces de sus servicios sanitarios o fosas sépticas terminan en el agua del lago, que hace apenas cinco años se agenció el segundo lugar en el concurso llamado La Octava Maravilla del Mundo.
Enlace copiado
Desechos. La Fundación Coatepeque recogió 522 toneladas de desechos sólidos que no fueron recogidas por los trenes de aseo municipales, solo el año pasado. Y logró rescatar dos toneladas de lata y plástico a través de su centro de reciclaje.

Desechos. La Fundación Coatepeque recogió 522 toneladas de desechos sólidos que no fueron recogidas por los trenes de aseo municipales, solo el año pasado. Y logró rescatar dos toneladas de lata y plástico a través de su centro de reciclaje.

Enlace copiado

Rodeado de más de 400 quintas privadas de amplios terrenos con piscinas y de no menos de una veintena de negocios de hostelería y gastronomía, el lago de Coatepeque se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos turísticos preferidos por nacionales y extranjeros. Sin embargo, muy pocos se han detenido a observar el entorno: barrancos llenos de basura, aguas grises y negras en la calle de tierra principal, comunidades en las que habitan unas 8,000 personas que no tienen servicio de tren de aseo domiciliar.

Las denuncias de la Fundación Coatepeque dan cuenta de negocios que ni siquiera tienen permisos para funcionar ni mucho menos inspectores sanitarios que estén verificando de forma constante que sus desperdicios sólidos y líquidos no terminen en las aguas del lago, que pertenece a los municipios de Izalco, El Congo y Santa Ana.

Según explicó el director de la Fundación, Alejandro Villacorta, la Alcaldía de Santa Ana ni siquiera brinda un servicio regular de recolección de desechos sólidos. “El camión pasa apenas una vez a la semana y eso a solicitud de la fundación. Hicimos una gestión para que pasara. La Alcaldía de Santa Ana no cuenta ni con la información catastral de esas propiedades en la parte de la cuenca del lago que les corresponde”, explicó.

La alcaldesa santaneca, Milena de Escalón, admitió que cuando asumió las riendas de la comuna se encontró con esa realidad y que recién ha girado órdenes a Catastro para que haga una inspección y registre los inmuebles.

“Por ahora no tengo equipo suficiente para mejorar el servicio, ni recursos. Primero estamos resolviendo lo administrativo”, apuntó De Escalón.

Con la parte que le corresponde a la Alcaldía de El Congo, el problema es otro: el tren de aseo pasa dos veces a la semana, pero no es suficiente. “El camión va tan lleno que pasa botando algunas bolsas en los barrancos; y eso también lo hace para llegar con menos peso al botadero y pagar menos por la disposición, que se paga por cada tonelada de basura”, señaló el jefe de Proyectos de la Fundación, Rubén López.

El propio alcalde de El Congo, Eduardo Arévalo, advirtió que en la zona conocida como El Bajadero hay negocios ilegales.

“Ellos no pagan impuestos por recolección de basura ni por nada. No tienen autorización de la alcaldía para estar allí. Cobrarles impuestos significaría que les estamos dando el derecho de estar allí. Y el concejo municipal anterior todavía les dejó de premio un proyecto para adoquinarles. Imagínese. Un premio para que sigan haciendo las cosas mal”, advirtió.

Según el alcalde, El Bajadero era un área pública para que la gente llegara a bañarse, pero ahora allí hasta parqueo cobran.

Lara aseguró que a la alcaldía no le compete dar permisos de funcionamiento y tampoco de construcción. Afirmó que esos permisos los tiene que dar el Ministerio de Medio Ambiente.

“Yo tengo apenas un mes y cinco días en este cargo y ya fui 13 veces al lago, y siempre que voy me encuentro con algo nuevo. La vez pasada vi que me estaban botando basura en los barrancos; y lo peor es que no podían ni disimular, porque entre los desechos había productos que utilizan para preparar los alimentos que venden”, criticó el alcalde.

De desechos sólidos a aguas residuales

Aparte de latas de cerveza, de botellas de plástico que alguna vez tuvieron jugos o agua, de cáscaras de limón o de naranja, de restos de conchas, de desechos de durapax, al lago también le llegan heces, aceite de cocina y grasa.

A través de convenios de cooperación con el Laboratorio de Toxinas de la Universidad El Salvador (UES), el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y la Universidad Francisco Gavidia (UFG), la fundación ha podido liderar la elaboración de análisis del Índice de Calidad del Agua (ICA) con muestreos de microplásticos, coliformes y cianobacterias. Según Villatoro, “los índices más altos de coliformes salieron prácticamente enfrente de los restaurantes”.

“Igual los de microplástico, que son las partículas milimétricas del plástico que se descompone por el sol. Han salido hasta 378,000 partículas en 1 kilómetro cuadrado y esos son niveles ya comparables con los que se ven en la costa. Hay un lugar donde hacen bodas y llegan hasta 500 personas. Esa fosa séptica no da abasto, se topa, rebalsa en un solo fin de semana, agregó López.

El gerente de Gestión de Vertidos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Roberto Avelar, admitió que el lago ha venido siendo intervenido por diferentes actividades recreativas y productivas sin regulación apropiada, y sin que el MARN pueda hacer más que esbozar algunos lineamientos para el manejo de los desechos sólidos y de las aguas residuales. “Somos un ministerio muy pequeño. No tenemos la capacidad de estar en todo el territorio de forma permanente, entonces, giramos lineamientos y directrices para generar mecanismos y que esto pueda mejorar. Regular no es sencillo”, manifestó.

Según el Artículo 56 del Código de Salud, al Ministerio de Salud (MINSAL) le corresponde desarrollar programas de saneamiento ambiental para garantizar la eliminación de basura y otros desechos, la disposición adecuada de excretas y aguas servidas, y la eliminación y control de riesgos ambientales, por lo que LA PRENSA GRÁFICA solicitó, insistentemente, una entrevista al MINSAL para abordar esta problemática en Coatepeque, pero no obtuvo respuesta.

Lee también

Comentarios